( Por: Diplomático Azul )

En varios de mis editoriales he realizado duras crí­ticas a la labor del técnico de nuestro equipo. Al mismo tiempo me he preocupado por leer las opiniones en el foro luego de los mensajes. Decidí­ entonces tomar en cuenta ciertas consideraciones y comentarios para tener paciencia y darle tiempo al señor Urquiza, pero luego de la vergüenza de ayer hay que convenir en que no se han conseguido resultados reales en el funcionamiento del equipo, a pesar de haber conseguido varios puntos.

La suerte y Elizaga

Dije también que en mi opinión, compartida por muchos, los puntos que sacaba el equipo fuera de casa y aquellos logrados como local no eran suficientes para convencernos de que EMELEC estaba funcionando. Denunciamos la falta de juego de equipo que nos afecta y los excesivos cambios y experimentos que el técnico realiza.

Asimismo se expresó que los resultados obtenidos de visitante fueron en su gran mayorí­a producto de suerte y de las acciones de nuestro arquero. Ayer ninguno de esos dos factores estuvo presente y se desnudaron todos los errores del planteamiento de Urquiza.

Si algo hay que enseñarle al arquero suplente no es a tapar. Es a liderar su defensa. No lo culpo, pero está verde aún para reemplazar al portero titular.

El medio campo

A través de los partidos, el equipo no ha mostrado un medio campo sólido que libere a los defensas de las labores que les competen a los volantes de marca ni tampoco que toque el balón de forma correcta para poder retenerlo y así­ crear jugadas para abastecer a los delanteros. Si la columna vertebral no funciona como debe tendremos un equipo paralizado.

José Luis Quiñónez y Olivo son muy irregulares. Quitaron muy poco y su entrega del balón fue un desastre. Guerrero por la izquierda, cuando siempre ha jugado más hacia el centro. Estacio. por la derecha. Me pregunto si, ante la ausencia de Prieto, sacar a Quiñónez o a Olivo y correr a Estacio o poner a Pinto para marcar, cosa que ya ha hecho, y poner a Endara hubiera sido un mejor cambio. En todo caso no estoy de acuerdo en que haya abierto con Estacio. Hay jugadores más de oficio para la posición que ocupó.

El medio campo no tiene un equilibrio entre marca y ataque. Ese equilibrio estaba al costado del campo calentando por órdenes del señor Urquiza, quien lo hizo calentar para no ponerlo en el partido. Vieron la cara de Rivera? Alguien que se ha esforzado al máximo cuando ha jugado como el no merece estar en el banco. Más aún, sus condiciones no son las de un jugador de banco. Rivera debe abrir, debió abrir en lugar de Estacio, pero el técnico no quiso.

Qué pasa con Zura, dicen que es defensa, aunque yo lo he visto jugar de 5. Por qué no se prueba con el? Por último, si es defensa, por qué no se le da una oportunidad?. Un técnico puede tener favoritismo por ciertos jugadores, pero atenta contra su profesionalismo cuando aquello pesa más que las condiciones futbolí­sticas de otros jugadores.

El planteamiento y los cambios

El Trapito no es un jugador para el juego de pelotazo largo que intentó ayer imponer Urquiza, a lo Barcelona. Un buen técnico sabrá que debe revisar videos de los jugadores que contrata y adaptar un planteamiento técnico a las caracterí­sticas de sus jugadores. Si el Trapo vení­a jugando a ras de piso, al toque, buen fútbol, por qué jugar al pelotazo? Para tocar el balón no es necesario tener un armador. La selección del Ecuador no tiene armador definido pero toca mucho el balón.

Ludueña muy abierto, Guerrero igual, a tratar de jugar por las bandas, cosa que no resultó. Si sabe el técnico que los volantes de corte cometen muchos errores, se justifica abrir al equipo para que juegue por las bandas, dejándole así­ al rival la ví­a libre para que ataque por el centro y se coma a los volantes y defensas?

Siguen habiendo muchos espacios entre lí­nea y lí­nea. A la media y la defensa ayer les ganaron las espaldas. Craso error de un jugador dedicado a defender, pero producto también de lo poco compacto que el equipo es cuando tiene que defender.

Conclusiones

No podemos pretender que el equipo dependa de factores externos o de un jugador para asegurar resultados. Es necesario replantear el juego del equipo en función de los jugadores que hay. Ese empeño en querer que los jugadores hagan algo que no han hecho antes o para lo que no tiene condiciones conduce a fracasos como el de ayer.

El equipo no se puede dar el lujo de tener en el banco, jugadores de mayores condiciones y jerarquí­a que los que están en el campo de juego. Eso es un desperdicio de los recursos del equipo que en parte provienen de las entradas que pagamos los hinchas.

Para mi gusto ya hubo suficientes oportunidades para rectificar. Este tipo de fallas las venimos anunciando desde la tercera fecha y poco o nada se ha hecho por corregirlas. La salida del técnico es una medida muy radical, especialmente a estas alturas. La directiva debe sentarse con el técnico y exigirle que cumpla con su trabajo, ponerle plazos y de esa manera presionarlo para que, en caso de que no cumpla, se le pida retirarse.

El fútbol no sólo son victorias, también hay que contemplar la posibilidad de una pérdida, pero no de la manera que sucedió ayer, una derrota contundente, humillante y con un equipo que definitivamente no jugó a nada.

Comentarios

ARTÍCULOS SIMILARES