fbpx

Editorial “Más expulsados que en Cuba”

Views: 0
nat sabando

La derrota de EMELEC por 4 a 0, sufrida en Santiago de Chile, a manos de la U. Católica, abre un serio cuestionamiento, y no por el resultado, sino, por su naturaleza; las expulsiones y el planteamiento táctico, que fueron la génesis de dicha tragedia, pero lo verdaderamente preocupante es lo primero.

Últimamente he venido viendo y leyendo, sobre supuestas conspiraciones arbitrales en contra del Emelec. Puede que tengan sentido dicha paranoia colectiva, pero este delirio de persecución no es del todo eso, sino, falta de profesionalismo, así de simple… o eso no quedó demostrado y comprobado en Chile… donde no hay intereses de la F.E.F, ni de la CIA, ni del FBI…ni de la ADC – Asociación De Carniceros – por perjudicar a Emelec. El único complot que hay, es de los mismos jugadores que no saben lidiar con su personalidad a la hora de enfrentar situaciones para la cual deben estar preparados y terminan atentando ellos mismos contra al equipo; y sino hay sanción, creerán que lo han hecho esta bien, y será muy difícil erradicar ese mal que se está volviendo endémico.

Todos sabemos que las faltas son necesarias, pero la última instancia es la agresión, que también puede estar justificada si lo amerita. Una expulsión puede cambiar el destino de un partido, para bien o para mal. Hacer faltas innecesarias puede acarrear una expulsión absurda que perjudique al equipo. Por ejemplo: Ayer, Narváez le pega a 200 km del área azul, y encima, en las narices del lineman, luego Lastra, sin el menor recato o disimulo, pisa al jugador chileno acostado en el césped…!!POR FAVOR!!…tenían esas expulsiones razón de ser…?? En cambio, en el partido contra la U. Católica en Quito, Baguátenía que haberlo derribado a Laurito, uno de los goleadores del campeonato, antes que entre al área, así lo hubiesen expulsado, pero no lo hizo y nos empataron el partido y a reglón seguido nos dieron vuelta el resultado y chao punta.

Como le dije antes; hay expulsiones que influyen, y otras no. Ayer, perdíamos con o sin, Narváez y Lastra, tal vez no 4 a 0…pero de que marchábamos, lo hacíamos, lo dije cuando vi la alineación de Emelec, y peor, con el juego que después desplegaron los chilenos, hasta llegué a comentarle a un amigo; si no nos marcan dos en el primer tiempo…estamos de suerte (antes de la primera expulsión). Y eso se debía a una causa técnica: el planteamiento.

Los que han tenido la desgracia, unos, y otros la dicha de leerme alguna vez, sabrán que Gustavo Quinteros nunca ha sido de mi aceptación. Puede que salga campeón, ojala que así sea, sin embargo, creo que el no es técnico para dirigir un equipo de la envergadura del Emelec. Ha sido muy dual en sus aplicaciones tácticas, errático en su visión futbolística sobre conceptos ofensivos…y lo peor es su falta de carácter a la hora de poner mano dura. He ahí que ciertos jugadores actúen sin ninguna clase de censura por sus acciones. En el plano futbolístico, queda mucho, pero mucho malestar ver que se tiene un buen equipo y se lo hace jugar de una forma recalcitrante. Una cosa es poner su estilo y defenderlo, y otra muy distinta es aferrarse a un sistema desatinado que en teoría puede funcionar, pero en la práctica es otra cosa.

El hecho de usar a Lastra por Gaibor, es algo que solo sucedería si Fernando estuviera lesionado, por ultimo Wila o hasta el mismo Corozo. Ahora, si la idea es que P. Quiñonez quede más suelto para aparentar ser algún enganche mentiroso, o recuperar los disparos de media distancia, bien…pero por desgracia, Lastra no es Pedrito. No lo es…pero Gaibor si puede hacer lo que que pretendería lograr Pedro. Inconsistencias que agravan el funcionamiento y repercuten en otras lineas creando disfuncionalidad que a veces se paga con faltas obligadas. Y no alejandonos de lo otro, en este partido en particular, hubiese alineado a Gaibor o Wila como tercer volante de apoyo, a lo menos que el estratega haya creído que la Catolica era igual de papayero que el Huancayo…y asumo que asi lo creyó con lo que vi en la cancha, resultando muy evidente la falta de ese tercer jugador para el quite de balón. Los chilenos circulaban, generaban, cambiaban de lado, se tomaban un mate muertos de la risa en la media. Porque??…para poner dos arriba. Y de que sirvió eso, si nunca iban a generar el juego necesario para abastecerlos. Preferible no alinear al ídolo de Bonafont, Enner Valencia, y dejar ahí a Mondaini que hace tres veces mas que el otro. Por la otra banda, Mena, con mas desequilibrio que Giménez que lo hubiese puesto en vez de Baguí. El paragua tiene más oficio y salida que el moreno. Los dos goles contra la U. Catolica en quito vinieron por su lado. Este tampoco es de mi agrado, por justas razones.

Cuando Quinteros alinea a los que debe poner, el cambio se nota, los resultados son favorable; nadie dice que ese el secreto del éxito, simplemente es aumentar las posibilidades de triunfo, pero parecería ser que el técnico también conspira contra si mismo con sus ambigüedades técnicas y por su falta de autoridad sobre sus pupilos, creando en la hinchada un efecto paranoico por la ira o estupidez de algunos que no saben entender como se debe comportar en la cancha un jugador serio y responsable…

La dirigencia debe meter cartas en el asunto, porque así, como va la cosa, en EMELEC habrá mas expulsados que disidentes cubanos…cosa mas grande de la vida chico??

Escribe tu comentario usando Facebook
Entrada siguiente
Al jugador ecuatoriano hay que educarlo
Entrada anterior
Editorial “Un partido para el olvido”
Menú