fbpx

El entrenador de EMELEC dice que tiene un plantel de obreros. Para Carlos Torres lo más importante será como queda su equipo al final del año.
Hoja de VIDA
Carlos Torres Garcés
Esmeraldeño.
Nació el 15 de agosto de 1951. Jugó en El Nacional, Emelec, Barcelona, Nueve de Octubre y Toluca.

En el Astillero.

‘Palillo’ disputó 21 clásicos por EMELEC y 5 con la camiseta de  Barcelona.

Como técnico.

Fue campeón con EMELEC en 1994 . Dirigió a la Selección del Ecuador.

Fuente : Diario el ComercioEl protagonismo con Emelec, ¿reviven las enseñanzas que le dejó Dusan Draskovic o tiene su sello personal? Soy un agradecido de Dusan porque él marcó nuestro antes y después. Pero, dentro de todo esto está nuestro propio sello. Nos hemos independizado, ahora somos colegas, y siempre estamos conversando de fútbol y de muchas cosas. Hoy estamos evolucionando, no somos personas que estamos anquilosadas a paradigmas.¿Qué le adicionó usted?

Seguimos evolucionando en la parte científica,, pero le hemos dado mucha prioridad a lo humano. Un día entendimos que aquí y en todas partes se trabaja con personas a las que hay que respetarlas, entenderlas, valorarlas y ayudarlas en los momentos necesarios.Este EMELEC 2006 tiene un poco de todo, ¿lo suyo es más táctico o es intuitivo por lo que vivió como futbolista?El fútbol es una mezcla de todo. Empecé a ser entrenador el día que me inicié como futbolista y me incliné a esta labor después que abandoné el balompié activo . Estoy convencido que la vida es un todo. Para un entrenador haber jugado en la alta competencia es una ventaja sobre aquellos técnicos que no jugaron fútbol o que lo hicieron solo como juveniles. ¿Es más útil que el técnico refleje lo que fue como futbolista o se debe someter a las condiciones del plantel?No, hay que someterse a las condiciones y aportar. Una con otra. Ni uno puede venir con una idea y encontrarse con jugadores que no la sienten, ni tampoco puede uno aceptar absolutamente lo que los jugadores traen. Uno tiene que tratar, de alguna forma, ir modificando, la estructura mental, física de los jugadores. A la hora de jugar el fútbol es una mezcla de todo.¿Los equipos con presupuestos modestos pueden llegar a pelear el título?En Ecuador hay ejemplos. No creo que cuando Olmedo fue campeón tenía un presupuesto altísimo. En el mundo ha habido muchos casos. El pagar más no es sinónimo de ganar.¿Por qué aceptó dirigir un equipo con limitaciones económicas y de plantel?Necesitábamos trabajar. No medíamos las posibilidades sino, en ese momento, éramos absolutamente egoístas y solo pensábamos en nosotros. Por eso asumáel reto. Evidentemente confiando en que podíamos hacer algo más de lo que se hizo en años anteriores…Pero, en esas condiciones, ¿no era como lanzarse al vacío sin paracaídas…?Daba la impresión, pero hemos demostrado que no ha sido así…¿Cómo se dio la contratación de los extranjeros?El único que estaba antes era Marcelo Elizaga, con quien, superando ciertos obstáculos, tenemos una relación extraordinaria. Luis Rivera vino a EMELEC porque yo exigáque él venga. Y a los delanteros Luis Escalada y Marco Mondaini no los conocía…¿Y por qué los aceptó?Simplemente porque acepté las condiciones del club que me dijo queremos que usted sea el entrenador pero no tenemos dinero. Acepté eso y cuando vinieron Escalada y Mondaini me bastó verlos 10 minutos y vi que habíamos encontrado un tesoro.¿Cuál es su receta, para tener hoy al EMELEC puntero?Ninguna, solo trabajar, tener mano fuerte para manejar un plantel tan heterogéneo y complicado como éste.A Ud., se lo cuestionó cuando pidió a Armando Paredes y hoy es un jugador decisivo…Quizás hemos tenido razón en eso. Decían que era loco, que no debía meterme con Paredes. De a poco ha ido entendiendo muchas cosas y se ha convertido en un jugador importantísimo. Eso me da miedo porque a veces se confunde y nos causa ciertos disgustos. Pero, de alguna forma, soy como el jefe de familia que tiene que, aprender a convivir con sus, hijos, con defectos y virtudes pero no echándolos, a la calle.¿Paredes es un hijo difícil?No, es un buen muchacho, tiene sus cosas pero hemos sabido comprenderlo y darle calor humano, paternal algunas veces. Eso le gusta a él, esa es su personalidad.¿Al fin tranquilo?Estamos tranquilos pero no nos preocupa la punta. El ser punteros no es algo que nos quite el sueño. Podemos estar primeros o terceros, lo único que interesa es cómo quedaremos al final del torneo.¿Pero sále quita el sueño entrar a la liguilla?Es,nuestra meta primaria. Busco estar entre los seis clasificados a la final. Si después, podemos entrar bonificando mejor todavía.

Escribe tu comentario usando Facebook