fbpx
5/5 - (1 voto)

( Fuente : Diario Expreso )

El pasado lunes, el uruguayo Juan Ramón Silva, director de las categorí­as formativas, reunió a los casi 400 jugadores que el club azul tiene en sus semilleros, para informarles que los entrenadores decidieron paralizar sus labores, porque los dirigentes les deben entre cuatro y seis meses de sueldo.

Esto puso en evidencia la situación de las divisiones formativas del Club Sport Emelec, donde los chicos no tienen ningún tipo de beneficios ni apoyo oficial.

En la cancha Bicampeones, el panorama es revelador. El invierno convirtió a las canchas en auténticos potreros y ante la falta de camerinos, los deportistas tienen que uniformarse al aire libre o atrás de un quiosco semidestruido.

Botellones de agua, comprados por los padres y los entrenadores, son ubicados junto a enormes charcos. Las mallas de los arcos están destruidas y los pocos implementos de trabajo (chalecos y conos) son propiedad de los entrenadores, quienes decidieron colaborar.

Los jugadores que vienen de otras provincias duermen en una pequeña habitación en colchones sin camas. Les ofrecieron llevarlos al Capwell, pero Silva confesó que descartaron esa opción, porque no “tení­an para pagarles el pasaje”.

Emelec tiene 12 entrenadores en sus divisiones formativas. Hasta la Sub 14 entrenaba en la cancha Bicampeones, mientras que las otras categorí­as lo hacen en las canchas anexas del polideportivo Los Samanes. Por las fuertes lluvias que han caí­do sobre la ciudad y que destruyeron las canchas de Los Samanes, todas las categorí­as se trasladaron a la escuela Bicampeones.

Pese a la cantidad de jugadores que entrenan ahí­, no existe un departamento médico.
Tampoco les dan ropa de entrenamiento. Los padres de los chicos de la escuela pagan 40 dólares de inscripción y 15 para cada uniforme. Los balones con que entrenan son los Teamgeist que desechó el primer plantel.

El sueldo de los jugadores de la categorí­a Sub 20 fluctúa entre los 200 y 300 dólares, pero en la actualidad les deben dos meses y medio de sueldo. Algunos alternan en el primer equipo, pero su remuneración sigue siendo la misma.

La mayorí­a de chicos llega a los entrenamientos en buseta o pidiendo un aventón. Para los desplazamientos fuera de la ciudad, la división Sub 20 utiliza el bus de la institución, siempre y cuando no lo esté ocupando el primer equipo.

“Cuando llegué aquí­, me hablaron de un proyecto ambicioso para fortalecer la escuela mediante franquicias que nos permitan entrar a lugares como: Santo Domingo, Portoviejo y Los Rí­os, pero la realidad es otra, porque ni a nivel de Guayaquil pudimos crecer”, sentencia Silva.

Este Diario se contactó con el presidente del club, Elí­as Wated, para que dé su versión de lo que sucede con las divisiones menores, pero dijo que “recién regresaba al paí­s y no tiene mayores detalles del tema”.

“Deberé hacer un milagro”

Gustavo Gutiérrez, dirigente de Emelec

Comprendo la posición de los profesores, pero estamos haciendo todo lo posible por solucionar esta situación. Con la ayuda de Elí­as Wated y Xavier Vanoni tratamos de poner la casa en orden, porque encontramos deudas con: SRI, el Municipio, agua, luz, IESS y algunos juicios pendientes.

En divisiones menores hay un déficit de 50.000 dólares y no hay de dónde conseguir un centavo. Esperamos que pronto llegue un dinero del porcentaje de los derechos formativos de Cristian Noboa. Deberé hacer un milagro para conseguir dinero, ya que del primer plantel no recibimos nada.

Perderí­an jugadores

A Gerson de Oliveira, goleador de la Sub 20, le deben dos meses y medio de sueldo. “Algunos compañeros esperarán al tercer mes para acogerse a lo que dice la ley y ser declarados jugadores libres”, advirtió.

Un – as” con vergüenza
Enrique Raymondi, ex figura de EMELEC y que actualmente trabaja en las divisiones menores, dice que le da vergüenza esta situación. “Yo gano 350 dólares y no cobro desde hace meses”.

Abandono de comisión
Cuando Nassib Neme asumió la comisión de fútbol de Emelec, dijo que solo se encargarí­a del primer equipo. Hoy, aunque el club tiene más de una docena de sponsors, ninguno apoya a las divisiones formativas.

Sin apoyo. En las divisiones menores del club azul no tienen implementos de trabajo, uniformes, agua, ni canchas en buenas condiciones

Abandono. Ante la falta de camerinos, los jóvenes jugadores de EMELEC tienen que cambiarse atrás de un cuarto semidestruido.

Descuido. Con mallas destruidas y en una cancha de arcilla trabajan los pequeños.

Abandono. Los jóvenes que vienen de otras provincias no tienen cama para dormir.

Afectados. Por la estación invernal los juveniles entrenan en canchas destruidas.

Escribe tu comentario usando Facebook