fbpx

Esta tarde (16:30), en el estadio Capwell, no solamente estarán al frente las divisas más populares de Ecuador, jugando el partido más representativo del fútbol ecuatoriano. Aparte de esto, en EMELEC y Barcelona, forman 8 jugadores (cuatro por cada lado) que hace tres semanas le dieron a Ecuador su tercera clasificación a un Mundial.

Por el lado del dueño de casa, están Gabriel Achilier, Óscar Bagüí, Pedro Quiñónez y Enner Valencia. De todos ellos, Achilier y Quiñónez son los que más clásicos registran en su cuenta personal: 13, todos jugados con la divisa azul. Casualmente, ambos jugadores quedaron fuera del tramo final de las eliminatorias por lesiones. Enner Valencia, uno de los jugadores claves para el técnico Reinaldo Rueda, cuenta con 8 participaciones ante el tradicional rival del cuadro eléctrico.

Clásico del Astillero 201
Valencia da gracias por el voto de confianza a los técnicos Reinaldo Rueda y Gustavo Quinteros por su buen momento. Y reconoce que enfrentar a sus compañeros de la Tricolor en el clásico “es especial porque nadie quiere perder”.

El volante Óscar Bagüí cree que consagrarse en el once titular de Quinteros fue la clave para ganarse la confianza de Rueda. Ahora sueña con estar en la lista del DT de la Tricolor para ir al Mundial y para que su año sea perfecto conseguir la estrella 11 con el ‘Bombillo’.

Bagüí tiene 9 clásicos por EMELEC y 7 por el cuadro ‘torero’. Precisamente por su pasado, el lateral sufrió la subutilización de los hinchas amarillos que el 14 de agosto pasado fueron al Monumental a ver el partido de la Tri con España.

Por el lado visitante, el meta Máximo Banguera, suplente de la Selección, es quien más ‘derbis’ registra en todo este grupo: 18. De ellos, ha salido ganador en 5, empató en 9 y perdió 4. Con 13 clásicos (9 en EMELEC y 4 en Barcelona), Michael Arroyo es otro de los experimentados en esta confrontación.

En cambio, la historia de Juan Carlos Paredes (3) y Frickson Erazo (7) es relativamente reciente en duelos de este tipo. Sin embargo, igual saben el peso que tiene el Clásico dentro del ánimo de la gente. Por ejemplo, Erazo cree que llegar a Barcelona no solo fue la consolidación de su carrera, sino también le permitió ganarse el puesto en el once nacional.

Todos estos jugadores tienen historias comunes. La más recordada es el impasse público que tuvieron Banguera y Quiñónez en el clásico del pasado 4 de agosto. Días después, se juntaron en la Selección y arreglaron diferencias.

Escribe tu comentario usando Facebook