fbpx

Vive sólo en una covacha. En las noches, los ladrones se le roban lo poco que tiene. Las ratas, gatos, cucarachas y alacranes lo acompañan cuando duerme. ¡Ayúdenlo a vivir dignamente!

Rita Mogrovejo, Guayaquil ( fuente : Diario Extra )

Lo que iba a ser una entrevista de carácter deportivo se transformó en un nota de drama humano.
La gloria futbolÍ­stica Carlos – loco” Larrea, conocido no solo por su actuación en el juego emelecista, sino por su habilidad al escribir poemas de clásicos, vive en medio de un basurero.

Declaraciones

“Hace tres años el Municipio de Guayaquil me demolió mi vieja casita que era de construcción mixta, desde esa fecha habito en esta covacha rodeada de monte y basura”, refirió el poeta.

La solidaridad de su familia es la que lo mantiene en pie. Sus primos, José Luis Contreras Ricaurte, presidente de la Federación Deportiva del Guayas y el ex gerente de Aviación, Rodolfo López Contreras, lo ayudan económicamente.
Mientras que su único hijo, Juan Francisco Larrea Muñoz, quien vive en Italia, – se olvidó de que tiene papá”. Aunque no ocultó su emoción al decir que es abuelo de dos nietos de nacionalidad europea.
También señaló que Ramón RodrÍ­guez, vástago de su prima fallecida, MarÍ­a Contreras, le brinda la merienda y otro sobrino le da el almuerzo.

Un recuerdo vago

Recordó con nostalgia que antes tenÍ­a – mucho dinero”, pero con la dolarización sus 60 millones de sucres – se transformaron en 4 mil dólares, que en un abrir y cerrar de ojos se me gastaron”.

En el año 1962 fue futbolista del Emelec. Fernando Paternoster, director técnico de esa época, lo llamó – Garrinchita” por su habilidad en el manejo del balón por la izquierda. El – Poeta del Clásico”, como también se lo conoce, no solo tiene poemas para Emelec, sino que también hizo unos dedicados al Deportivo Quito, – para el Flaco Raso y hasta una canción para los choferes emelecistas”, mencionó.

ÉPOCA DE – GARRINCHITA”

Según Larrea, la chispa que encendió su – bombillo” para escribir poesÍ­as fue el maltrato que sufrió Ramón Mayereyer, arquero extranjero al que le decÍ­an la – Ramona”.
Se cataloga como un emelecista de corazón, porque el primer color que observó al abrir los ojos fue el azul, – cuando este muñeco llegó al mapa lo primero que vio fueron los bellos ojos azules de mi madre y de mi abuelita”, refirió.
Después de ser parte del – ballet azul”, Larrea entrenó a los jóvenes de su barrio y formó el club Colón 11 con el que alcanzó por cinco ocasiones el vice campeonato interbarrial.

Marino mercante

En 1952 – Garrinchita” estudió para ser oficial de comunicaciones de la Armada del Ecuador en la Marina Mercante, donde le enseñaron inglés e italiano, – pero desgraciadamente como cosas de la vida un sargento me puso el ojo y me dejó de año”.

Aunque se nota que requiere de ayuda, el – loco” Larrea evadió la propuesta, tal vez por orgullo, pero serÍ­a bueno que alguna institución lo apoye para que esta gloria deportiva, que en los 60 le dio muchas alegrÍ­as al hincha emelecista, pueda vivir decentemente.

La restitución de los servicios básicos, más la ayuda del Municipio en la tala de árboles y evacuación de la basura que hay en el terreno, asÍ­ como instalarle una casita de Hogar de Cristo serÍ­a una buena ayuda para empezar, ¡no les parece!

[email protected]

Escribe tu comentario usando Facebook