Desde sus padres hasta su novia salieron felices del Capwell. Daniel Vega es un fiel seguidor de Jesús.

<> ¿El debut es el soñado, llegar, anotar un gol y su equipo golea, se puede pedir algo más?
Se rí­e… Arrancamos muy bien y estoy muy contento de eso, pudimos ganar la primera fecha, así­ como vos decí­s, todo salió redondito.

¿Lo imaginaste así­, o salió?
Se nos dio así­, cumplí­ con mi faceta de jugador, pero lo más importante es que el equipo ganó, y lo mejor es que de manera grupal salimos adelante, porque la victoria fue contundente, EMELEC fue el único que goleó en el debut y eso es muy bueno y sirve de mucho para el ánimo del plantel y para trabajar tranquilos en el próximo partido.

¿Se vio un equipo muy rápido?
Intentamos jugar lo más rápido de tres cuartos de cancha y se dio, pero también tuvimos que ser pensantes e inteligentes dentro del área y todo funcionó y lo bueno que nadie se desesperó, hay muchas cualidades en este equipo y se puede mejorar más.

¿Qué tal el primer capí­tulo Vega- hinchada azul?
Bien, gracias a Dios.

¿Preparas los festejos o no?
Nunca preparo nada, lo primero que hago es celebrar con mis compañeros, quienes son los que más los disfrutan, y luego abrazo al que me dio el pase y se lo dedicó a la hinchada que nos viene a ver, ella paga para estar en el estadio, y los goles son para los fanáticos, esta vez también fue para mis padres y mi novia que estaban presentes.

¿Después de ese gol qué pasó?
Salí­ a andar un poco con mi familia y en todas partes la gente me paraba, se tomaba fotos y me saludaban, eso es lindo. Pero eso lo sentí­ desde que llegué a Guayaquil, cuando me fue a ver mucha gente al aeropuerto.

También nunca olvidaré el dí­a en que me presentaron, la hinchada me ovacionó, fue algo bonito y nunca lo olvidaré, lo llevo en mi corazón.

¿Algo más te sucedió en el primer partido?
Cuando le dediqué el gol a mis padres: Luis e Iliana y a Lorena, mi señora, ellos estaban en estadio.

¿O sea que el debut fue redondo?
Completito, no me puedo quejar.

¿Qué te dijeron?
Estaban chochos, están tan contentos que no se quieren ir, pero deben ir a ver a mis demás hermanos, pero volverán.

¿La ciudad y el ambiente?
Más he estado concentrado en los trabajos y en lo poco que he visto, me ha encantado, es una ciudad muy acogedora, ustedes son muy cálidos y educados, me gusta este tipo de personas y aquí­ hay muchos cerros, montañas y me agradan mucho los paisajes.

¿Estas adaptándote bien tanto dentro y fuera de la cancha?
Eso es lo que más rápido quiero hacer.

¿Algo te ha afectado?
El clima es muy pesado por la humedad, pero en Buenos Aires también pasa lo mismo y estoy acostumbrado. Pero todo el tiempo no es así­.

¿Antes de salir a la cancha tienes algún ritual que sigues partido a partido?
Me acuerdo de mi familia que vive de mis alegrí­as y sufre cuando me pasan las cosas y le pido a Jesús que me acompañe en todo momento que es fundamental.

¿Me hablaste de Jesucristo?
Soy muy creyente de Jesús y también me acuerdo de lo que hizo la madre Teresa de Calcuta.

¿Es solidario con los “enemigos” cuando les pasa algo en la cancha?
Trato de hacer lo bien, contra Macará el jugador estaba tirado y me impresioné por lo que se moví­a demasiado y llamé a los doctores.

¿Si no estuvieras jugando a qué te dedicarí­as?
Seguro como contador público que es la profesión que me gusta, y después de marzo me entregan el tí­tulo en Argentina.

¿Es decir que usted es un contador de goles?
Vuelve a sonreí­r… Sí­ y ojalá que puede contar muchos goles más.

Sus cuentas:
88 goles en Argentina en cinco temporadas
1 con Emelec.

Sus equipos:
D. Español
San Lorenzo
Estudiantes
Lanús
Los Andes
Platense

Debut en primera: El 14 de septiembre del 2002 con Platense.

Ha sido profesor de la Facultad de Ciencias Económicas en las materias de Conducción del tipo de trabajo y Auditorí­a.

( por : Jerson Ruiz, Guayaquil -:  Diario Extra )

< p class="texto" align="center">

Facebook Comments