Entramos a la recta final de la primera etapa del campeonato nacional y un panorama muy similar a los últimos años se presenta para definir al ganador. Este panorama no es solo similar por el hecho de que existan algunos equipos en una disputa cerrada, ni porque no exista una tendencia clara, sino porque Emelec nuevamente condiciona su categoría de favorito y disputará las últimas fechas a expensas de lo que suceda en otras canchas.

Emelec ha sido el equipo más regular en cada uno de los últimos torneos y consecuentemente ha obtenido los últimos títulos, pero las definiciones de cada una de las 2 etapas que otorgan los cupos a la final siempre terminan en un dolor de cabeza innecesario. En otras palabras, Emelec muestra durante el avance de cada etapa mucha solidez pero en la recta final se complica y esto causa que en las últimas fechas la ventaja que usualmente obtuvo sobre sus adversarios quede reducida. Por tanto esta solidez y condición de favorito se transforma en un pronóstico reservado y la etapa se termina definiéndose en la penúltima o última fecha.

Es normal que en campeonatos muy competitivos la luchas entre favoritos sean cerradas, pero en el campeonato ecuatoriano pocas veces se ha dado este escenario en los últimos años. Emelec ha sido el equipo dominador en base a su buen futbol y su estructura. Emelec empieza como favorito en cada etapa y se ubica en los primeros lugares y poco a poco se va visualizando que Emelec es posiblemente quien termine ganando la etapa y el cupo a la final.

Desafortunadamente hay un escenario muy repetitivo en todas las etapas en las que Emelec se ha ido perfilando para ganar: al llegar a la fecha 16 o 17 aproximadamente empieza a existir un descenso en el rendimiento, llegando incluso a generar caídas estrepitosas.
Por ejemplo en el año 2013, Emelec empieza de una forma inédita estableciendo un récord: 8 partidos seguidos ganados que le otorgó a la 8va fecha 24 ptos. Esto fue más de la mitad del puntaje con el que ganó la etapa. Sin embargo, toda esa gran ventaja con la que fue tranquilamente puntero durante toda la etapa, se vio anulada al llegar a la Fecha 17 en donde contra todo pronóstico pierde 4 partidos en seguidilla (2 partidos de local). Con esto reduce totalmente su ventaja y se ve obligado a ganar partidos de visitante para definir la etapa. En la segunda etapa que también la ganó y con la que consecuentemente obtuvo el título, llega también a la fecha 18 con la posibilidad de definir el título. Sin embargo no puede definir antes sino que debe esperarse hasta la fecha 21 para con un empate ganar la etapa y obtener el título directo.

En el año 2014, sucede algo muy similar al año anterior. Emelec inicia muy sólido la primera etapa y poco a poco va tomando el rumbo en el primer lugar. Realiza un clásico espectacular antes de que la selección participe en la copa del mundo y con 5 fechas antes de terminar la etapa se visualizaba un triunfo relativamente holgado. Luego de la copa del mundo se reinicia la etapa y nuevamente Emelec se complica las últimas fechas con Independiente y Dep. Cuenca y le toca esperar ganar la etapa frente a un Dep. Quito que prácticamente tenía todo el escenario trágico por la profunda crisis. En la segunda etapa, la mala suerte de no poder concretar en los clásicos hace que Barcelona tome ventaja de esos puntos y termine ganando la etapa. Tal vez una final innecesaria porque Emelec hace los mismos 44 ptos que en la primera etapa, y el solo hecho de haber podido ganar uno de los clásicos (en los que Emelec fue netamente superior) hubiese permitido ganar el título directo.
En el año 2015 no fue la excepción, con Liga de Quito siendo su principal adversario pero con un nivel de juego muy inferior. Emelec, por otro lado, con un juego muy regular y con una importante participación tanto en campeonato como en Copa Libertadores. Desafortunadamente aplazó muchos partidos y entro la necesidad de ganar muchos puntos para poder ganar la etapa al final. A pesar de haber conseguido 45 ptos, un leve error al final del partido contra Independiente del Valle antes el cual se estaba ganando cómodamente 3-1 hizo que el partido terminara empatado y los 2 ptos faltantes hayan impedido ganar dicha etapa. Al final se ganó con mucha garra la segunda y en la final se obtuvo el tricampeonato.

Este año se presenta nuevamente un escenario muy parecido: un Emelec que se dedicó 100% al campeonato ecuatoriano de fútbol y fue sacando una importante ventaja sobre sus adversarios incluso ganando muchos partidos de visita. Además de que en su momento era puntero y hasta con 3 partidos pendientes. Lamentablemente, esa ventaja se perdió nuevamente por errores propios y puntos perdidos de local. A esto se sumó el cambio de técnico que hizo que el panorama claro que se presentaba se diluya nuevamente.

Emelec todavía depende de sámismo para ganar la etapa, pero deberá obtener puntos de visita en canchas complicadas. Tiene 2 partidos en Quito y uno con River Ecuador, con quien luego de haber estado ganando 2-0 se terminó empatado 3-3.

Una nueva recta final se presenta ahora, en la que Emelec ha demostrado que a pesar de la adversidad innecesaria en la que se metió, también salió. A punto de garra y fútbol y mucho amor propio nos ha dado alegrías cuando todo parecía desvanecerse. Ahora con 3 partidos de visitante y 1 de local pendientes, los hinchas nos alistaremos para ver nuevamente al Emelec definir como los grandes y sacar los puntos que faltan en unas jornadas que prometen ser de infarto.

Por: Giovannotti

Comentarios