fbpx

( por : Angel Bustamante )

Si damos una vueltita por los diferentes diales de radio o por los distintos canales de televisión a lo largo del campeonato nacional oiremos a más de uno:  referirse a ciertos partidos con motes como el clásico del orden, el clásico austral, el clásico universitario etc.

Periodistas que partidarios de uno u otro conjunto del torneo se desviven en los micrófonos por querer formar tantos clásicos como su imaginación les permite. Queriendo imitar algo de lo que solo pueden ver de lejos pero no vivirlo, menos sentirlo de cerca.

Es que la que reconocemos como la madre de todos los clásicos, la fiesta futbolí­stica mas grande que tiene este paí­s en cuanto a campeonato nacional se refiere tuvo sus inicios por allá por 1943:  pero que ha ido mejorando:  con el pasar del tiempo.

Que no diera cualquier jugador u otro equipo:  del paí­s por poder formar parte de este histórico encuentro. No solo ellos. En este deseo ferviente de querer ser participes de este fenómeno podemos incluir también dirigentes que a través de propagandas de radio, televisión, periódico,:  ruedas de prensa o:  alianzas mal hechas han querido arrebatarnos de alguna forma u obtener con dinero lo que se solo se consigue con historia y pasión.

Reconociendo esto, preparémonos para la próxima edición de esta la que será tal vez la más grande batalla futbolí­stica de lo que va del año:  que se juega en el histórico y más antiguo estadio del Ecuador, nuestro templo, la catedral del futbol, el legendario:  George Capwell.

Emelec llega con 12 puntos contra 16 de Barcelona, de lograr hacer valer su localia contra su eterno rival:  estarí­a arribando a los 15:  a falta de 2 partidos uno afuera contra el Quito y otro de local contra el Olmedo. Lo que hace que la victoria sea imprescindible para las aspiraciones de este equipo y la esperanza de todo los emelexistas.

En editoriales anteriores hemos señalado que el futuro esta en los pies pero sobre todo en la actitud y corazón que pongan los jugadores en la cancha.

Por lo demás al hincha, al azul de sangre y corazón le toca hacer su parte ,hacer respetar, valer y defender su reputación, su historia ,esa que señala que las tardes de clásico del astillero, del clásico nacional, será como siempre han sido.

Un mí­tico Capwell latiendo,:  dos rivales luchando por la vida, una hinchada azul que alienta con su corazón, y un EMELEC que buscara, esperemos con su vida, la victoria que en los últimos años se ha venido repitiendo sobre su mas acérrimo rival y así­ poder disfrutar una vez mas de un EMELEC -:  barcelona, el partido inmortal, el clásico eterno ese que aunque a mas de uno le duela ha sido y será EL CLASICO ECUATORIANO desde siempre. El que con nuestros cantos en las gradas y nuestra presencia en la cancha este domingo tenemos que defender.

Vamos Bombillo

Escribe tu comentario usando Facebook