( por Xavier Jose Munoz Aray )

Definitivamente hoy estuvimos mejor que en otros partidos que hemos jugado fuera de casa. El equipo mostró mejor orden y al menos tení­an objetivos claros. Defensivamente no estuvimos 100% bien, especialmente luego de la lesión de Guagua, pero tampoco fuimos una defensa fácil como ocurrió en otros partidos. En ocasiones dejamos llegar mucho al Nacional y tuvimos la suerte de que no concreten algunas ocasiones que tuvieron.

Primera reflexión: La esencia del fútbol es el juego colectivo y éste únicamente se logra a través de los pases efectivos. Hoy volvimos a fallar en los pases, los mismos jugadores, Aguirre, José Luis Quiñónez y Carlos Quiñónez. Son ya errores recurrentes partido tras partido. No se puede negar que estuvieron muy bien en la marca, pero pueden mejorar el aspecto de los pases. Han sido muchos los goles que nos han hecho por entregar mal el balón. Hasta nuestro arquero se contagió de los malos pases.

El fútbol se juega hacia delante, en post de buscar el arco contrario, no de hacer jugar a tu arquero, que justamente es el arquero y que no tiene el mismo manejo del balón que jugadores de oficio. A revisar los videos y a dedicarse a pasar bien el balón. No es justo que el esfuerzo de un equipo se caiga por errores no forzados.

Segunda reflexión: El fin último del fútbol es el gol y para hacer un gol hay que atacar. Repito que defensivamente estuvimos muy bien. Pero en este tipo de partidos, ante rivales directos, y que realmente no representaron una amenaza porque no fueron un vendaval, debemos atacar más y aprovechar sus espacios, ya que por lo general le damos la iniciativa. Sin embargo hoy el equipo estuvo partido. Ladines y Juarez arriba solos, sin tener quien los abastezca. Volvimos al pase largo y el pelotazo que se perdí­an en la defensa contraria. Si queremos jugar al pelotazo, al menos preocupémonos de lanzar buenos pelotazos, ya que de otra manera no le hacemos ni cosquillas al rival. Si Fernández no pudo jugar hoy lo más lógico era poner a un jugador de ataque. Sabemos que Arroyo está suspendido, pero Endara podrí­a haber jugado. Asimismo, si ya tení­a dos volantes de corte, por qué no ponerlo a Montero que es más de ataque y poner a Pinto que es de corte. Sin un enlace el equipo se rompe y los delanteros no pueden hacer mucho. Ahora, si esa era la idea, deje a uno de los delanteros en la banca y ponga otro volante. Si no se corrige esto, fuera de casa no seremos una amenaza y tendremos menos oportunidades de sacar puntos. Ojo, nosotros no empatamos, nos empataron el partido y aparte de ese autogol, no hicimos nada por conseguir uno propio.

Tercera reflexión: Seguimos regalando tiros libres cerca del área. Creo que las imágenes hablan por si solas. No conté cuantos fueron, pero lo que si recuerdo es que: muchas: de ellas provocaron acciones que pudieron haber terminado en goles. Las faltas deben hacerse más lejos y cuando sean estrictamente necesarias, no como esa de Caicedo al inicio del partido que le costó una amarilla.

Queda mucho por hacer y el tiempo se acorta. Nos quedan 4 partidos que como siempre son finales. Con el Quito y el Imbabura hay que asegurar los puntos en casa. Con el Azogues y el Macará hay que arrancar puntos. Hay equipos que tienen el calendario más fácil que el nuestro. No podemos descuidarnos. Estamos cerca de clasificar a la liguilla. Lograrlo depende de nosotros, no nos arriesguemos a depender de otros resultados cerca del final de esta etapa.

Xavier.

Comentarios

ARTÍCULOS SIMILARES