Che Perez : El número uno

0
2143
captura de pantalla a las
che perez : el número uno

EL NÚMERO UNO. (por Fernando Flores Gallardo) Lo conocí­ hace más de veinte años en la tribuna del Estadio Chirijos de Milagro. Llegó repartiendo pitos e incentivando a los EMELEXISTAS que se unan a su grupo.

Siendo un niño me llamó la atención su voz ronca y su vestimenta: cintillo, camiseta azul con la banda ploma, pantaloneta ploma y polines azules, de no ser por la edad, pasaba los 40 años, yo hubiera creído que era un jugador de EMELEC.

Un partido intranquilo de jugadas

Le pregunté a mi papá ¿quién es ese señor?, y me contestó ese es el Che Pérez, sonreí­, por fin conocí­a personalmente a la leyenda, al hincha número 1, al representante de todos los azules. Le dije a mi padre que nos sentemos con ellos y siendo un niño me fue fácil conseguirlo.

Confieso que seguí­ muy poco el partido, que mi se centró en seguir al Che Pérez, lo veí­a moverse, gesticular, gritar más que todos los que estaban en el estadio y hacer gritar a los demás. No recuerdo cuánto quedó el partido, pero en mi memoria quedó imborrable el sentimiento de amor que genera EMELEC y que se personificaba en el Che Pérez.

Hoy el Che ya no nos acompaña fí­sicamente, sin embargo su memoria sigue presente cada domingo sea donde juegue EMELEC porque un amor como aquel traspasa cualquier frontera, a él le queda mejor que nadie lo que hoy cantamos en los estadios del país: «Ni la muerte nos va a separar, desde el cielo te voy a alentar«.

Fernando Flores Gallardo

Eduardo «Che» Perez Valarezo :

Octubre era un mes de celebración para Eduardo Pérez Valarezo. Hace 33 años, el día 9 de ese mes -junto a Franklin Ruilova y Fernando Temoche (+)-, fundó la Barra Azul para apoyar al club de sus amores, Emelec. Y desde 1935, cada 13, celebraba su cumpleaños.

Hoy su familia y amigos recuerdan al padre, al hincha, al hombre perseverante que el 6 de abril del 2002 dejó un vacío, pero también grandes lecciones que jamás olvidarán.

Porque el Che fue sinónimo de entrega. Su hija mayor, Jacqueline, recuerda cómo – hace 36 años“ en un lugar de 16 metros cuadrados abrió la distribuidora San Eduardo, que hoy es uno de los negocios de materiales de construcción más grandes de Guayaquil.

Pero ella también tiene en su memoria al hincha de EMELEC que no solo veí­a al equipo de fútbol. «Yo era pequeña cuando mi papá me llevaba a apoyar al equipo, pero él no solo gustaba de ver goles también le agradaba el boxeo, el béisbol, el básquet. En todos los lugares donde estaba Emelec, allí­ llegaba el Che«, cuenta.

La frase más recordada

Lorena, otra de las hijas de Pérez, también evoca la pasión de su progenitor. La frase que más recuerda de él, es: «Yo celebro las derrotas, porque siempre dejan lecciones«. Dice que así­ contestaba cuando alguien intentaba recordarle que EMELEC había perdido.

Ese es el sentimiento de las hijas de Pérez, en cuya oficina se conservan todos los recuerdos (trofeos, fotografí­as, recortes de diarios, etcétera) que él a lo largo de su vida acumuló y puso en las paredes que hoy lucen totalmente azules. Tal como las sillas del lugar, que tienen plasmado en el espaldar el escudo del equipo millonario.

Mañana se cumplirán seis meses del fallecimiento del Che Pérez, por tal motivo sus hijos y su esposa, Sonia Zambrano, ofrecerán – desde las 10h00“ una misa de réquiem en la iglesia La Merced, ubicada en Ví­ctor Manuel Rendón y Pedro Carbo.

Facebook Comments