fbpx

Clasico del astillero : hace 65 años se jugó el primer encuentro.
Barcelona y Emelec: jugaron por primera vez hace 65 años; y hace 60 se lo llamó Clásico del Astillero.

El duelo más tradicional del balompié ecuatoriano, el que disputan Barcelona y Emelec, celebra en la temporada 2008 dos aniversarios que representan hitos en la historia de este partido: 65 años del primer juego y seis décadas de haber sido bautizado como Clásico del Astillero, por Diario EL UNIVERSO.

Fundación

La fundación de ambos clubes tuvo un origen barrial común; uno, Barcelona, nació en una esquina de la Escuela Modelo Nueve de Octubre (aún en funcionamiento, en Eloy Alfaro y Francisco de Marcos), en 1925; y el otro, Emelec, en las instalaciones de la Empresa Eléctrica del Ecuador (Eloy Alfaro y Portete), en 1929.

Pese a ese antecedente, la mecha del polvorí­n de pasión futbolera que ahora identifica al choque entre canarios y millonarios no estaba encendida en 1943, cuando se midieron por primera ocasión. El encuentro:  entre hermanos de barrio no era todaví­a un clásico.
El sábado 21 de agosto de 1943, este Diario anunció: – Mañana se inaugura la temporada oficial del fútbol de la Federación Deportiva del Guayas”. Y agregó: – En esta reunión se enfrentarán EMELEC con Barcelona y Panamá con Estrella”.

Toreros

Nunca antes toreros y eléctricos habí­an actuado al mismo tiempo en la Serie de Honor del fútbol provincial. Tampoco existí­a rivalidad ni atractivo. Lo confirma la información sobre la jornada: “No hay un partido de singular expectación, de raro colorido, en la reunión inaugural del fútbol federativo en el estadio Guayaquil (ahora llamado Ramón Unamuno)”.

La hora del capí­tulo inicial de la leyenda llegó a las 08:30 del 22 de agosto de 1943. Bajo las órdenes del árbitro Carlos Rivera, Barcelona alineó a Jaime Icaza; Juan Borjás y Luis Jordán; Urbino Rojas, Carlos León y Federico Muñoz Medina; Jerónimo Murillo, Pedro Villalta, José Jiménez, Juan Alvarado y Alejandro Garcí­a.

Emelec formó con: Ulpiano Arias; Jaime Roura y César Alvarado; Sánchez, Martí­nez y Moreira; Segundo Morejón, Pedro Nevárez, Rodrigo Cabrera, Cristóbal Salazar y José Silva.

Declaraciones

“Barcelona ganó a EMELEC por 4 a 3”, dijo:  El Mayor Diario Nacional, que calificó el juego como el “de los postes, ya que como nunca fueron múltiples las ocasiones en que los pelotazos de los delanteros de EMELEC se:  estrellaron contra los postes y el travesaño”.

La crónicas registran que Jiménez hizo dos goles:  canarios y que Nevárez marcó uno de los tantos azules. También que Emelec,:  en el minuto final por un “error inesperado:  del arquero” Arias,:  le permitió a Villalta conseguir la anotación que acabó con:  el empate a 3.

Un empate

El enconado antagonismo esperaba una chispa para encenderse. Sucedió poco después. Mientras Barcelona daba tumbos y no podí­a:  consolidarse como un cuadro competitivo, EMELEC se afianzaba como un club poderoso. En 1945, los eléctricos ya tení­an estadio (el Capwell), piscina, cancha de básquet y con su chequera “millonaria” en 1948 ficharon a un futbolista foráneo, el gaucho Omar Cáceres, hecho insólito para la época.

Los canarios, por contraparte, tení­an:  pocos bienes materiales y sin extranjeros en su plantilla. Los ingredientes para el desarrollo de la ardorosa rivalidad estaban dados. Y luego de varias contiendas candentes que incrementaron la popularidad de Barcelona y Emelec, la afición guayaca empezó a radicalizar su simpatí­a y antipatí­a por cada bando. Era ya un partido que generaba pasiones, pero no tení­a nombre.

Duelo

En 1948 el duelo:  fue denominado como hoy se lo conoce, por iniciativa de este Diario.: :  Así­ lo reflejó la edición del:  miércoles 1 de septiembre, dí­a de un cotejo: “Este partido, que es el Clásico del Astillero, será del mismo modo la confrontación de dos de las cartas más bravas del fútbol porteño”.

En esa fecha EMELEC venció 3-0, pero:  la revancha ocurrió 20 dí­as después y:  Barcelona goleó 5-1.:  Luego se dieron:  batallas,:  no solo en:  la cancha, que hicieron crecer la rivalidad.

En el Clásico del 12 de mayo de 1949 hubo incidentes en las tribunas del Capwell, a raí­z de un angustioso empate a 3 de Emelec. Barcelona ganaba 3-0, pero:  después de un apagón:  los azules igualaron. Un grupo de hinchas amarillos apedrearon la sede de la Empresa Eléctrica para “vengar” el apagón.

El Clásico habí­a nacido y pronto rebasí los lí­mites de Guayaquil hasta convertirse en el juego más importante y representativo de Ecuador.

: Caricatura – Deportes al dí­a”, publicada en este Diario el viernes 3 de septiembre de 1948, por la victoria eléctrica 3-0 en el primer juego realizado bajo el nombre de Clásico del Astillero.

Escribe tu comentario usando Facebook

Emelec emelexista pagina oficial