fbpx

DIGAMOS TODOS NO A LA VIOLENCIA

Views: 0
estadiocasablanca

Un adolescente falleció en una pelea entre hinchas
Que no se ensucie el fútbol

La violencia sigue campeando en los escenarios deportivos y sus alrededores donde se juegan los encuentros del campeonato ecuatoriano de fútbol.

El encuentro entre los primeros planteles de Liga Deportiva Universitaria y El Nacional, escenificado la noche del sábado anterior en el estadio de Ponciano, concluyó con victoria de los albos por 2-0, tuvo consecuencias fatales con el saldo de un fallecido y dos hinchas heridos.

La barra Muerte Blanca, grupo que presuntamente habría atacado a los barristas de El Nacional, tras el partido del sábado.

En los graderíos, los hinchas del cuadro militar esperaron el momento propicio para abandonar el escenario y emprender el retorno a sus hogares, sin que exista el menor indicio de incidentes con los seguidores albos.

Con la debida antelación y como ha ocurrido en anteriores oportunidades, la dirigencia del club militar había solicitado a la Policía la protección necesaria para que los miembros de la barra Marea Roja, una vez concluido el compromiso sean escoltados con las debidas seguridades hasta un lugar adecuado para evitar roces con la barra del equipo adversario.

Así había dispuesto. La hinchada – nacionalófila” salió del estadio con el correspondiente resguardo policial hasta las inmediaciones de un supermercado existente, ubicado frente a la explanada del mercado de La Ofelia, a una distancia aproximada de quinientos metros del estadio de los albos.

Según versiones recogidas y sin que mediara motivo alguno, en forma sorpresiva aparecieron integrantes de la barra denominada Muerte Blanca, identificada con el club universitario y procedieron a atacar de manera de emboscada, armados con armas blancas y objetos contundentes, sobre los hinchas militares.

Lo sorpresivo de aquella irreflexiva acción tomó desprevenidos a los miembros de la barra Marea Roja; varios lograron escapar para ponerse a buen recaudo, pero unos pocos, entre ellos David, Juan Carlos y Bryan, nombres con los que se los conoce al interior de la barra, no lograron el propósito, siendo blanco de la agresión con armas cortopunzantes.

En medio de la desesperación reinante y luego del ataque, los afectados fueron trasladados a uno de los centros asistenciales cercanos al lugar donde recibieron la atención médica, lamentando que David no le haya ganado el partido a la muerte.

El cadáver del infortunado David fue trasladado hasta la morgue de la Policía para la correspondiente autopsia, mientras se hacían los contactos con familiares para darles a conocer el hecho.

Mientras tanto las heridas propiciadas a Bryan y Juan Carlos, al parecer no comprometieron órganos vitales, aunque hasta ayer se esperaban nuevos exámenes para darles el alta médica.

La Policía Judicial ha tomado conocimiento del hecho y dispuso el correspondiente procedimiento, habiendo procedido a tomar declaraciones a miembros de la barra militar que han sido testigos y, que inclusive, han identificado a los agresores.

Menos de dos años han pasado desde la muerte del pequeño Carlos Cedeño, hincha de Emelec, en el estadio Monumental, tras recibir el impacto de una bengala.

Escribe tu comentario usando Facebook
Entrada siguiente
Emelec empata con el Tecnico no le alcanza con lo que tiene
Entrada anterior
Al bombillo le cuesta ganar de local
Menú