Aunque el fútbol no es de merecimientos, es saludable hacer un ejercicio de abstracción para encontrar los méritos que exhibe Emelec para ser campeón y que, por supuesto, deben ser ratificados en las finales:

  1. El mejor ataque Los partidos se ganan con goles y Emelec los tiene. Los azules son los mejores definidores del año, como lo indica la tabla acumulada (83 tantos, ¡13 más que Liga!). El gol diferencia es de +45, muy superior al de Liga, que es de +34.

  2. El artillero del torneo es azul Emelec cuenta con Miller Bolaños, el máximo anotador del Campeonato, con 25 tantos. Nadie podrá quitarle ese premio. El mayor anotador de Liga es Narciso Mina, que ha perdido espacio y que se quedó en 14 goles. Para remate, Ángel Mena es el segundo artillero azul, con 11 tantos. Desde el plano individual, los azules lucen mejor en el ataque.

  3. La defensa azul ha mejorado Aunque Liga exhibe la mejor zaga del año, si solo tomamos la segunda fase nos topamos con que Emelec es más efectivo en defensa justo en este período, que es más determinante para prever cómo llegan los equipos: 20 goles en la valla azul contra 26 de los albos.

  4. Emelec es el mejor visitante Aunque no ha logrado arrancar puntos este año en la Casa Blanca, los azules son los mejores visitantes del año y eso no se puede obviar. Han obtenido 39 puntos fuera de su casa y eso los hace temibles.

  5. Es el campeón reinante Los azules llegan a esta final luego de un largo proceso que les ha permitido ser bicampeones, además de jugar siete Copas Libertadores consecutivas. El equipo luce con más recorrido que Liga, que aunque ha recuperado protagonismo no ha logrado ser el poderoso cuadro de otros años, cuando era el dominador absoluto. Hay margen para el tricampeonato azul.

vía : el comercio

Comentarios