La noticia cayó como un rayo y sonó como un trueno. El beisbolista infantil Steven Merchancano había sufrido un terrible accidente. Por una rara casualidad fuimos los últimos en verlo y felicitarlo por su ultima gran actuación.

autor : Frank Maridueña | mariduena@eluniverso.com

La noticia cayó como un rayo y sonó como un trueno. El beisbolista infantil Steven Merchancano había sufrido un terrible accidente. Por una rara casualidad fuimos los últimos en verlo y felicitarlo por su ultima gran actuación.

Steven había jugado su último partido el domingo 10 de octubre pasado en horas de la mañana defendiendo los colores azules del Emelec. Anotado la primera carrera con la que abrió el camino para una sensacional victoria de 3×0 sobre el puntero del torneo de la categoría Cachorros.

Fuimos testigos de cuando llegó por primera vez a la práctica del béisbol en el estadio Yeyo Úraga y vimos sus adelantos y progresos en el béisbol. Pajarito, como también lo conocíamos,
era un niño cariñoso y muy querido. Cuando fue a una gira a Panamá fue recibido con carteles de bienvenida en la terminal aérea, asácomo en las calles alrededor donde estaba ubicada la
casa de la familia anfitriona.

Por su habilidad y talento fue escogido para integrar la selección nacional con la que participó en el mundial infantil realizado en Caracas. En su club jugaba de lanzador y alternaba como parador en corto.

Cuando el juego terminó y salíamos de las instalaciones de la Liga Miraflores lo felicité por su triunfo y como respuesta nos regaló una sonrisa que la llevaré grabada para siempre en mi memoria.
Instantes después, intentando cruzar la Av. Carlos Julio Arosemena fue impactado por un irresponsable conductor de un carro que le provocó pocas horas más tarde la muerte a sus 9 años de edad.

El orden lógico para abandonar la vida terrenal es que primero debemos partir los mayores, por lo que nos parece poco justo que se trunque la vida de un niño en plena flor de la vida.

Intentando encontrar una explicación que calme este pesar, bien podemos decir que Steven fue llamado para que anote la carrera del triunfo del equipo de los ángeles celestiales y desde
alláestará vigilante para que la familia del béisbol ecuatoriana encuentre el camino de la superación, el progreso y la solidaridad.

Comentarios