teleamazorras

Desde hace algún tiempo, no tan lejano, se ha venido fomentando un supuesto fenómeno futbolero que de a poco ha ido transmutando en una realidad impensable…es el partido de futbol entre Barcelona y Liga Universitaria de Quito…que para muchos ha tomado fisonomía de clásico y para otros simplemente no deja de ser un buen spot publicitario.

Escucho por las calles, en los bares, entre amigos, y extraños una misma temática que tiene a muchos indignados, a otros indiferentes y algunos sorprendidos…porque debería ser un o mas que clásico los encuentros de futbol entre Barcelona y Liga, si ya hay uno…el del los azules con los amarillos…desde que tengo uso de razón solo habido ese símbolo que refleje el apasionamiento de un deporte representado en estos clubes de enorme idolatría, mas en Guayaquil que en otras regiones del Ecuador…si bien cabe recalcar que Barcelona es el ídolo del país…no deja de ser de mayor acogida el Emelec que mueve enormes multitudes con obvias diferencias con su eterno rival. Y que por situaciones afines con lo futbolístico, se ha vuelto un relativismo opuesto…

Entiendo que en estos últimos años, trece para se exactos, Barcelona no ha logrado coronarse como campeón del futbol ecuatoriano, y por tal razón su hinchada había quedada resentida y hasta opacada…pero eso no ha impedido que el cariño por su equipo no siga creciendo…un fenómeno normal en cualquier equipo popular, cosa contraria con su hermano de barrio, el Emelec, que últimamente se ha mantenido parcialmente en los puestos estelares del campeonato y que ha sido, entre los dos, el ultimo campeón en dos veces seguidas…siendo involuntariamente el que ha dado la cara por el guayas, específicamente Guayaquil…aspecto este que le ha servido al Emelec para consolidar mas aun una fanaticada que visiblemente superaba a cualquier equipo, incluido el mismo Barcelona…y esa insatisfacción amarilla, producto de su evidente fracaso genero cierta desidia entre sus simpatizantes que socavo en mucha proporción el espíritu del hincha de este equipo …pero sin llegarlo a marchitar…lo lógico sería que con dicha desazón solo hubiere un perjudicado, el clásico, pero no fue así…haciéndole honor al viejo cliché futbolero…”que en el futbol no hay lógica”. Como también era algo ilógico pensar que podría haber otra posibilidad para suplir dicho desgano futbolístico…que tendría su génesis en un aspecto incidental…que estaba por comenzar a fustigar esa histórica rivalidad…

La Liga de Quito, despertó un día con unas ambiciones que no podían quedarse en simples intenciones y se puso a seguir ese sueño…tanto que hasta tuvo que pagar en su momento con alguna torpeza…descendió y tal vez estando allá bajo se dio cuenta que había una cumbre y subió para alcanzarla y asálo hizo…pero en esa transición hubieron hechos imperceptibles que nadie observo con agudeza…solo el tiempo hizo que aquella miopía se aclare en su momento…y no ha sido hasta ahora que ese miramiento pueda tener la calidad de un acontecimiento nacional como la de un clásico. Si bien es cierto, entre toreros y albos, hay pugnas y rencillas que a mi forma de ver no dejan de ser solo insustanciales aspectos, que en cierta forma solo sirve para crear polémicas…sin embargo, se le han dado o querido dar como justificativos reales para una supuesta rivalidad que se ha ido manejando mas que por lo futbolero, por una cuestión regional, cuando son otras las verdaderas razones con las que se debe delinear y definir tal concepto.

Deben existir sólidos elementos, profundos sentimientos, suculentos ingredientes, en si todo un bagaje histórico que pueda respaldar dicha mención y la verdad es, que yo, no encuentro los suficientes como para darle ese titulo de tal envergadura, peor aún, relegar a otro con mucho más peso y transcendencia histórica, que aun sigue vigente y que no deja en nada de apasionar. tanto emelecistas como barcelonistas, hablando de la hinchada, coinciden en la misma apreciación.

El clásico del astillero no es un partido de fútbol mas, es parte de la identidad guayaquileña y lo que están tratando de hacer es robárnosla…y quienes lo intentan aunque no lo van a lograr, son los mismos que hablan hipocritamente del anti regionalismo.

Cabe en mi cabeza, con algo de suspicacia que detrás de dicho afán no haya una cuestión de interés económico…se de lo que genera económicamente la publicidad de este injerto raro que se trata de vender como exótica rosa…inducido hasta volverse irritable por TELEAMAZONAS, ((ya sabemos quien es el dueño) empresa al servicio de toda insensatez…la pregunta salta por su misma resistencia…a quien van a joder los barcelonistas acá…donde van a encontrar a hinchas de la liga…en los mercados…porque ellos ya saben donde encontrar a los emelecistas, en Urdesa, en el centro, en todos lados…solo hace falta que mire a un lado para toparse con uno de ellos. o sera que acaso Barcelona ha estado pensando seriamente irse a vivir a Quito, si es así, deberían regalar el monumental a Emelec, ya que prácticamente el bombillo juega ahácomo si estuviera en su segunda casa, pero nada definitivamente sustituiría la distinción del templo azul, peor aun el calor de nuestra querida caldera.

Puede ser que algún día el partido de Barcelona y Liga se convierta en un verdadero clásico nacional, entonces el del astillero será el SUPERCLASICO…aunque no necesite de tanto marketing, solo el de la pasión.

La FIFA en un artículo lo describe “un sentimiento generalizado en aquel país: ningún duelo ecuatoriano se compara al de estos dos equipos”

Comentarios

ARTÍCULOS SIMILARES