( por : Felipe Morla )

Mis queridos azules en medio de toda la polémica que generalmente se genera cada año cuando los equipos tratan de estructurarse nuevamente para el siguiente torneo, es muy importante analizar varios criterios en primer lugar, caso contrario nuestra suerte ya estrí­a jugada y nuestro fin serí­a un nuevo fracaso.
Lo peor que podemos hacer es ir en búsqueda de estrellas puesto que de esa manera no se estructuran los equipos, recordemos lo ocurrido con Brasil y Argentina en el último mundial, que hasta nosotros los superamos.

Quiero remitirme a lo que aconteció en el 2006 puesto que en gran manera toda la fanaticada emelexí­sta sigue añorando, que con una plantilla que a principio de temporada no ofrecí­a muchos, los logros fueron muy meritorios, un vice campeonato.

Aquel EMELEC Disponí­a de la garantí­a de un arquero que con experiencia y liderazgo ordenaba la defensa principalmente a los centrales como Marco Quiñónez y Mercado se mostraban muy disciplinado y tení­a manejaban en buena manera el juego aéreo que en el fútbol moderno es lo mas importante en el momento de armar un equipo, disponí­amos de laterales que eran buenos en defendiendo pero se proyectaban al ataque manejando muy bien los relevos sea con Noboa/Corozo por derecha y Quiñónez/Quiñónez por izquierda ; frente a los dos centrales tení­amos a Triviño que actuaba como libero apropiándose de la zona entre la última lí­nea y el medio campo, que cuando de jugaba de local jugaba adelantada y cuando actuaba de visitante lo realizaba en un bloque mas compacto marcando en zona y imponiendo un pressing por parte de los volante como JL Quiñónez, Triviño, LG. Rivera y Noboa como alternativa para reforzar el planteamiento.

Para la ofensiva disponí­amos de un jugador que sin ser una súper estrella dispone de la capacidad de saber distribuir correctamente la pelota en pases de profundidad como pocos lo saben hacer en nuestro paí­s y me refiero a A. Paredes, que cuando jugábamos en Guayaquil se sumaba un Rivera que se dedicaba a administrar a ras de piso el esférico controlando los tiempos y con mucha ambición de proyectarla hacia los de ofensiva, buscando en muchos casos la última lí­nea, y en el ataque disponí­amos de dos jugadores jóvenes hambrientos de gloria que generalmente eran nuestros principales defensores puesto que con su movilidad y pressing a las defensas contrarias no les permití­an armarse y originaban que los equipos contrarios se partan en dos y de esa manera era muy difí­cil para ellos descifrar la manera de poder romper el sistema impuesto por nuestro equipo.

En los actuales momentos lo que debemos hacer es de acuerdo con la base que disponemos que a mi parecer es muy buena, fortaleciéndola en puestos estratégicos con jugadores con funcionalidades puedan aportar y de esa manera, encontrar el equipo ideal.

Debemos tener una plantilla y modalidad de juego para jugar en Guayaquil y jugar en la altura.
El poder contar con jugadores como Diego de Souza serí­a un verdadero lujo porque se trata de la clase de jugadores que se adapta a las exigencias de una disciplina táctica pero al mismo tiempo es poseedor de una riqueza técnica propia y talento de poder definir un partido con sus propios pies.

Debemos conformar una defensa con centrales de un buen manejo en juego a ras de piso, juego aéreo y que sean rápidos y en los actuales momentos tenemos a un M. Quiñónez que en el 2006 lo hizo muy bien y en compañí­a de A. Lamas que se destaca por tener estas caracterí­sticas y tener como emergentes a un Francisco Gómez y G. Caicedo; un Guagua no me agrada mucho porque en es muy brusco y rudimentario, no tiene liderazgo sino vean lo que pasó en la selección, los defensas centrales deben ser de buena fortaleza y contextura fí­sica pero deben ser muy limpios y técnicos, con una buena administración de la pelota al momento de recuperarla y saberla entregar al compañero mejor ubicado para iniciar un nuevo ataque en contragolpe.

Yo jugarí­a con Triviño de libero cuando nos toque en la altura y en Guayaquil acompañando a un Lamas u otro de sus caracterí­sticas.

JL. Quiñonez y Rivera son las alternativas para el medio campo que cuando estamos de visita lo harí­an más cercanos a Triviño y cuando jugamos de locales jugarí­an mas adelantados al igual que la lí­nea defensiva que achicarí­a la cancha al equipo rival.

Con un Diego de Souza para la creación moviéndose en todo el ataque a tres cuartos de cancha para buscar su buen tito de media distancia o distribuir la pelota, en esta labor jugando en Guayaquil podrí­an acompañarle un A. Paredes o W. Ayoví­ que puede jugar por cualquiera de las bandas dando alternabilidad.

En el ataque tenemos a un Ladines que a mi criterio aún no nos a mostrado todo lo que puede, sé que este será su consagración plena teniendo el apoyo y colaboración de sus compañeros, un jugador de las caracterí­sticas de Mondaí­ni serí­a espectacular puesto que es de la clase de jugadores que sabe manejar de muy buena manera la pelota en sus pies, se moviliza por todo el frente de ataque, es atrevido gurda la pelota correctamente y es muy limpio técnicamente y que juega posicionalmente arrastrando marca por donde se conduzca, hemos hablado hasta el momento de tres extranjeros, que para esa plaza yo intentarí­a con un jugador como Jorge Rojas (venezolano) o un Germán Castillo del Cuenca que pueden ocupar varios puestos, y que es muy disciplinados tácticamente. Con el aporte de Ladines, Zambrano, Darwin Caicedo, Jaime Ayoví­, A. Mena y con el aporte de un Kaviedes que en cualquier posición del ataque puede ser utilizado.

Recordemos que en todo partido se necesita de un jugador sub. 18 que para eso tenemos a un Jefferson Pinto que ha demostrado el nivel para poder actuar en primera y que darí­a la posibilidad a un Guillermo Rivera de poder darse por entero en el momento del cambio.

Con un equipo conformado de esta manera quedamos campeón sin ningún inconveniente

No se puede mostrar la imagen

Comentarios