fbpx
5/5 - (1 voto)

La rutina de Luis Guillermo Rivera varió abruptamente con la no participación de EMELEC en la liguilla final. El volante colombiano cambió el balón y el césped por la piscina y los libros.

“A nadie le gusta quedarse sin trabajo, pero esto me ha permitido pasar más tiempo con mis hijos (David y Andrea), que ahora están compitiendo en un torneo de natación”, comenta Rivera, quien se vio obligado a utilizar sus ahorros para poder sacar adelante a su familia.

“Tengo una casa rentera en Bogotá y, aunque mi esposa (Claudia) es programadora de sistemas, actualmente no está trabajando y esto me preocupa, porque los niños no entienden si uno tiene o no trabajo. En Navidad pedirán juguetes y tenemos que ver de dónde sacamos dinero”.
El colombiano deberá permanecer en Guayaquil hasta que finalice el año, porque sus pequeños están estudiando.

“Mi contrato establecí­a que cobraba sueldo hasta que el equipo termine su participación en el campeonato, pero la dirigencia me está ayudando con el pago de la casa y otros gastos”, acotó.
Una situación similar atraviesa su compañero Carlos Quiñónez cuya esposa, Irma Ibarra, está embarazada.

“Ella es cosmetóloga y cuando la conocí­ tení­a un gabinete con su hermana. Aunque procuro no meterme en el negocio, hace un par de años decidimos ampliarlo y la ayudé económicamente. No me quejo, nos va bastante bien y en temporadas como estas es de mucha utilidad”, señala Quiñónez.

Adicionalmente, el defensa azul se dedica a la compra de arroz en las piladoras, para luego distribuirlo en algunas casas comerciales de Guayaquil.
En el sur de la ciudad, Silvano Estacio continúa con la construcción de su local de alquiler de play station (videojuegos). El jugador aprovecha la atracción que este tipo de juegos despierta en su barrio de callejón 17 y la O, para obtener un ingreso extra.

Michael Endara tuvo que dejar sus estudios, por problemas personales y ahora aprovecha el tiempo para mantener su estado fí­sico en un gimnasio de la ciudad. Todas las tardes acude al Polideportivo Los Samanes para trabajar con el equipo Sub 20 de Emelec, que está disputando la parte final del torneo de esa categorí­a.

Junto a Endara está JeffersonPinto y Jefferson Montero, quienes tuvieron continuidad en el equipo de primera.

El defensa Francisco Gómez viajó a México, donde está aprovechando estas “vacaciones forzadas” para disfrutar en familia y estudiar ofertas para la próxima temporada. “No tengo algún ingreso adicional, pero gracias a Dios supe administrar bien el dinero y ahora estoy saliendo adelante”.

A la mayorí­a de los jugadores del – Bombillo” les adeudan un mes y siete dí­as de sueldo. El directivo Omar Quintana asegura que se está buscando la manera de ponerse al dí­a con el plantel nacional.
En Barcelona la situación no es tan apremiante. Los jugadores están al dí­a en el pago de sus haberes y muchos de ellos tienen negocios que les permite superar estos momentos de crisis.

Escribe tu comentario usando Facebook