Clasico del Astillero en la decada de 1950

0
1652

Dos glorias del Astillero hablan de los primeros juegos en el Capwell. Recordando esos Clásicos. Jorge Delgado Guzmán y Jaime Ubilla Morán fueron parte del Barcelona y EMELEC de la década del cincuenta, cuando sus equipos ganaron por primera vez en un clásico en el torneo profesional. Delgado estuvo en el triunfo del 8 de septiembre de 1951 y Ubilla en el del 13 de octubre de 1954. (Diario el Universo )

Aún están presentes en las memorias de Jorge Delgado Guzmán y Jaime Ubilla Morán aquellos Clásicos del Astillero que jugaron en el estadio George Capwell por los campeonatos locales en los que ambos salieron triunfadores sobre su tradicional hermano de barrio, en compromisos distintos.

Delgado alineó en el Barcelona en aquel Clásico del sábado 8 de septiembre de 1951, donde por primera vez los del Astillero se medían en el Capwell en un juego en la época profesional. Como arquero del equipo torero evitó que los delanteros eléctricos anotaran en los primeros minutos. Al final ganaron 3-1.

Mientras que Ubilla fue defensa de EMELEC en un Clásico que se disputó el 13 de octubre de 1954 y en el que por primera vez los azules pudieron derrotar a Barcelona en el Capwell. El resultado fue 2-0.

Ambos saben lo que es estar en un partido como el Clásico. Ellos lo vivieron en una época en la que el profesionalismo comenzaba, pero se actuaba con espíritu amateur. «No se jugaba por el dinero sino por el honor y las ganas de triunfar sobre su rival», rememora Delgado, quien actualmente tiene 75 años y administra la Fundación Carlos Ycaza, dedicada a formar a los futuros tenistas.

Fue la figura
Aquella noche del 8 de septiembre de 1951, Delgado evitó que en los primeros diez minutos le anotaron al atajar tres disparos directos al arco.

Delgado tenía 20 años y entonces era la promesa canaria, según la prensa deportiva de ese año. En aquel compromiso contuvo los remates de los argentinos Luis Massarotto, Óscar Cucumerli y Orlando Larraz. Incluso una chilena de este último pegó en el palo.

Pese a que EMELEC dominaba, fueron los toreros los que se pusieron en ventaja. A los 35 minutos anotó Guido Andrade luego de recibir un pase de José Jiménez, quien había superado a la zaga eléctrica.

Para el segundo tiempo, los amarillos fueron más efectivos a la hora de concretar. Jiménez puso dos goles más y Larraz el de honor de los azules para una victoria que, según cuenta Delgado, fue tomada con calma por la hinchada del bombillo.

El ex guardameta recuerda que jugó en total 18 Clásicos, y de esos asegura que debió haber perdido uno o dos.

El también ex comentarista deportivo por 28 años evoca que días previos a un partido clásico se descansaba más y se evitaba algún tipo de fiesta para llegar bien al juego.

Una lesión en las rodillas a causa de un choque con un rival en un clásico de 1955 le truncó la posibilidad de seguir en el arco torero, pero no lo alejó del fútbol. Fue preparador físico de ambos equipos del Astillero durante 14 años.

Delgado dice que para el Clásico de hoy EMELEC está mejor en lo técnico y en lo físico, pero que Barcelona tiene jugadores con más experiencia y que aquello pesará en este duelo en el Capwell.

Triunfo de los azules
En 1954, EMELEC y Barcelona se enfrentaron dos veces por el certamen de Guayaquil. El primer compromiso finalizó empatado a 2 y el segundo significó el primer triunfo de los eléctricos en su estadio en el naciente profesionalismo.

El 13 de octubre de ese año, EMELEC venció 2-0 con anotaciones de Mariano Larraz y José Vicente Balseca. Según la crónica de este Diario sobre ese encuentro, los azules fueron más y por eso merecieron la victoria.

«Cuando tocaba jugar con Barcelona, todos sabíamos que era un partido donde se luchaba y se sudaba para no perder«, recuerda Ubilla.

El ex defensa actuó diez años en el club, al que llegó en 1951 por invitación de Otón Chávez, quien en aquella época ya era parte de la institución azul como futbolista.

Ubilla, también ex dirigente del cuadro eléctrico (fue parte de la comisión de fútbol a finales de los setenta) no señala un posible triunfador para este nuevo Clásico.

«Como emelecista quiero que gane mi equipo, pero no será fácil ante este Barcelona que tiene buenos jugadores», refirió Ubilla, quien no se atreve a dar un resultado.


Jaime Ubilla Morán, ex zaguero de Emelec, con una camiseta que usó en la década del cincuenta. Él jugó en octubre de 1954, cuando lo azules ganaron su primer clásico profesional.


Jaime Ubilla (atrás, el quinto desde la izquierda) integró el equipo de EMELEC que fue campeón del torneo nacional de fútbol de 1957. Fue parte del primer campeonato que ganó.


Jaime Ubilla conserva la camiseta de EMELEC (i), Jorge Delgado (d) tapó para Barcelona en el partido del 8 de septiembre de 1951.

Facebook Comments