fbpx

Aunque Omar De Felippe elude hablar de renovación de contrato, sáanticipa cambios para EMELEC en 2016. El DT argentino, en diálogo con EL UNIVERSO, señala que se enfoca en jugar una final con Liga (Q) y ganar el tricampeonato.

A su equipo se lo compara con el que dirigió Gustavo Quinteros. ¿Le molesta?
No, eso va a ser siempre así. Gustavo hizo un gran trabajo, salió bicampeón. Cuando tomamos esta responsabilidad sabíamos que nada de lo que se logre va a ser bueno y todo lo que sea malo va a ser culpa nuestra. Esa es la realidad. Estamos acostumbrados a esto. Los desafíos anteriores fueron tan exigentes como este, o más, y llegamos a buen puerto. Esta receta no va a cambiar. La comparación no me molesta, tampoco la tomo en cuenta. Ojalá podamos dar resultados y el tricampeonato.

Algunos exfutbolistas de EMELEC dicen que el equipo perdió frescura.
No sé si ha perdido frescura. Entramos en ese vaivén que tiene todo equipo después de tantas competencias. Hemos tenido lesionados, el equipo ha sentido el trajín de todos los partidos. Si miramos el fútbol del mundo, la mayoría de los clubes acostumbrados a jugar muchos torneos, en algún momento tienen ese bajón. A nosotros se nos ha acrecentado quizá por muchas lesiones. Ahora están volviendo muchos jugadores (de lesiones) y el equipo, de a poquito, regresa a ser el que todos queremos.

¿A qué atribuye que EMELEC no ganara la primera etapa?
A una distracción en un partido (con Independiente, 3-3) que nos costó los puntos necesarios para llegar, pero el fútbol es así. Después, el equipo estuvo a la altura. No nos tocó ganar la etapa por dos puntos, pero son cosas que pasan. Hicimos partidos muy buenos bajo la presión de un calendario que no fue para nada nuestro amigo.

Del tiempo en Emelec, ¿qué es lo que más resalta?
Volver al camino que trajo hasta acá a este equipo. Los jugadores quieren estar, a pesar del desgaste. Se toman muy en serio esto, es un orgullo dirigirlos. Están acostumbrados a pelear arriba y necesitamos estar peleando arriba porque cuando, en este nivel y este grupo no pelea por algo, todo se hace muy complicado.

¿Qué valores ha hallado?
Muchos de estos jugadores me sorprenden con pequeños detalles. Que hagan goles y los vengan a festejar (conmigo) me llamó la atención. No me había pasado nunca y es algo que a máy al cuerpo técnico nos marca que estamos por el camino correcto.

¿Habla de reciprocidad?
Sí. Somos exigentes en cuanto a que el jugador siga creciendo. Todos tienen su ilusión de ir a otro lugar, seguramente, o triunfar en EMELEC nuevamente. Acá hay que renovarse día a día y hay que buscar objetivos nuevos todos los días.

Se menciona que EMELEC encaró varios frentes, que sufrió muchas lesiones, sus futbolistas son llamados a la Selección, que los árbitros se equivocan con frecuencia. ¿Qué hacer contra eso?
Todo eso nos pasó, y quizá mucha gente habla de lo que ocurre con Emelec, pero mucha no tiene en cuenta esas cosas cuando opinan. Parecería que sacan cosas de contexto y las llevan a la crítica hacia otro lugar. Alguien se sentará antes de mandar un tuit o escribir, y evaluará todas estas situaciones y dirá ‘pucha, pasaron muchas cosas para que EMELEC tenga un pequeño bajón’. Nunca nos agarramos de las excusas, siempre tratamos de encarar los entrenamientos con los jugadores que nos quedan y los que están bien. En la cancha pondremos a los que mejor estén para que le rindan al club, no para que nos rindan a nosotros.

¿La victoria en el Clásico fue desahogo para ustedes?
Fue importante. Teníamos que volver a sumar de a 3, pero rescato el segundo tiempo. Fuimos críticos en el descanso y dijimos ‘debemos jugar para ganar el partido’. El primer tiempo de poco juego fue deslucido. Cuando EMELEC se tranquilizó y jugó, generó otras cosas.

¿Lo satisface el nivel de Leonardo Rolón?
Hay que esperarlo. Tiene poco tiempo y ha mostrado muy buenas condiciones en muchos partidos. Tiene (remate de) muy buena distancia. En ese lugar está (Robert) Burbano, que está muy bien. Vamos a darle el tiempo necesario para que rinda.

Usted dijo que lo cansaban las críticas contra Emanuel Herrera y Luis Escalada, pero ahora ya ni los convoca. ¿Qué sucedió?
En esos partidos (ante Santa Fe y Barcelona) no les tocó. Trabajan muy bien, les va a tocar seguramente. En EMELEC hemos ganado con Herrera, Escalada, Mondaini, Bolaños, Mena, con los que quieran, y también nos ha tocado no ganar sin ellos.

Acá no se castiga a nadie. Tomamos decisiones. Nos trajeron para eso y lo que creamos que sea lo mejor para el equipo, se hará. Lo que digo es que cansa que insulten siempre a los mismos. Hay otros que se equivocan y nadie dice nada.

Usted ha dicho que le gustaría seguir en Emelec.
Sí, sí, ni hablar. Es un club impecable de donde se lo mire; en crecimiento. Nos interesa que esto no se pare.

¿Renovará su contrato?
Es probable. En su debido tiempo se hablará. No hay ninguna desesperación. Hoy es más importante llegar a la final con Liga de Quito.

Más allá de ganar o no el título, ¿qué cambios necesita EMELEC para el 2016?
Los veremos. Respeto a los jugadores, no me gusta hablar de cambios y sí seguramente hay que hacerlos. Se hará en su momento.

En su primera experiencia fuera de Argentina, ¿cómo analiza el torneo nacional?
Tiene sus aristas. Hay que adaptarse. Lo bueno, lo que me gusta es que el jugador ecuatoriano está adaptado a todo. Obviamente que cuesta un poco la altura, pero no es un tema tabú como en otros lugares. En mi país hablas de altura y ya se predisponen. Acá es algo realmente normal. El campeonato nacional tiene todas estas cosas que lo hace rico. (D)

Escribe tu comentario usando Facebook