Hace 20 años, en el estadio Monumental del Barcelona, se dio un hecho que marcarí­a hasta el dí­a de hoy a hinchas tanto emelecistas como barcelonistas.
El domingo 29 de mayo de 1988 se dio el partido final por la inauguración del majestuoso escenario “torero”, hecho realizado el viernes 27 de mayo con el inicio de un cuadrangular internacional con las participaciones de Barcelona de España y Peñarol de Uruguay.

Barcelona vs. Emelec disputaron la Copa en disputa y fue el vencedor, ante el asombroso de la hinchada “amarilla”, el “ballet azul” con un gol del uruguayo Rubén “Petizo” Beninca, hoy en dí­a en el lecho del dolor, muy enfermo y extremadamente pobre.
Desde ese entonces para los “canarios” recordar esta fatí­dica fecha es lo peor, hasta el momento ningún partido entre Emelec y Barcelona ha podido ser el mismo, no ha habido otro juego igual a ese. Esa fecha marcó una época y sobre todo creció la rivalidad entre los clubes del Astillero.

El uruguayo Miguel Falero, ahora como asistente de campo del técnico emelecista Aní­bal Ruiz, recuerda ese instante como si fuera ayer, por cuanto fue uno de los protagonistas como jugador del “Monumentalazo”.

¿Qué le significó dañarle la fiesta a los barcelonistas?
Para el grupo y para mí­ fue bonito, un logro más para Emelec, algo positivo e histórico por la inauguración de un monumental estadio. Todos tení­amos grandes esperanzas de realizar un buen cuadrangular internacional y se logró el objetivo. El grupo estaba súper compenetrado y trabajaba muy bien para dar la primera vuelta olí­mpica en el Monumental.

¿Cuál fue la sensación antes del inicio del Clásico inaugural?
No estábamos nerviosos, porque tení­amos confianza en que í­bamos a ganar. Tení­amos muy bien claros nuestros objetivos.

¿Fueron con todo para ganarle al dueño de la fiesta?…
Para ese entonces se remodelaba el estadio Capwell, entonces Fernando Aspiazu (ex dirigente emelecista) nos pidió jugar en el Monumental. Nosotros nos sentí­amos como en casa, porque estábamos acostumbrados jugar allí­. Los resultados fueron buenos, obtuvimos el Monumental, la clasificación a la Copa Libertadores y el campeonato. El Monumental es una cancha ideal para los emelecistas.

¿Se van a reunir los jugadores emelecistas de esa época para celebrar los 20 años del Monumentalazo?
Después de tanto tiempo pasará algo hermoso para los emelecistas. Por primera vez y cuando han transcurrido dos décadas nos vamos a reunir este jueves en el estadio Monumental y luego festejaremos este acontecimiento histórico para el club.

¿Qué le dice a los barcelonistas?
(Sonrí­e). Nunca se sacarán esa espinita de que Emelec le amargó la fiesta inaugural del Monumental. El sabor para ellos fue muy amargo, pero está demás decir que las épocas cambian y ojalá Emelec repita otra hazaña deportiva como la del 29 de mayo de 1988.

Karla Garcí­a, Guayaquil

Diario Extra – Ecuador

 

< p ALIGN="center">image hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.com
image hosting by imagevenue.com
image hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.com


image hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.com





 

Comentarios