fbpx

Entramos a la recta final del torneo ecuatoriano y con un panorama difícil EMELEC no se da por vencido y está decidido a dar todo por el Tricampeonato. Y es que el triunfo contra Barcelona fue más allá de unos simples 3 puntos. Es la última inyección de oxígeno cuando todas las cartas están sobre la mesa.

Exigente para el bombillo

Luego de un año extremadamente exigente para Emelec, en donde ha tenido que enfrentar varias competencias: campeonato nacional, copa libertadores, copa sudamericana y adicionalmente aportar con su plantilla para la selección nacional, se presenta la instancia final del campeonato como la última oportunidad para buscar alcanzar al menos uno de los objetivos impuestos: el TriCampeonato.

El panorama que se le presenta a EMELEC no es fácil: entró en una curva de rendimiento decreciente desde el mes de agosto y mientras tanto su rival directo en una curva de rendimiento creciente.

Y es que EMELEC se encontraba puntero y al parecer se perfilaba como el indiscutible favorito para ganar la segunda etapa, mientras que el primer finalista LDU empezó muy irregular la segunda etapa. Sin embargo desde su clasificación a la segunda fase de la Copa Sudamericana, EMELEC empezó a decaer en la eficiencia de su juego que ha hecho que pierda algunos puntos vitales de local.

Patio loco

Mientras tanto LDU ha sido casi invulnerable considerando que sus rivales de patio poco o nada ha sabido hacer para por lo menos complicar un poco su desempeño. Por tanto LDU ha tomado la punta del torneo y se perfila como candidato fijo a ganar el campeonato de manera directa.

A pesar del escenario difícil que se presenta EMELEC no se da por vencido y retoma su ruta por el Tri-Campeonato a como dé lugar. Y es que ahora ya no hay otras competencias pendientes y ya las cartas están sobre la mesa. Se realizó una digna participación en las competencias internacionales (4tos de Final en la Copa Libertadores, luego de 20 años y 8vos de Final en Copa Sudamericana, siendo eliminado únicamente por el gol de visitante), sin embargo ya quedaron atrás y no existe para EMELEC otro argumento en contra para desviar la atención al torneo nacional. Ni siquiera el hecho de que el club no esté jugando en su propio estadio y esto haya afectado el rendimiento.

La hinchada de EMELEC está ansiosa y no pierde las esperanzas de por lo menos llegar a la final. Por esa razón en esta instancia poco a poco va valorando menos si el equipo llega a recuperar la vistosidad del juego de EMELEC o si el despliegue ofensivo es el de antes. Lo importante a estas alturas es tratar de conseguir los puntos necesarios para alcanzar a LDU y lograr la clasificación a la final. Allálos partidos son de ida y vuelta y no estará nada dicho.

El festeja el triunfo del clásico como un gran logro para la coyuntura actual en donde sólo un impulso anímico tan grande puede hacer recuperar a EMELEC las fuerzas para poder alcanzar el objetivo de ganar la etapa. Ahora sólo queda aprovechar este momento anímico y volver a la senda del triunfo para conseguir tan ansiado objetivo.

Por: Giovannotti
https://twitter.com/Jioluc

Escribe tu comentario usando Facebook