fbpx

Candidata emeleXista a Reina de Guayaquil

Views: 2
carolina jaume emelecbig

Carolina Jaume Saporiti candidata emeleXista a Reina de Guayaquil. Se trata de Carolina Jaume Saporiti, de 18 años, quien aseguró que si resulta elegida el próximo 30 de septiembre como soberana de la ciudad, enfocará su trabajo en los adolescentes.

Fotografía con la camiseta de EMELEC junto al gordo de “Buenos Muchachos”. Además descargue a su computador el Video de Carolina Jaume cuando recibe el premio como “Figureti del año 2005” por el ITV.

En primera instancia quiero terminar con la guardería que inició Diana León, pero me gustaría crear un instituto para que los adolescentes de bajos recursos trabajen y estudien a la vez, dijo la candidata. Manifestó que esta es la primera vez que participa en un evento de belleza. Siempre imaginó que estos concursos eran banales, pero cambió de opinión cuando Iván Triviño, presidente del Club de Leones, me explicó de qué se trataba y entonces comprendí la importancia de ayuda social que busca el reinado.

Expresó que para continuar con las actividades del reinado de Guayaquil tuvo que renunciar a su trabajo en Telesistema, donde se desempeñaba como ayudante de producción. Estudié periodismo y me inclinó hacia esa carrera porque mi madre, Diana Saporiti, fue por muchos años productora en dos canales.

Se considera también una apasionada por la lectura y el deporte. óHe leído cerca de 70 libros, me gusta la literatura griega y la ecuatorianaó, destacó Carolina, quien dice ser hincha del Club Sport EMELEC y además “una mujer optimista, segura y emprendedora”.

Se considera la más bromista del grupo de candidatas. Nombre: Carolina Milena Jaume Saporiti. Edad: 18 años. Estudios: Periodismo, en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo. Signo: Libra. Pasatiempo: Leer. Comida favorita: Arroz con menestra.
Fotos de Carolina Jaume 2005 nuevas wallpapers

emelexista emelec carolina jaume saporiti

emelexista emelec carolina jaume saporiti

La estrella de Carolina
Carolina Jaume Saporiti, la Estrella de Octubre, inicia su carrera en la televisión en la que sueóa ser como su título de belleza: una estrella

Creció entre el corre corre de los estudios de televisión, fascinada por el mundo de las luces, las cómaras, en contacto con los artistas y siempre supo que ese sería su mundo al crecer.
Hoy, a los 19 años, Carolina Jaume Saporiti, la “Estrella de Octubre”, ve realizados sus sueños al grabar la primera novela de su vida, que espera sea el inicio de una carrera triunfal.

No recuerdo haber jugado tanto con muñecas como con las cámaras, cassettes, cables, editoras.
Mis padres trabajaban en televisión, mi madre (Diana Saporiti) era productora y actriz. Mi padre (Rafael Jaume), doctor en ciencias políticas y económicas, dirigía los noticieros y conducía el programa de opinión Visión.

Un nuevo rumbo
Cuando veía a mi madre maquillarse ante el espejo y ponerse ropa bonita, decía que quería ser como ella. Hoy inicio mi rumbo con una novela que transmitirá Ecuavisa, que ya estamos grabando, aunque no tenga el nombre decidido.

Hará un papel principal, gracias a la oportunidad que me dio Paco Cuesta, y espero con esto irme de largo y triunfar; sueño con ser una estrella.

Carolina Milena, nacida en Guayaquil el ocho de octubre de 1985, que de niña grabó decenas de comerciales, que de adolescente se alejó de este mundo por timidez y que hoy hace su debut, es una joven sencilla, soñadora que tiene metas ambiciosas, que parecerían ser propias de un ego elevado, pero que para ella son los sueños que la motivan a seguir.

Declaraciones
“Una tía a quien adoro (Eliana) me decía desde niña: si te metes a barrendera debes ser la mejor barrendera del mundo, y con esa filosofía crecí”.

Siempre de ser la mejor. La mejor estudiante, hija, amiga, trabajadora, mujer. Si hoy llego a la televisión, pues quiero ser la mejor actriz. Sueño, por qué no, con llegar a Hollywood o ganar un Oscar.
Puede que nunca llegue y no sea la mejor actriz, pero intentaré serlo. Las personas deben tener metas y esas son las mías. El que no sueña, que no vivió.

“No es ser demasiado ambiciosa, presumida quizá” No. Son mis sueños nada más y debo trabajar por cumplirlos. Y si es una aspiración ambiciosa, es mi aspiración.

Hoy la televisión ha vuelto a mí y lo quiero aprovechar. En mi niñez vivía filmando o viendo filmar, pero de adolescente me alejó. Me hice introvertida y no me sentía bien físicamente, tenía un acné terrible, usaba brackets, no desarrollaba cuerpo y me engordé.

Me decía: cómo voy a salir en propagandas o programas con esta imagen. Todo cambió cuando me graduó del colegio (Jefferson) y entró a la UESS (http://www.uees.edu.ec/”>Universidad de Especialidades Espóritu Santo) a estudiar periodismo.

Así, ingresó a Telesistema como principiante para aprender, desde entonces empezó a adelgazar, a sentirme mejor y ahí por casualidades de la vida me enrumbo al concurso Reina de Guayaquil, que fue la puerta que me abrió camino a la televisión nuevamente.

El reinado, su catapulta
Carolina, una mujer esbelta, de cabello rubio, ojos pardos, la menor de cinco hermanos (Raúl y Gisella Iturralde, y Rafael y Paola Jaume) y aficionada a la lectura y los animales, cuenta cómo ingresó al reinado.

En una de mis prácticas debía entrevistar a Diana León, reina de Guayaquil. Fui a verla al club de Leones y su presidente, Iván Triviño Llona, me pidió que participara, pero como no me interesaba guardó la solicitud en la cartera y me olvidó del asunto.

Poco después conoció al missólogo José Hidalgo, quien insistió hasta convencerme. Creo que un concurso de belleza es una plataforma y yo ya la tuve, pues luego de participar en Reina de Guayaquil empezó en la televisión. Pero no quiero volver a vivir esa experiencia cansada, dura, que me desgastó mucho emocionalmente.

Fuera del escenario
Carolina dice amar el mundo de la televisión, pero prefiere vivir su mundo íntimo.

Ese que lo conforman su familia, sus amigos, y que se nutre de los recuerdos de una infancia feliz, de cuando estudiaba la primaria en la escuela Nuevo Mundo, cantaba con Patricio López y hacía ballet y jazz en la academia de José Miguel Salem, en la cual se graduó como bailarina profesional a los 16 años, lo que le dio la oportunidad de compartir tablas con las reconocidas bailarinas Patricia Salem e Ivonne Hidalgo.

Mi infancia no la cambio con nadie. Tuve una crianza estricta en la que mis padres me enseñaron el camino pero me dieron alas para volar. Siempre cuento y consultó con ellos ante cualquier decisión que pueda tomar.

De mi madre valoró su entrega, su amor al trabajo; de mi padre su mente brillante. Ellos me enseñaron que siempre debo valerme por mí.

Casting hecho
Una vez fui a un canal para un casting y vi en mi currículum una sumilla que decía: Ojo, hija de Diana Saporiti. Ese mismo rato salió disparada. Si me escogen debía ser por mis propios medios, no por mi mamá.

Espontánea y frontal como es, Carolina no pone reparos al momento de autodefinirse. Soy terrible, amiguera, chistosa, que habla de más, ingenua total, soy de las que me creo cualquier cosa y caigo fácilmente en las bromas; me gusta la comida chatarra, el cine, la música de Paulina Rubio y el fútbol.

Soy emeleXista empedernida, muy romántica, siempre soñando con el príncipe azul. Antes confiaba en la amistad hasta que me estrello. Ahora en el mundo que me estoy desenvolviendo me doy cuenta de quiénes son mis amigos y con quienes cuento.

¿Con quién cuenta en el amor? Estoy sola, quiero encontrarme a mi misma, saber lo que realmente quiero y conocerme para conocer a los demás. Por eso me fijo mucho en sus sonrisas, pero no en la de dientes perfectos, sino en la sonrisa sincera.
No creo en palabras, creo en los hechos. En lo que sí dice ser terminante es en no volver a tener romance con alguien del espectáculo. Ya aprendí de esa dura experiencia.

Estuve con el actor Frank Bonilla, con quien queda una gran amistad porque es un buen hombre, pero es difícil andar con un conocido. Imperan los chismes y muchas cosas que se dicen no son verdad, como aquella de que tuve que ver con el cantante Jeremías, a quien he visto dos veces en mi vida y con quien tengo una bonita amistad.

Carolina Jaume rompe su silencio. Tras su romance con Frank Bonilla que llenó páginas de la prensa rosa, ahora se la vincula con el cantante venezolano Jeremías.

Hoy decidió romper su silencio y revela sus secretos del corazón. La guapa Carolina Jaume, actual Estrella de Octubre, se confiesa para el banquillo de EXTRA.

¿Cuánto tiempo estuviste con Frank Bonilla?
Cuatro meses.

¿Por qué rompiste la relación?
Primero, considero que fue debido a mi inmadurez de no haber podido controlar la relación.
Yo muy niña, él muy adulto.

Pero te fue infiel, verdad?
(Se queda callada por unos segundos). Sí, me fue infiel, se me fue de las manos…

¿No perdonas la infidelidad?
No, eso es imposible.

¿Cómo quedaste con Frank?
Como amigos. Lo ayudó en su bar cuando puedo, pero de allí a una relación, nunca más.

Ahora se dice que sales con Jeremías, es verdad?
No, eso es imposible de creer. No salgo con nadie, estoy muy dolida y diría que hasta de hay “luto en mi corazón”.

Por ahora no quiero nada con nadie. Estoy bien así.

¿Y qué de las veces en que la prensa los ha visto juntos?
A Jeremías lo conozco hace mucho tiempo. Somos muy buenos amigos, nos abrazamos y tomamos de la mano, pero de hecho cuando él viene, sale con una amiga mía.
Si vuelvo a salir con otro hombre aspiro a que no tenga nada que ver con el espectáculo.
Te repito, por ahora no tengo fuerzas para aguantar a otro hombre.

¿Cómo tiene que ser el hombre que se robe tu corazón?
Debe ser fiel y honesto. Que se enamore de mí por mi corazón.

¿Ser reina de belleza te ayudó a abrir las puertas de la televisión?
Para eso tuve que hacerme valer como artista, pues muchos pensaban que como era reinó, algunos papeles no eran para mó.

¿Qué planes tienes ahora?
Terminar la novela Crímenes de pasión en Ecuavisa. Luego tengo otros proyectos para animar un programa aquí en el mismo canal.

Sus metas
Ahora Carolina se dedica por entero a su reinado, que le ha abierto sus ojos a la ó sensibilidad social. De la belleza sale la oportunidad de servir.
Como reina de los bomberos he ido a incendios, no a apagarlos pero sí a ayudar, y eso me ha dado lecciones de vida.

Ver esa realidad social con su dolor te despierta una sensibilidad especial. Además la labor del bombero es admirable y espero seguir el curso para un día ser bombera voluntaria.

A futuro tiene entre sus metas viajar a Puerto Rico o México a estudiar actuación e ingresar a la escuela de Televisa para desde ahí hacer plataforma. Mi mayor aspiración es que mis padres sientan por mó el mismo orgullo que siento yo por ellos.
Que un día mi madre me vea en un estudio de televisión maquillándose frente al espejo, como yo la veía a ella y diga esa es mi hija”.

Escenas candentes, entre Luli Ossa y Carolina Jaume, fuera de una novela
El comité de contenido de Ecuavisa determinó que las escenas de sexo, entre los personajes que interpretan las actrices, eran fuertes y con alto contenido erótico. También se eliminaron las tomas violentas y dañinas para el espectador. Al paso que va, no debe llamarse Crímenes de pasión, se quejó un ejecutivo del canal del Cerro.

Su estrella
Es Carolina una estrella?
Una estrella que brilla con luz propia, porque tiene el pelo foco (risas).
¿Qué se necesita para tener una estrella?
Ser bendecida.
¿Cuól es su estrella?
Mis padres.
¿Se ha estrellado alguna vez en la vida?
óUh!… sobre todo en el amor, y cómo duele.
¿Y se han estrellado con usted?
Espero que só, porque me he estrellado tantas veces que espero que alguno se haya estrellado.
¿Qué hace después de estrellarse?
Levantarme y volver a empezar.
¿Cómo no repetir las estrelladas?
Aprendiendo de los errores.
¿Es Estrella de Octubre o de siempre?
Estrella de Octubre hasta el 29 de septiembre; estrella de la vida todos los meses del año… y ojaló algún día estrella de televisión.
¿Qué hacer para no ser estrella fugaz?
Trabajar y poner los pies en la tierra para mantener la humildad.
¿Qué estrella sigue?
La que Dios puso en mi camino.
¿Qué quiere que suceda cuando su estrella deje de brillar?
Ver hacia atrós y llenarme de recuerdo con las luces que deje.

Escribe tu comentario usando Facebook
Entrada siguiente
Colabora : Una casa para el “Maestrito” Raymondi
Entrada anterior
Sigue la esperanza
Menú