Mucho tiempo habí­a pasado sin que el equipo se despachara con una goleada como la de ayer. Al parecer la para del campeonato le vino bien al equipo, pues más que los goles y la victoria, el cambio de actitud y el juego de conjunto fue evidente.

emelec emelecista emelexista

En primer lugar, es necesario resaltar el hambre del equipo. Ayer saltaron a jugar con ganas. La expulsión del jugador de la ESPOLI definitivamente incidió en el partido, pero es importante destacar que se aprovecharon las ocasiones creadas y se explotó de buena forma la superioridad numérica. Ayer se vio la predisposición de los jugadores a ganar y no a especular. Si bien se bajó el acelerador en el segundo tiempo, se trabajó el contragolpe de manera acertada. No fue un encierro total como en partidos anteriores. El equipo va cogiendo forma.

Por otro lado, el planteamiento del equipo es el mejor que he visto en mucho tiempo. Fue una escuadra predominantemente ofensiva, con buenos cambios de frente, buena circulación del balón, correcto aprovechamiento de las bandas, buen arrastre de marca y apertura de espacios. Se notó un juego colectivo de mayor peso, combinaciones entre la mayorí­a de los jugadores. La banda derecha de EMELEC fue una pesadilla para un rival que no supo qué hacer para contrarrestar los embates azules.

También quiero referirme al funcionamiento individual del equipo, pues en general, el nivel fue superior. Los delanteros estuvieron más prestos para pescar pelotas de gol. Para prueba están las anotaciones de Torales y Zambrano. Quiroz va subiendo su nivel, aunque me habrí­a gustado verlo intentar remates de media distancia. Coria es talentoso y habilidoso, ataca pero también apoya en la marca. El cierre de pinza en el cuarto gol y la jugada fantástica del quinto son prueba fehaciente de su calidad. En la marca el odontólogo estuvo prácticamente impecable. A diferencia de otros jugadores, ha aprendido a dosificar la fuerza en la marca. En los “cuerpo a cuerpo” no fue superado. José Luis Quiñónez debe trabajar en el manejo del balón, tuvo varios errores en la entrega, uno de los cuales significó el gol de descuento. Los cambios realizados no aportaron, en mi opinión, lo que esperábamos. Me hubiese gustado ver a Rivera en el esquema. En todo caso, el nivel y la entrega mostrados por los jugadores me deja satisfecho.

Finalmente guardo este último párrafo para el héroe del partido, aquel jovencito que ayer me hizo recordar a Angel Fernández. Todos saben que me refiero a Joao Rojas, el pibe que mostró más entrega que nadie. Su talento es innegable. Fue coautor de 4 de los 5 goles de ayer, una verdadera pesadilla para la zaga rival; y, a pesar de que vino como delantero, no desentonó en lo absoluto en el puesto que le tocó ocupar ayer. Es lo que nos faltaba por las bandas, un jugador desequilibrante y con visión. El tiene esas caracterí­sticas a pesar de su corta edad. Sigue así­ Joao, te ha tomado poco tiempo ganarte nuestro cariño. No dejes que una buena actuación te quite la humildad para trabajar. Aprende de los buenos ejemplos y no caigas en los mismos vací­os de los que tantos jugadores talentosos han sido presa. Que tu actuación de ayer te empuje a seguir mejorando para que puedas seguir ocupando planos estelares. Ayer fuiste el corazón del equipo.

No me olvido de la hinchada, el alma que empuja al Bombillo y que nunca deja de alentarlo. Me saco el sombrero y nunca dejo de reconocerlo. El sentimiento en cada cántico y el furor al gritar cada gol hacen que el Capwell y toda la familia emelexista retumben de alegrí­a.

Diplomático Azul

emelec emelecista emelexista

emelec emelecista emelexista

emelec emelecista emelexista

emelec emelecista emelexista

Comentarios