Siete años del fallecimiento de Eduardo «che» Perez

0
1130

Los emelexistas no te olvidamos Che Perez

Por Bataca

Eduardo «el che» Perez, un legendario hincha del Club Sport Emelec, que desde las graderí­as llagó a formar parte en la historia del club y del fútbol ecuatoriano.

Fue el pionero en la creación de barras organizadas en Ecuador, al formar la Barra del Che Perez o la Barra Azul el 9 de Octubre de 1969.

Sin duda ejemplar su amor por Emelec, el cuál no se limitaba al fútbol, ya que hiba a ver al equipo en boxeo, béisbol, básquet, o cualquier deporte.

Un fiel hincha que dejó su llama viva, no solamente esta presente en la tribuna General Gomez donde se continua ubicando la barra, sino en cada hincha emelecista de corazón que sin duda lo tiene como ejemplo.

Es sin duda un orgullo recordarlo puesto es uua leyenda de Emelec, un ejemplo a seguir

Eduardo Pérez Valarezo nació un 13 de octubre de 1935 y dejo de existir fisicamente el 6 de abril del 2002.

Bataca.

Puedes escribir del tema aca

EL NÚMERO UNO

(por Fernando Flores Gallardo)

Lo conocí­ hace más de veinte años en la tribuna del Estadio Chirijos de Milagro. Llegó repartiendo pitos e incentivando a los EMELEXISTAS que se unan a su grupo. Siendo un niño me llamó la atención su voz ronca y su vestimenta: cintillo, camiseta azul con la banda ploma, pantaloneta ploma y polines azules, de no ser por la edad, pasaba los 40 años, yo hubiera creí­do que era un jugador de EMELEC.
Le pregunté a mi papá ¿quién es ese señor?, y me contestó ese es el Che Pérez, sonreí­, por fin conocí­a personalmente a la leyenda, al hincha número 1, al representante de todos los azules. Le dije a mi padre que nos sentemos con ellos y siendo un niño me fue fácil conseguirlo.

Confieso que seguí­ muy poco el partido, que mi se centró en seguir al Che Pérez, lo veí­a moverse, gesticular, gritar más que todos los que estaban en el estadio y hacer gritar a los demás.

No recuerdo cuánto quedó el partido, pero en mi memoria quedó imborrable el sentimiento de amor que genera EMELEC y que se personificaba en el Che Pérez.

Hoy el Che ya no nos acompaña fí­sicamente, sin embargo su memoria sigue presente cada domingo sea donde juegue EMELEC porque un amor como aquel traspasa cualquier frontera, a él le queda mejor que nadie lo que hoy cantamos en los estadios del paí­s: «Ni la muerte nos va a separar, desde el cielo te voy a alentar».

Fernando Flores Gallardo

Facebook Comments