Con amor propio

0
732

EMELEC clasicodelastillero» HREF=»http://emelexista.com/wp-content/uploads/2007/09/sevilla_carlos_clasico.jpg»>( por Fernando Flores Gallardo )

Ganamos el partido que no podí­amos perder, el cómo se ganó es lo de menos, lo ganamos y con uno menos, con amor propio apelando a la evidente mejora en la zona defensiva y sobretodo a la seguridad del gran Marcelo.
Elizaga estuvo impecable, él sabí­a que después del gol de Ladines el triunfo estaba en sus manos y atajó todo lo que llegó al arco, ordenó a su defensa y corrigió los errores de la misma. Cada vez más í­dolo, cada vez más grande, sólo le falta ganar un campeonato para estar a la altura de Eduardo Garcí­a y Ramón Maggereger, los dos mejores arqueros de la historia del Ballet.

La jugada del gol es espectacular, el toque de Juárez al callejón para Fernández es digno de mencionar, con ese toque puso a dos jugadores en posición de gol, y la definición de Ladines es magní­fica, cuando todos esperábamos el cañonazo la tocó suavemente con el borde externo y la colocó pegada al poste, creo que se engañó hasta él mismo con esa jugada.

La injusta expulsión de Fernández cambió el partido, once contra once estábamos más cerca del segundo que ellos del empate, pero un horror arbitral nos dejó con uno menos y le tocó a Sevilla apelar a sus años de experiencia en el fútbol para enfriar el partido en los momentos justos y lograr el triunfo que nos permite estar en la zona de clasificación a la Liguilla Final.

Los que mucho hablaron luego del Clásico en el Capwell se fueron calladitos y corriendo. Me dio gusto verlo a Juárez celebrar con la hinchada el triunfo, como un juvenil saltaba y besaba la camiseta, ese beso que simboliza un amor eterno e incondicional de él para EMELEC y viceversa, porque en la historia del Club más querido del paí­s el «Cuqui» tiene escrito su nombre junto a los grandes de todos los tiempos.

Facebook Comments