( por : Hans Behr Lopez )

Ya es hora que los dirigentes del club empiecen a hacer las gestiones para el próximo año. Es momento que los dirigentes den la cara, tienen que admitir su fracaso y dejar de buscar culpables porque ellos son los culpables de todo.
Si es verdad que el Maño fue un fracaso como DT, a el lo contrataron. Fue elegido a pesar de tener como candidatos a Motta y a Leeb. Fue respaldado por la comisión de fútbol a pesar de haber perdido 6 puntos en casa en la primera etapa. Incluso contrataron los jugadores que pidió, que a fin de cuentas resultaron peores que los que se fueron primero, ni siquiera jugaron.
Es más bajo culpar a los jugadores, a ellos también los contrataron. Y con un equipo mal armado, que se fue deteriorando a mitad del camino.
Urquiza tampoco renunció, lo despidieron de forma apresurada cuando el equipo todaví­a tení­a amplias posibilidades, además que sólo le dieron 10 partidos.

Hoy tienen una oportunidad de hacer las cosas bien. Hay suficiente tiempo para construir un equipo competitivo, si empiezan ahora. Los pasos a seguir no son nada del otro mundo, hay que tomar modelos que han funcionado en otras partes.

Por el momento que no desarmen lo poco que hay. Lo primero y más importante es contratar a un buen DT. Alguien que sepa de fútbol y que plantee un estilo de juego que sea para Emelec. No el juego timorato-defensivo del maño.

Hay bastantes técnicos de trayectoria que están sin equipo actualmente (Alfaro, Passarella, Markarian y otros más). Deben hacer el esfuerzo en contratar a uno que pueda sacar el equipo adelante. Que tenga la capacidad para dirigir a un equipo como Emelec. Tienen que hace un análisis exhaustivo de los candidatos, no sólo elegir al más barato u ojear rápidamente su hoja de vida como pasí con el maño. Esta decisión será fundamental para las aspiraciones del próximo año.

Dejar que el DT se encargue de ver a los jugadores que están en el equipo, decidir quién se queda y quién se tiene que ir. Si los dirigentes siguen botando gente siguen metiendo la pata. Que el técnico elija los refuerzos nacionales y si es necesario, a un par de extranjeros más.

Y sobretodo darles la oportunidad a los juveniles, que son patrimonio del club. Lo ideal serí­a tener una base con juveniles, más refuerzos nacionales (y nacionalizados) y un par de extranjeros. Ahora hay algunos jugadores nacionales a los que también se les acabó el torneo, hay que hablar con los que sirvan para reforzar al equipo.

Hay rumores que otra vez irí­an a la carga por el Polilla Da Silva. Esto serí­a repetir el error del año pasado, el torneo uruguayo termina en Diciembre, y además Da Silva no dejará Defensor Sporting tan fácilmente.
También suena Jacquet para dirigir, pero esto también significarí­a tener esperar hasta Diciembre y de todas formas el es un DT para equipos de bajo perfil (ya fracasí 2 veces en el equipo del frente). Esto es volver al pasado, seguir perdiendo tiempo.

Deben tener en mente que lo importante es la calidad y no la cantidad. Este año de los 18 jugadores contratados sólo 3 tuvieron un rendimiento de bueno a regular (Ruiz, Paredes y Triviño cuando juega de central). Si de 8 extranjeros sólo 1 vale, lo lógico serí­a tenerlo en cuenta para el próximo año porque ya conoce el medio y en la cancha hizo lo que tení­a que hacer. De todas formas no creo que tengan pensado contratar a Battaglia, Ponzio o a Abelairas para reemplazarlo. Por eso, por lo menos dejen que el técnico decida la continuidad de Ruiz y del resto de jugadores.
En mi opinión, aparte de los juveniles los que deben quedarse son: Elizaga, Ruiz, Mellizo, Triviño (pero solo de central), Miney y Aguirre. Para la banca Juárez y Rivera.

Estamos en Octubre, faltan 3 meses para que acabe el año. Por lo menos el DT debe estar para Noviembre sin excusas de la comisión de fútbol. No sé si está de más advertirles a los dirigentes que no comiencen a dar nombres, eso entorpece la negociación.

Espero que no salgan a decir que no hay plata porque la hinchada fue al estadio todo el año y hay bastantes auspiciantes. Que los que quieren trabajar se queden y los demás que se vayan. Por algo se lanzaron de candidatos, nadie los obligó. Ahora creo que es la última oportunidad que tendrá la gente de la Corporación. Que recuerden que lo importante es la calidad, que no desperdicien la plata en extranjeros de mala categorí­a, es preferible invertir en talento nacional.
No vuelvan a cometer los mismos errores, que esto les haya servido de lección, que dejen de hablar tanto. Lo que quiere la hinchada son acciones no palabras ni más promesas.

Comentarios