Daniel Vega un gran goleador

0
826
estadiocapwell
emelec apelará la sanción que se le aplique a osbaldo lastra

Daniel Vega: «Al goleador. le entran todas, o todas le pegan en el palo».
(Por Juan Luis Fuenzalida Pérez. Fotos: Iván Navarrete)

Llegó de Platense como goleador del ascenso argentino. En EMELEC espera devolver con goles la confianza que le han dado la hinchada azul y su directiva.

Son las dos de la tarde. Hay treinta y ocho grados de temperatura. El lugar escogido para la cita es Salinas, a donde llega EMELEC un par de veces por semana tratando de escaparle a la inclemencia de la temporada invernal.

Los jugadores, además de entrenar en un clima relajado, se dan un tiempo para compartir con su familia en la playa.
Ha culminado el almuerzo. La larga mesa está encabezada por Marcelo Elí­zaga y a su alrededor la cuota extranjera y nacionalizada: Ludueña, Prieto, Rivera y Vega, el delantero argentino que llegó con el cartel de goleador de la Serie B del fútbol argentino y que con su juego y carisma se robó el cariño de los hinchas de Emelec.

– Daniel ¿A qué se debe el apodo «Trapito»?

-En Argentina hay un jugador que se llama Luis Carranza. El jugó en Boca, Racing y en la selección, le decí­an así­. Y yo tengo un parecido fí­sico con él. Uso el pelo largo, bincha y tengo hasta la manera de correr. En Platense me pusieron así­ porque les hací­a recordar a ese jugador.

¿Cómo nació tu amor por el fútbol?

-Fue una cuestión de familia. Mi abuelo (Emiliano) y mi abuela (Aurelia) me pusieron una pelota a los dos años. Y después, mi padre (Luis) y mi madre (Liliana) me empezaron a llevar al fútbol desde muy pequeño. Para mí­ esto es una pasión, no puedo levantarme un dí­a sin pensar en jugar a la pelota.

– ¿Cómo se empezó a hacer realidad este sueño?

-Comencé en Platense y mis primeros pasos fueron gracias Carlos Kruché, que era el técnico en ese momento. Él con el libro de pases casi cerrado y con todo el plantel armado se tomó el tiempo de verme entrenar un dí­a y decirme que me querí­a en el club. Al quinto partido, ya era titular.

– ¿Cómo fue tu estreno en el fútbol profesional?

– Debuté frente al Argentinos de Rosario y ganamos 2-1; y mi primer gol fue jugando contra Almirante Brown. Anoté el primer gol al minuto de juego y fue justo el dí­a del cumpleaños de mi madre. Ese dí­a los goles fueron mí­os.

– Tu llegada a EMELEC fue una novela ¿por qué se complicó todo?

-Yo tení­a un contrato firmado con Platense hasta el 30 de junio de 2008; y la única manera de romper ese ví­nculo era que haya una buena propuesta. Ellos querí­an que siguiera los 6 meses, pero la situación económica del club no era buena y no la pudieron mejorar, incluso no me pagaron mis sueldos. Al final no les quedó otra que aceptar la propuesta de Emelec.

– ¿Con quién cerraste la negociación en Emelec?

– Con el «Ñato» Garcí­a. Con él tuve una reunión en diciembre del año anterior. Y a partir de ahí­ empezaron las negociaciones. Obviamente habí­an intereses de otros clubes, pero yo siempre tuve claro que la prioridad era para el primero que se interesó en mí­ y esa persona era el «Ñato».

– ¿Qué sabí­as de Emelec, antes del acercamiento del «Ñato»?

– El me habló de Emelec, nosotros sabí­amos por las noticias que llegan a Argentina, pero fundamentalmente me enteré por Rodolfo Motta, que dirigió acá y le fue muy bien. Él constantemente contaba lo que era este fútbol, tiene muy lindos recuerdos. Durante todo el año que compartió con nosotros nos contó sus vivencias. Apenas me enteré de la propuesta, llamé al profe Motta y me dijo que acepte.

– ¿Encontraste alguna diferencia entre el fútbol argentino y el ecuatoriano?

– El ambiente es el mismo, el fútbol se vive con mucha pasión. En parte te ayuda porque no te hace extrañar lo que uno tiene en su casa. Pero la cancha del Capwell se parece mucho a la «Bombonera» de Boca. Es muy lindo jugar ahí­ con la gente gritando.

– ¿Entonces se extraña poco?

– Y… se extraña, no es fácil ir a jugar a otro lado, te falta la familia, pese a que acá estoy con mi señora. Y en la parte deportiva se extraña el clima y lo que se vive en la semana. Acá solo lo he visto en Guayaquil; y no en todos los equipos como en Argentina.

– ¿Qué cosas nuevas encontraste en Guayaquil?

-La ciudad es totalmente distinta a lo que yo estoy acostumbrado a vivir en Buenos Aires. Es muy lindo Guayaquil y distinta. Acá hay cerros y montañas; y en Argentina no lo ves salvo en la cordillera. Pero realmente acá la gente es muy acogedora, muy cálida. El trato conmigo ha sido brillante, no me hacen extrañar mucho.

– ¿Cómo te va con la comida ecuatoriana?

– Trato de mantener la misma dieta que tení­a en Argentina. No puedo comer muchas frituras y acá se come mucho. Por eso yo trato de esquivarla, yo trato de comer sano y cosas que no le hagan mal al hí­gado, porque en realidad dentro de la cancha esto puede afectar el estado fí­sico. Si uno está mal del hí­gado, se nota. Uno tiene que estar al cien por ciento a la hora de enfrentar un partido.

– Además has tenido la oportunidad de ir a la playa a entrenar, ¿eso debe ser también muy gratificante para ustedes?

-Sirve, porque las condiciones del clima en Guayaquil no te permiten trabajar bien, tienes que estar moviéndote en césped sintético y no siempre se puede conseguir una cancha adecuada. En Salinas uno viene y sabe que el clima te acompaña. Sumado a que estamos dos dí­as seguidos juntos. Eso nos ayuda a fortalecer el grupo.

– ¿Qué haces en tus tiempos libres?

-Comparto con mi señora. Y en Argentina, además de estudiar, ya que me recibí­ el año pasado de Contador Público, daba clases en la facultad, era ayudante de cátedra.
Me gusta mucho el cine. Yo soy de coleccionar pelí­culas, tengo una videoteca en casa.

– ¿Y te identificas con algún personaje?

-(Sonrí­e) No, para nada, pero me gustan mucho las pelí­culas tipo Gladiador, Troya, Alexander que hablan un poco de la mitologí­a. También están las románticas, como Titanic, que es una de las pelí­culas que más he visto en mi vida.

– ¿Tienes í­dolos en el fútbol?

-Claro, como técnico Cesar Luis Menotti; y como jugadores: Maradona, Caniggia y Batistuta, me hubiera encantado jugar con ellos.

– ¿Cómo es tu relación con tus compañeros?

-Estamos haciendo una muy buena relación ente todos; y eso suma cuando llega la hora del partido. Estamos todos conectados y parece como si nos conociéramos de memoria. Sabemos cuales son las virtudes y los defectos de cada uno. Con mis compatriotas se ha formado una linda amistad. Pasamos casi todos los dí­as con las familias juntas.

– ¿Te ha costado reencontrarte con el gol?

– Son rachas que tienen a veces los jugadores, el año pasado fui goleador en Platense y estuve cinco fechas sin hacer un gol, pero después se me abrió el arco, metí­a goles todos los partidos. Son rachas. o te entran todas o te pegan en los palos. Mientras esté tranquilo y mentalizado, las cosas se van a dar tarde o temprano.

– Afuera se te ve tranquilo. Pero en la cancha te transformas. Ya lo vimos con Cevallos y Sessa.

-Sí­… soy otra persona en la cancha. Pero no me meto con nadie si no se meten conmigo. Con Cevallos y Sessa fueron cosas que quedaron en la cancha. Si no me hubieran provocado no hubiera reaccionado nunca. A mí­ no me gusta que me pase nadie por arriba.

– ¿Qué pueden esperar de ti y el equipo los hinchas de Emelec?
– Nuestro mayor esfuerzo pues queremos lo mejor para el club. Vamos a dar todo. Para eso vinimos, la idea es que ellos sigan acompañándonos. Y la idea es que nosotros, dentro de la cancha, defendamos la camiseta como lo venimos haciendo y consiguiendo resultados.

Otros temas interesantes :

  • El Clásico del Ecuador
  • < "556081">ARMA EL MEDIOCAMPO IDEAL DE EMELEC
  • < "581082">Ya se viene Junio… Se debe o no renovar contrato con los extranjeros?

Facebook Comments

Emelec emelexista pagina oficial