emelec emelecista emelexistaPedro Quiñónez: No imaginé jugar un Clásico

Debutará en el tradicional duelo y anhela que los eléctricos salgan victoriosos.
Para el volante marcar un gol en un Clásico del Astillero “sería extraordinario”. Su deseo es anotar en su primera participación en el duelo más tradicional del balompié ecuatoriano, pero ante todo, que “Emelec haga las cosas bien y gane”. Pedro Quiñónez, refuerzo eléctrico, tendrá la oportunidad de debutar en un partido que a su criterio es “muy apasionante”.

Cualquiera quisiera estar en un compromiso de esta magnitud, con un estadio lleno y con la afición apoyando desde las gradas. Esto, sin lugar a dudas, motiva a todos”, expresó el centrocampista esmeraldeño.

Quiñónez, que militó en El Nacional y en el Santos Laguna de México, confesó que el Clásico del Astillero solo lo ha visto varias veces por televisión, pero “nunca imaginé jugarlo. Son partidos muy diferentes, por eso la emoción es mayor. Ojalá juegue, será muy lindo”, manifestó el futbolista que ayer cumplió 24 años.

Pese a su emoción Quiñónez, que le anotó varios goles a Barcelona, cuando estaba en El Nacional, asume el juego como complicado, especialmente porque “no hay un favorito”.

Barcelona tiene un buen equipo y pese a posibles bajas, los jugadores que estén tratarán de demostrar sus condiciones. En Emelec también hay un buen material y potencial; ratifico que no creo que haya algún favorito”, expresó Quiñónez.

Al centrocampista le seduce la idea de anotarle un gol a los toreros, pero dice que “eso es secundario. Lo más importante siempre será tener equilibrio y buscar la victoria”.

Una baja
Además de las bajas del paraguayo Fernando Giménez (lesionado) y de Pablo Pérez (suspendido por expulsión), el técnico Jorge Sampaoli no podrá contar con el zaguero Carlos Quiñónez, que adolece de pubalgia. El futbolista tendrá cerca de dos semanas de recuperación. Por otra parte, el adiestrador eléctrico aún tiene dudas en la formación que utilizará, sin embargo, advirtió que “no habrá muchos cambios” porque el objetivo es “no cambiar nuestra idea de juego”.

Comentarios