Hernan Peirone
Hernan Peirone

Barcelona se mantuvo invicto jugando contra equipos turros, pero al encontrarse con su Papa Emelec cayo goleado.

Pedro Quiñónez bloqueó a Oyola y a Bolaños
Corrió durante los 90’ y no dio ni una sola pelota por perdida. Fue el eje del medio campo del equipo de Sampaoli y dejó sin ideas de creación a los volantes Luis Bolaños y Matías Oyola. Al final recibió los aplausos de la hinchada.
Pedro Quiñonez iba a ser la sorpresa de la noche amarilla 2010, pero Emelec se lo quito y disfruta de un gran aporte futbolistico.

José Luis y Pedro Quiñónez tuvieron más espacio para dejar las labores de marca y proyectarse al ataque.

Con estos dos jugadores sumados al trabajo ofensivo, Emelec generó más jugadas de peligro en la portería defendida por Máximo Banguera.

Los azules dominaron el partido y manejaron el balón desde el primer minuto. Barcelona se replegó en su cancha y apostó al contragolpe como argumento para inquietar el arco defendido por Marcelo Elizaga.

Pero al ataque canario le faltó claridad y profundidad. Las escasas oportunidades que tuvo el volante Luis Bolaños y el debutante Ricardo Noir, fueron oportunamente controladas por Pedro Quiñónez, quien ayer se consagró como la figura eléctrica por su despliegue en la recuperación.

Rojas fue el jugador más peligroso en el ataque del Ballet Azul. Sus cambios de ritmo y sus corridas por la banda derecha generaron problemas en la zaga torera, principalmente por la zona donde defendía Giovanni Nazareno.

La estrategia de Sampaoli fue tener la pelota y desgastar al rival con constantes cambios de frente. En esa labor fueron fundamentales Gabriel Achilier y Eduardo Morante. Este último salió lesionado a los 44’ y en su lugar entró el juvenil Enner Valencia.

Emelec fue incisivo y agresivo a la hora de atacar. Producto de aquello, llegó la primera anotación a los 40’. El juvenil Marcos Caicedo, quien no había tenido una buena actuación hasta ese momento, aprovechó un rebote y, desde fuera del área, abrió el marcador con su soberbio remate.

El gol afectó emocionalmente al conjunto amarillo debido a que perdió marca en el medio campo.

En el segundo tiempo, Llop intentó darle mayor movilidad a su zona ofensiva y para ello dispuso el ingreso de Mike Rodríguez y Pablo Palacios, pero los dos pasaron desapercibidos.

Rodríguez fue absorbido por la marca de Pedro Quiñónez y Palacios, debido a la falta de ideas de la línea de volantes, no fue abastecido correctamente y en ocasiones tuvo que bajar hasta la mitad de la cancha a buscar la pelota.

Pero el jugador de más bajo nivel en Barcelona fue el argentino Noir. El ex Boca Junior jugó por la banda derecha, pero solo pudo llegar en dos ocasiones al área rival debido a la fuerte marca que ejerció sobre él Achilier.

Cuando los canarios empezaban a recuperar la posesión de la pelota, el delantero argentino amplió el marcador con un fuerte remate de tiro libre que le dobló las manos a Banguera.

A esas alturas del compromiso los jugadores, dirigidos por Llop, prácticamente arrastraban las piernas por el cansancio. Emelec seguía corriendo y aprovechando la explosión de Rojas.

Los canarios sufrieron las consecuencias de los 36 grados de temperatura que hubo durante el partido. El equipo, que se encuentra adaptado a la altura, quedó totalmente disminuido físicamente después de los 55’.

El cansancio se notaba en sus rostros. Cada vez que corrían sus gestos eran de cansancio extremo.

Sampaoli advirtió aquello y dispuso el ingreso de Jaime Ayoví. El delantero, después de vulnerar la marca de tres jugadores amarillos, llegó hasta la línea de fondo y puso un pase perfecto para que Biglieri cerrara la goleada con la que Barcelona no solo perdió el invicto, sino también la punta del Campeonato.

Curiosidades

Espectáculo policial. Miembros de la Policía Nacional realizaron una exhibición de paracaidismo antes del inicio del partido. Los agentes fueron aplaudidos por los hinchas de Barcelona y de Emelec.

Operativo de control. Los uniformados colocaron tres unidades médicas alrededor del estadio para atender emergencias. Pese a esto, no se produjeron altercados, según el reporte oficial de los agentes.

Se quedaron fuera. Cerca de 150 hinchas de Barcelona no pudieron ingresar ayer al estadio George Capwell. La tribuna de la avenida San Martín, localidad asignada para los barcelonistas, se llenó a las 13:00, aproximadamente.

Comentarios