Todos hemos crecido viendo máquinas tragamonedas en bares y salones de juego. Se trataba de dispositivos mecánicos aleatorios sobre los cuales existía el rumor de que se podían “trucar” para obtener grandes premios. Sin embargo, las slots que podemos encontrar en todos los casinos online del mundo funcionan de manera muy diferente. ¿Cómo exactamente? Aquí lo vamos a explicar.

RNG y RTP, los dos conceptos clave

Evidentemente, detrás de las mejores tragamonedas online en casinos no hay ninguna máquina física. Lo que se esconde es un software, es decir, un programa informático capaz de producir decenas de millones de combinaciones aleatorias por segundo.

Este software recibe el nombre de RNG (“Ramdom Number Generator” o “Generador Aleatorio de Números”). Originalmente, fue desarrollado por un profesor del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y, hoy en día, está equipado en todas las slots del mundo.

Este programa garantiza que el funcionamiento de la tragamonedas es aleatorio e indescifrable. El motivo es simple: en la selección de las combinaciones solo influye el azar. Sin embargo, no lo hace de cualquier manera, ya que ello podría significar que nunca se diese un premio o que se otorgase de forma constante.
Por este motivo, el RNG es programado en base a un concepto llamado “Hit Frequency” o “Frecuencia de Pago”. Lo que establece es cada cuánto tiempo el programa creará una secuencia ganadora. Eso sí, no lo hace de forma repetitiva.

Ponemos un ejemplo. Imaginemos una slot cuya frecuencia de pago determina que ha de entregar 10 premios cada 1000 giros. Obviamente, no dará uno cada 100 tiradas, ya que eso sería fácilmente predecible. Puede dar uno en el giro 17, otro en el 250, etc.

Esto nos lleva a hablar directamente del otro concepto clave que hemos citado. Es el RTP (“Return To Player” o “Retorno al Jugador”). En concreto, especifica el porcentaje de la apuesta que el jugador obtendrá de vuelta.

Por ejemplo, una tragamonedas con un RTP del 95 % indica que, por cada dólar que apueste el jugador, recibirá 95 centavos de vuelta con seguridad. Ese 5 % es el margen de ganancia que se queda el casino.

¿Quiere decir esto que si un jugador apuesta un dólar y pierde obtendrá automáticamente de vuelta esos 95 centavos? Como es obvio, no. Ese porcentaje es un cálculo probabilístico que se combina con la frecuencia de pago. El casino puede garantizar que si, sigue apostando, llegará un momento en el que recupere el 95 % de su inversión total, pero no decirle exactamente cuándo sucederá eso, ya que ni el propio programa lo sabe.

Un sistema absolutamente invulnerable

En definitiva, los generadores de números aleatorios han cambiado el sector de las tragamonedas. Ahora, gracias a estos programas informáticos, es posible crear slots totalmente impredecibles, pero que a la vez garantizan la recuperación de un porcentaje de la apuesta. Esto permite a los jugadores seleccionar aquellos juegos que se adaptan mejor a sus gustos en función del riesgo que quieren asumir.