fbpx

La obra, que empezó los últimos días de enero, dotará a Guayaquil de un escenario deportivo moderno y seguro. En 1988, gracias a la iniciativa del arquitecto Luis Manuel Valero Brando y con un capital social de 800 000 sucres, se fundó la Constructora Valero S.A. La empresa se dedicaba al diseño, construcción y comercialización de proyectos que se realizan en Guayaquil y en otras provincias del país. Con 27 años de trayectoria ha alcanzado un espacio privilegiado dentro del sector, con la construcción de urbanizaciones, viviendas, edificios de uso habitacional, comercial, educacional y deportivo, así como con fábricas y galpones industriales. El arquitecto guayaquileño Luis Valero Brando nos atiende en su oficina en el edificio Plaza Center, ubicada en Kennedy Norte. El principal tema de conversación es la demolición de la ‘vieja’ tribuna San Martín. Ahí se realizarán los trabajos de ampliación del estadio del Club Sport Emelec, el George Capwell, de 23.000 a 40.000 espectadores. La hinchada de EMELEC ha esperado durante muchos años esta última ampliación. ¿Qué tendrá de nuevo este escenario? Todo hincha de EMELEC debe estar contento porque el estadio se va a rejuvenecer totalmente, será una joyita simpática en el sector. Una obra realizada por el fallecido arquitecto Ricardo Mórtola con una moderna circulación vertical y horizontal. Ante todo el emelecista se va a sentir orgulloso de su estadio. Ricardo Mórtola hizo los diseños del estadio. ¿Cómo fue su relación con él? Fuimos amigos desde que éramos jóvenes (desde los 18 años de edad), con él trabajé en la construcción del estadio Monumental de Barcelona (1987), además en la reconstrucción de la primera etapa del Capwell (1991). Bueno, ahora estoy ayudando a que se termine el diseño arquitectúnico de Ricardo Mórtola y a coordinar los diseños para la construcción del escenario. La hinchada pedía la ampliación del Capwell, por la poca capacidad que albergaba. ¿Pero también era necesario remodelar la infraestructura en su totalidad? Claro que sí, el estadio tiene aproximadamente 23 años de funcionamiento. En toda obra de infraestructura cada 20 años se necesita modernizarla. Y yo creo que la dirigencia de EMELEC hace bien en renovarla, dejarla con la última tecnología de este nuevo siglo. ¿Quiere decir que será un ejemplo de modernidad para todos los estadios que existen en el Ecuador? Para máserá un estadio vanguardista, y efectivamente un modelo para los demás escenarios del país. Ante todo, por toda el desplazamiento de seguridad para todos los fanáticos. ¿Todo esos arreglos podrían generar que el ambiente no sea el mismo al que está acostumbrado la hinchada de Emelec? Jugar en ese escenario contra EMELEC será muy difícil, puedo asegurar que eso va a ser una verdadera ‘caldera’. Y eso lo van a sentir los equipos visitantes, porque la hinchada de EMELEC va a ser escuchada como si estuviese dentro de la cancha y por los cuatro lados. ¿Al parecer a usted le agrada mucho construir escenarios de fútbol? Siempre me ha gustado el deporte; participé en la culminación del estadio de Aso Guayas, también, como te dije, en la intervención de los escenarios de Barcelona y Emelec. Aparte, en el norte de Guayaquil en 3 meses pudimos concluir, junto con Semaica, el de los Samanes con capacidad para 8.000 espectadores. Por toda la experiencia acumulada, ¿también hizo prediseños de escenarios deportivos fuera del país? Trabajamos en prediseños en Guatemala, y otro en Argentina para un estadio de fútbol del Club Atlético Independiente de Avellaneda, sin embargo ninguno ha sido construido. Se nota que es un apasionado del deporte. ¿Practica alguno? He practicado todos los deportes, sin embargo he sido bueno y maleta (se sonríe); he tenido que ser dueño de la pelota para jugar. Pero amo el deporte y reflexiono que en competencia hay que cuidarse para estar bien y, lo más importante, después de terminar ese reto seguir siendo amigo del otro. Los seres humanos siempre tienen una fórmula de vida. ¿Cuál es la suya? Construir con valores es la frase que se le inculca a toda persona cuando entra a trabajar en la compañía. Queremos hacer las cosas bien y además con buena fe. En especial para nosotros, y nunca perjudicar a nadie. Lo trascendental para el éxito es que todo objetivo que el ser humano se proponga lo haga con ganas. El estudiante, que estudie con ganas; el arquitecto, que diseñe con ganas. Y nunca perder el deseo ni el por ser mejor ser humano. Por : Ricardo Flores Martínez, Estudiante de la FACSO

Escribe tu comentario usando Facebook