fbpx

( Por: Diplomático Azul )

Como no puede ser de otra manera, ahora uno se topa con reseñas y noticias que se refieren a un supuesto “Nuevo Clásico” a jugarse entre dos equipos de la capital. Este periodismo que busca un espacio para sus equipos favoritos no solo intenta desviar la atención de sus lectores sino también, indirectamente, trata de dar mayor protagonismo e importancia a equipos que históricamente están muy lejos de los del astillero.

Culpo a ese periodismo de pretender borrar la historia y de tratar de construir una nueva. La historia está ahí­ y se basa en hechos comprobables como, por ejemplo, logros, tí­tulos, edad, hinchada, etc. Existe una evidente intención de querer relegar lo que en muchos años han realizado los equipos de Guayaquil simplemente porque hay un equipo al que le ha ido muy bien durante la última década y otro que está puntero en estos momentos.

Solo uno

Los clásicos no se designan por votación ni por las coyunturas. Los clásicos tienen un proceso que abarca muchos años y muchas consideraciones. Por eso en todo paí­s existe un solo clásico, el partido más importante, aquel que mueve a un paí­s entero y no solo a una ciudad, aquel que llena las expectativas y que acapara toda la atención. Es un partido necesario para un campeonato, necesario para llenar estadios y que constituye una verdadera medición de poderes.

Boca-River, Flamengo-Corinthians, Real Madrid-Barcelona, Arsenal-Tottenham, Milan-Inter, Colo-Colo- Universidad Católica, Alianza-Universitario, entre otros, no son partidos creados porque a alguien le gustó, son encuentros que, a través de los años, se han alimentado de muchas circunstancias y hechos y que logran captar las expectativas de toda la población.

No hay debate

Me pregunto si los hinchas de los equipos del astillero prestamos la misma atención a los partidos entre los equipos capitalinos que los hinchas de estos equipos prestan al EMELEC-Barcelona? Yo creo que no. Ninguno de los del astillero ha dejado de ser campeón por más de 40 años y ninguno se ha salvado de la segunda categorí­a por sorteo.

Entonces, ningún otro partido será clásico por más que traten de inventarlo, rediseñarlo, agregarle cualquier otra cosa o aprovecharse de una que otra mala racha, pues aún cuando los del astillero están mal, el clásico sigue siendo el partido más visto y el que más gente lleva al estadio.

Por algo será. Los del astillero tienen las hinchadas más grandes del paí­s, así­ salga un dirigente de aquellos a pretender negarlo. Los hechos hablan por si solos. Clásico sólo hay uno, EMELEC-Barcelona, el resto han sido, son y siempre serán partidos comunes y corrientes.

A las puertas de un nuevo clásico, preparémonos para apoyar a nuestro equipo.

Será una prueba de fuego, más que las otras. Es la revancha que estábamos esperando.

Vamos Bombillo.

Escribe tu comentario usando Facebook