fbpx

Boletín oficial : EMELEC adquiere 100% los derechos deportivos de Marlon de Jesús. El joven delantero, Marlon de Jesús, pertenece de forma definitiva a Emelec, luego que el club adquiriera su pase e incremente más su patrimonio deportivo.

Marlon De Jesús creció en el Valle del Chota, jugó un mundial y estuvo en el fútbol extranjero. Hoy en EMELEC es su goleador con 8 tantos, ratificando con creces su contratación.
Marlon de Jesús
El primer contacto con Emelec, del goleador azul, fue en 2010. Ese día le marcó 4 goles jugando por El Nacional.

Marlon De Jesús, viene del Valle del Chota y su máximo ídolo durante su infancia fue Otelino Tenorio(+). Este lugar ubicado en el límite entre Carchi e Imbabura, a 35 Km. de Ibarra y 89 Km. de Tulcán, es la cuna de grandes jugadores ecuatorianos y el sitio donde el goleador azul pasó su infancia.

Nació en Ibarra pero creció en el Valle del Chota. Su infancia fue como la del típico niño de este lugar. Zapatos de lona, la pelota de trapo y las canchas polvorientas.

La pobreza con que vivía la familia De Jesús el pequeño Marlon la disimulaba jugando fútbol, intentando imitar a uno de sus espejos Agustín Delgado.

“Mi infancia en el Valle fue difícil junto a mi familia Mayra Pavón(Mamá), Oscar De Jesús(Papá) y mis hermanos Bryan y Alejandra”, confesaba a inicios de año a la Revista Estadio, en la que fue portada en mayo de 2012.

Cuando cumplió los 9 años en el Valle, El – Tin” Delgado creo la escuela de fútbol. Confiesa que: – Fue algo muy bonito, porque a todos los niños del Chota nos gustaba jugar. Pasí el tiempo y jugaba campeonatos con equipos de Quito. Fue El Nacional que vio mis condiciones y me brindó la oportunidad de empezar a jugar ahí, cuando tenía 13 años. Aprendámucho en el Chota, en la escuela de Agustín Delgado. En El Nacional, con la sub 16, los profesores Gómez y Pinto los aproveché mucho”.

Su equipo era Emelec, pero sus ídolos por esos días, no eran los cracks de las ligas del mundo, la posibilidad de ver los partidos por cable era imposible. Entonces los goles que marcaban Otelino Tenorio, Evelio Ordoñez, Carlos Alberto Juárez e Iván Kaviedes; más las actuaciones de sus coterráneos en el exterior bastaban para admirarlos y tratar de imitarlos, mientras crecía futbolísticamente. – Mi ídolo era Otelino y cuando él se fue a El Nacional me hice hincha de El Nacional, además yo entrenaba ahí. Me dio mucha pena cuando falleció, era un jugador que luchaba y daba mucha alegría”.

Con nostalgia cuenta que desde los 13 años vivió solo en Quito. – Fue una etapa complicada. A veces no tenía para comer ni para el pasaje para ir al entrenamiento. Tenía que caminar unos 25 minutos o de lo contrario pedir para el pasaje. Al regreso era todo más sencillo, porque me regresaba con mis compañeros a dedo. Mi mamá me visitaba cuando podía cada 15 días. Estas dificultades hoy las veo como aprendizaje. Si yo no resistía seguramente no estaría aquí”.

Todo ese aguante lo llevaron a debutar en el fútbol profesional a los 15 años en 2007.

A sus 17 años fue contratado por River Plate de Argentina, luego fue al Grêmio de Brasil, pero no tuvo mucha suerte, pero si ganó experiencia. El 2010 retorna a El Nacional. – No jugué muchos partidos. Recién en 2010 tuve la oportunidad de marcar la mayor cantidad de goles. Ya venía con un poco de experiencia, sino que necesitaba consolidarme”.

Marlon De Jesús, fue considerado en la selecciones sub 17 y sub 20. En esta última, tuvo la oportunidad de clasificar al Mundial de Colombia 2011.

Éste torneo fue una experiencia inolvidable para Marlon, Ecuador clasificó a la segunda ronda, pero perdió con Francia faltando 15 minutos para el final.

Un error arbitral, al no pitar un fuera de juego de Antoine Griezmann, provocó la eliminación de la – Tri”.

“Fue una experiencia hermosa, muchos chicos sueñan con jugar un Mundial. Son etapas y momentos que uno tiene que aprovecharlo al máximo. Además siempre existen las opciones de salir al exterior.

Me ayudó mucho jugar dos sudamericanos y un mundial. He ganado mucha experiencia. Cada año que pasa me siento un jugador más diferente.

Luego del mundial tuvo la posibilidad de emigrar al fútbol de Israel. Cuenta que durante su estadía en el Maccabi Haifa: Estuve solo tres meses, eso me dio mucha fuerza. Lamentablemente me torcáel tobillo allá y me dijeron que no tenía nada y habían pasado 2 meses y me sentía mal”.

El motivo principal de Marlon para retornar a Ecuador, fue consolidarse y que el país lo conozca. – Y lo mejor es jugar en el equipo de mis amores”

En EMELEC se siente muy bien, cuenta que se ha adaptado mucho al grupo, disfruta mucho las bromas de los compañeros. Sobre el plantel de EMELEC que forma parte dice: – La sana competencia en la delantera es bueno para el equipo. Tener un compañero como Luciano Figueroa ayuda mucho. A veces trato de ver algunas cosas que hace él y poder aprenderlas. Son jugadores a los cuales se los debe respetar mucho. Sabes que el que está mejor es el que debe jugar”.

Ahora Marlon De Jesús, es más azul, y así como en su momento disfrutó los goles de Otelino Tenorio, espera seguir marcando esta temporada, con el único objetivo de regalarle la onceava estrella a la hinchada más fiel del País.

JLF
emelecweb.tumblr.com

Escribe tu comentario usando Facebook