Editorial : «El carrousel azul»

0
1091
capwell
este sábado se cumplirá la sanción en la platea alta de la general

Ver la performance (rendimiento) de Emelec, sería comparable con aquel juego de hierro circular de feria, en el cual, creo, que el 95% de la humanidad, alguna vez, se llegó a trepar entre sus variables animalitos estáticos, por un momento de inocente diversión. Obviamente, que esta analogía, es un mero sarcasmo… como el juego que hacen los azules. Es un círculo vicioso mecanizado que sube y baja sistemáticamente su aptitud dependiendo – del clima», no de su actitud.

Así… bien podría definir lo que hace el equipo consigo mismo; burlarse y humillarse con su propia mediocridad: Gana cuando todo indicaba que no podía; pierde cuando nada lo pronosticaba…y empata, cuando debía haber ganado o perdido. Lo que me hace reflexionar, que…»Emelec es una ironía futbolística, que hace llorar, cuando se debía reír…y viceversa». Porque solo así podría reflejar la filosofía con que al parecer se guía los azules.

Está bien que empates, porque el otro equipo fue aguerrido, sacrificó dos jugadores por un punto…!! Pero hacerlo cuando ese mismo equipo te regala dos expulsiones, un medio gol, un penal…y te abre la puerta para que vayas al cuarto y te bañes con su ñaña…y solo te lavas los dientes…!! Eso no tiene perdón, ni del vaticano, mucho menos salir aplaudidos…!! A lo menos que eso también haya sido sarcástico. Cosa que no lo creo. Esos… esos son los puntos que duelen perder…porque de local debes ser demoledor, no pusilánime…estas en en Capwell y debes hacer respetar tu hogar, como siempre ha sido. Y no poner patéticas justificaciones técnicas: dominamos, hicimos mas, merecimos ganar, ya entra…así, solo se encubre la verdad; hay mucha negligencia dispersa que no se la trata con seriedad, y solo se la tapa con eufemismos motivacionales.

Honestamente…de salir campeón, y espero que así sea…sería demasiada recompensa para este técnico, y para ciertos jugadores. En fin…

En el anterior escrito dije, que; EMELEC debía sacar una moderada ventaja (5ptos) de su perseguidor; este era nacional…y los sacó, igualando con la católica en puntos. Y tenía que consolidarla ganándole a la Liga el sábado, esperando algún resbalón de los camaratas…cosa que no fue así, y que por el contrario, ganaron, y a merced de nuestro aberrante empate, se dispararon con dos puntos de ventaja sobre nosotros. Ahora queda ir a Cuenca a ganar o ganar para esperar, después de las eliminatorias, el ansiado partido – final adelantada – contra la U. Católica. Obviamente, presumo que nosotros hayamos ganado en el austro, y el trencito azul también haya hecho lo mismo contra el Macará, que sería lo más probable. De ser así, se mantendría los 2 puntos de ventaja antes del encuentro, y este a su vez seráa, hasta ese momento, hipotéticamente, el momento crucial…ya que después se vienen dos partidos bravos: el clásico y contra los chullas, los dos en la caldera, de seguido. Antes, uno contra el macará en Ambato.

De no ganar el partido en Cuenca, la católica podría aumentar su ventaja hasta 5 ptos…es decir, podría darse el lujo de perder contra nosotros y seguir de puntero con dos más. Lo que supuestamente he pretendido que EMELEC haga.

Y como veo que se están dando las cosas; sacando relativos éxitos que se descompensan con desfavorable resultados posteriores, llenos de frustración, que crean un aura de cierto descontento popular y se comienza a sentir un nerviosismo colectivo porque comienzan a ver fantasmas de un tetra – vice…y no de un titulo de manera directa…ya que la final directa, en sí, comienza a ser un espejismo para cierto sector de la hinchada, que quiere más compromiso de todos los que componen el equipo, sean titulares y suplentes…y menos errores estratégicos por parte de la dirigencia técnica, que hasta ahora ha sido el punto más bajo del plantel. No se puede pretender ignorar fallos garrafales con resultados maquilladores que encubren parte de la inmensa culpa que arrastra el técnico con sus nefastas alineaciones y sin un modulo táctico claro y solvente que no ha hecho, hasta ahora, la gran diferencia. Y a lo que se le puede sumar; la incompatibilidad ofensiva que existe desde épocas bíblicas en este equipo.

Y así…!!…así…!! Con toda esa fusión de mediocridad táctica y futbolística, hemos venido peleando este campeonato y ganando la primera etapa, y estamos luchando por campeonar de forma directa…como sería con un par de cambios esenciales???…lo que tampoco habla bien del nivel competitivo de este certamen.

Si EMELEC quiere de verdad campeonar, debe bajarse de ese nocivo carrusel de insipientes fantasías, en el cual ha estado atolondrado dando vuelta por tantos años…y vencer a su único rival…su propia mediocridad. Que la historia les refresque la memoria a estos jugadores, que a lo mejor piensan, que 11 años -la más larga del club- de fracasos, no es una vergüenza institucional para un gran equipo como lo es este.

*. Y lo referente a Enner Valencia, ya he dicho hasta la saturación de lo que pienso de él…pero ahí les dejo una frase.

«La culpa no es del burro que lo manden al hipódromo a correr disfrazado de corcel…sino, de la otra mula que lo pone en la pista».

@NumaLlona

Facebook Comments