( Por: Diplomático Azul )

Decidir no callar ante lo evidente es una virtud y un riesgo que debemos tomar aquellos que amamos a nuestro equipo y que no estamos contentos con su desempeño. Comienzo por la conclusión. Seguimos invictos, le ganamos a un rival directo, sumamos tres puntos, pero seguimos sin jugar bien.

Luego de ver los partidos y las respectivas reseñas, me doy cuenta que los resultados que hemos obtenido son mentirosos y pueden ser peligrosos. Es verdad que son puntos concretos y que su suma nos tiene en la parte de arriba de la tabla, pero preveo una historia de esas al estilo cenicienta. Realmente espero que al momento de despertar no sea muy tarde para tomar los correctivos necesarios.

He leí­do que muchos hinchas salen al paso y critican las observaciones que en algunos editoriales se realizan al cuerpo técnico y nos llaman malagradecidos, malos hinchas, entre otras cosas. Nos acusan de dejarnos llevar por las emociones y hasta nos saludan con insultos en el foro de comentarios. Pero la convicción que tenemos los que escribimos este tipo de editoriales nos mantiene firmes, pues lo hacemos sobre la base de hechos y no de especulaciones.

Insisto en que el partido contra el Macará fue de un tiempo, contra la Católica un sufrimiento, contra el Azogues el mérito de nuestro arquero, contra el Quito un desperdicio de puntos y contra la Liga un triunfo que nos tocó defender como equipo de segunda que llega a reventar el balón para mantener el resultado sin darse cuenta que se lo entregaba al rival para que se nos venga con todo encima.

Ya otros colegas realizarán el respectivo análisis táctico del juego, pero lo evidente no se puede esconder. Hicimos los goles, uno de pelota parada y otro en una jugada, pero el rival se nos vino con todo y NADA de lo que hizo el técnico sirvió para aguantar la tromba que nos mandó liga encima y que no fue peor porque una vez más nuestro arquero se lució y porque sus delanteros fallaron en la definición.

Me pregunto por qué cuando nosotros jugamos de visitante no podemos hacerlos con la misma actitud con que lo hizo liga ayer? Que nos cuesta poner más tesón en sacar un resultado? Por qué no podemos crear más opciones de gol como lo hizo Liga ayer? Me parece que el técnico está perdiendo el año con su trabajo. Un equipo como el nuestro, a estas alturas de la primera etapa deberí­a tener resultados más concretos en cuanto a su juego, su cohesión y su desempeño en casa y de visita.

Personalmente no me cansaré de repetir que el planteamiento táctico está lleno de errores, desde los jugadores en el banco hasta los espacios entre las lí­neas. Soy un hincha más que quiere ver a su equipo ganador, sacando puntos, a lo mejor no jugando exquisitamente, pero por lo menos sin correr el riesgo de que se nos escapen los resultados como casi sucede ayer.

Mis felicitaciones a la hinchada, lo mejor del partido ayer junto con el gol de Ludueña.

Comentarios