Los equipos del Astillero protagonizaron un duelo de emociones fuertes, en el cual el ‘Bombillo’ pudo explotar las debilidades de los Toreros y sentenciar con dos goles en la primera etapa lo que sería al final una victoria con algunos apuros.

Pedro Quiñónez y Denis Stracqualursi anotaron por los azules, mientras que Ely Esterilla descontó para los amarillos. Un primer tiempo intenso dividido en dos fases fue lo que pusieron ambos equipos en la cancha del estadio Alberto Spencer, que anoche no acogió a más de 20.000 aficionados. Emelec apeló nuevamente a la tenencia del balón, trasladándolo con toques cortos entre el primer tercio y la mitad, además de pases largos hacia el área visitante. Durante el primer cuarto de hora Barcelona presionó la salida, anticipando la salida y las vías de circulación hacia los hombres de ataque. Richard Calderón en la media y Darío Aimar en el fondo fueron determinantes para romper la transición entre la recuperación y la proyección al ataque que generaban en conjunto Fernando Gaibor y Pedro Quiñónez. Parecía que el plan de contener el caudal ofensivo de los ‘eléctricos’ en la zona media iba a rendir beneficios durante el resto del primer tiempo. Sin embargo, Gaibor, con su habilidad para anticipar la segunda pelota -durante los rechazos emergentes de la zaga-, pudo provocar contraataques incontenibles. El 10 de los ‘eléctricos’ fabricó los espacios para el despliegue de Robert Burbano por derecha y Ángel Mena por izquierda. Cristian Guanca se mantuvo amenazante en la media cancha, mientras que Stracqualursi fue amo del pivote y el arrastre de marca.

La construcción rápida en espacios reducidos que hacían los ‘millonarios’ se volvió indescifrable para el equipo de Guillermo Almada. A los 36’ fue la primera anotación. Quiñónez con balón dominado por el frente de ataque encontró el espacio para sacar un remate a casi 40 metros del arco. La bola pasí entre las piernas de Máximo Banguera y fue gol. Seis minutos después caería la segunda en una jugada de tiro de esquina. Gaibor centró y Stracqualursi remató de cabeza. Asáse fueron al descanso. En la etapa de complemento los hombres de Omar De Felippe se tomaron el control del partido. La invasión del área ‘torera’ se prolongó cerca de 20 minutos en los que pudieron haber incrementado el marcador. Pero faltó precisión. Para infortunio de los tricampeones perdieron por lesión a su marcador derecho e ingresó un poco confiable Byron Mina. El técnico ‘torero’ intentó recuperar el medio campo con el ingreso de Matías Oyola por Calderón. Previamente había cambiado a Cristian Penilla por Washington Vera. La entrega e ideas frescas de estas dos variantes provocaron que Barcelona llevara el esférico a la zona del local, saltándose la zona de presión que instauró Emelec pasando el círculo central. El desgaste físico de la plantilla generó imprecisión en la salida, siendo proclive a dejar balones divididos que no podía ganar. Los ‘canarios’ se encontraron con el descuento en el minuto 72. Una mala salida de Mina fue aprovechada por Vera, quien le arrebató la bola, condujo por la banda izquierda, tocó con Díaz y este a su vez puso un pase a ras de piso para que Esterilla rematara sin impedimentos.

El gol fue un golpe anímico para el ‘Ídolo’, que siguió apelando al pelotazo para atacar. El empate era posible y el entrenador asálo entendió. Por ello permitió el ingreso de Ismael Blanco sobre los últimos diez minutos. El atacante se sumó a un conglomerado ofensivo sin un plan específico y los amarillos no hallaron la claridad para concretar el empate. Sobre los minutos de adición el ‘Bombillo’ se sostuvo en la parte media de la cancha para cerrar el cotejo con mayor dominio del balón. La victoria puso al tricampeón, que tiene 2 partidos menos, a seis puntos de distancia de Barcelona, que ya no depende solo de vencer en el siguiente Clásico del domingo para aspirar a recuperar la punta y ganar la etapa. (I) Fernando Gaibor dirigió el juego de los ‘eléctricos’ Fernando Gaibor se convirtió la noche de ayer en la gran figura del Clásico del Astillero. Fue clave en la contención, en la recuperación del balón y en la generación de juego de su equipo. En la media cancha fue el jugador que tuvo más contacto con el balón; además, se encargó de abrir los espacios y distribuir el juego con criterio. Según las estadísticas del partido, Gaibor realizó 48 pases y recuperó 11 balones, borrando prácticamente a los volantes de Barcelona que no descifraron nunca el juego de los azules. Solo en los últimos minutos del partido, producto del cansancio, bajó un poco su nivel. Otro de los jugadores clave del ‘Bombillo’ fue Denis Stracqualursi, quien abrió la defensa rival, arrastrando las marcas de los zagueros y pivoteando correctamente el esférico; incluso su gol fue el de la victoria (2-1). Mientras que por Barcelona los dos mejores jugadores fueron quienes entraron en el segundo tiempo: Matías Oyola y Washington Vera. Ambos le dieron al juego amarillo más claridad y, sobre todo, rapidez. Gracias a su ingreso llegó el tanto del descuento para los ‘toreros’ a través de Ely Esterilla. (I)

https://www.youtube.com/watch?v=-irbcGVXJgI

Comentarios