( por : José Jalil Pérez )

Durante los años 1997 – 2003 los entrenadores desfilaron como en un concurso de belleza, a veces como carrusel: Sevilla, Motta, Massa, Silva, Torres, Assad, Capitano, Grimaldi, Jorge Lazo. No se le dio estabilidad al equipo y todos los años era un lleva y trae de jugadores.

Las Copas Libertadores, todas fueron un gran fracaso, salvo partidos muy puntuales como los de River Plate, pero ninguna clasificación a instancias mayores pero eso si, con goleadas vergonzosas hasta de locales. Las Copas Merconorte no las ganamos tampoco, entonces de que vale participar en torneos internacionales si Don Omar ha manifestado públicamente y en varias ocasiones que no le interesan ni le quitan el sueño.

Se aprovechó del trabajo de dirigentes anteriores en divisiones inferiores pero luego se encargó de desbaratar todos los equipos y “regalar” jugadores, hasta ahora esos jugadores se encuentran en otros equipos con buen suceso: Hidalgo, Ramos, Mendoza, Moreira, Pelé Garcí­a, Cagua, Sánchez, Pavel Caicedo, etc., otros simplemente desaparecieron. Eso sí­ exigí­a que sea titular Dalo Bucaram.

Uno de sus grandes “logros”, el nuevo edificio de la calle Pí­o Montúfar, no fue beneficioso para EMELEC porque ahí­ con los viejos graderí­os entraban entre 4 mil o 5 mil hinchas, con los nuevos graderí­os que tienen 34 suites, 1.521 palcos y 2.500 preferencias, tan solo éstas últimas preferencias son para el Club, las suites son de propietarios particulares y los palcos son mitad de Wanderjhar y la otra mitad de la Corporacion Financiera, ¿cómo? no lo sabemos. Es decir el Club perdió entre 1.500 y 2.500 boletos por partido. ¡Qué bonita herencia!

Nunca presentó cifras financieras de su gestión, si uno las pide en el Club no las entregan.

En conclusión, dos campeonatos, un vicecampeonato, un montón de goleadas locales (la más infame fue el 7 a 0 contra Liga en la final del 98) e internacionales, un montón de jugadores vendidos en un montón de plata que no se vieron reflejadas en beneficio del Club (¿DONDE ESTA LA PLATA DE GRAZIANI, KAVIEDES Y OTILINO?). ¡PERO DE INSTITUCION..NADA¡

Como consecuencia de todo este desbarajuste y falta de transparencia, en el 2004 Arosemena encuentra un equipo totalmente desfinanciado y con deudas que, aparte de su mala administración y falta de pantalones, termina con su renuncia y en todos los problemas que conocemos en la actualidad.

(Continua)

José Jalil Pérez
Ced 0908894413
Socio 2920

Comentarios