fbpx

“Cuando comienzas a apoyar a un equipo de fútbol, no lo haces por su historia o porque haya algún jugador importante en sus filas o por el número de trofeos que tiene. Lo haces porque en algún lugar dentro de ese club te encuentras a ti mismo, encuentras un lugar al cual pertenecer.’‘ – Dennis Bergkamp.

La derrota de ayer dejó un sabor amargo. Es como un bache en el camino. Todo lo bueno que venía haciendo El Equipo se puede llegar a cuestionar aún por el más inexperto en temas futbolísticos.

El clásico rival, sigue haciéndose fuerte en nuestras debilidades y sin jugar bien, nos sigue complicando.

Es un poco difícil entender cómo es que El Equipo se deja robar su identidad en este tipo de partidos. Pasa de ser una locomotora arrolladora a un triciclo con una llanta pinchada. A todos los equipos del torneo se le ha hecho difícil competir contra nosotros y pareciera ser que somos nosotros mismos, nuestras propias inseguridades y fallas lo que termina por complicarnos.

Malo de Jesús (?) y el paraguayo favorito.

No soy técnico ni sé de estrategias a la hora de plantear un partido de fútbol (al menos no todavía) pero si sé que cuando alguien no anda bien en un equipo, hay que comenzar a dar oportunidades a los emergentes. Con esto no quiero decir que este jugador deba salir del equipo y dedicarse a alguna otra profesión, aunque como a muchos de nosotros en más de una ocasión ya me ha sacado de mis cabales, pero si pienso que hay 2 jugadores más que pueden estar en su lugar, tal vez no haciendo las cosas mejor, tal vez si, pero es algo que nunca sabremos hasta que se lo intente en la cancha. Ahora, si hago un llamado a mis camaradas los hinchas a no insultar y comenzar a lanzar nuestro odio al jugador. El es un jugador joven y tiene muchas aptitudes que irá perfeccionado conforme vaya madurando pero dejando todo esto de lado, el es parte del club al que queremos. Y nos debemos al club.

Amor por los colores, no por los jugadores.

Hay dos paraguayos en el equipo. El carísimo y el que sigue siendo titular. Vuelvo a insistir en que no soy técnico, para nada, pero en lo que he aprendido viendo fútbol, creo que El Equipo podría jugar mejor si estuviera algún otro jugador en el lugar del paraguayo favorito. Si bien hay tipos de partidos en los que él puede ser útil, debido a su calidad defensiva, en el partido de ayer era necesario ganar y el paraguayo favorito nos quita peso ofensivo.

No entiendo cual es la estrategia dirigencia/cuerpo técnico. Quieren mantener en el equipo a un jugador que vino con innumerables credenciales internacionales de goleador indiscutble pero a la fecha lleva un gol anotado. No hizo pre-temporada con el resto del equipo y por eso no estaba al nivel del resto de jugadores y se lo esperó y se lo esperó y se lo esperó… y se lo sigue esperando. Ha pasado ya un buen tiempo, y se lo sigue teniendo en la banca en partidos importantes. Es aquí donde empieza mi duda. Si bien en la poca cantidad de minutos que ha jugado del torneo, hubo más imprecisiones que aciertos ¿Por qué a él que es un jugador que cuesta tanto y que tiene muchas más condiciones no se le da más oportunidades y sin embargo al otro (de Jesús) que juega en la misma posición se le da tantas oportunidades? ¿Cuál es la idea de mantener a un jugador tan caro para que se quede sentado en la banca? Tengo entendido que él es uno de los que recibe mayores sueldos en el club. Dejando de pagarle por unos 3 meses podríamos cancelar la deuda que tiene El Equipo con el SRI.

Ojalá que Neme y Quinteros tengan planeado algo interesante. Un as bajo la manga.

Arriba esos ánimos, seguimos arriba.

Siempre va a ser mejor ganar, pero gracias a la gran campaña que viene haciendo El Equipo es más fácil trabajar y reorganizarse.

No estoy siendo conformista, estoy siendo realista.

Llevamos la mejor campaña que algún equipo ecuatoriano haya podido realizar en un buen tiempo en el torneo. Y como lo dijo Neme, el nivel de efectividad de El Equipo puede solo ser comparado con los niveles europeos. Si desea puede escuchar las declaraciones post partido del DT del otro equipo. Sarcásticamente se regocijaba de haberle podido ganar a un equipo “europeo” especialmente estando ellos en un pésimo estado físico. La verdad es que fue algo cómico escucharlo hablar ante la prensa, como si su equipo fuera perseguido por ellos. Cuando es de nosotros de quienes no se cansan de hablar y nos miran hasta de que color son los cordones de los zapatos de PZ.

Pero es una realidad. EMELEC viene haciendo una campaña magnifica. Siempre es bueno ganar, y aún cuando este tipo de partidos es importante por su trascendencia histórica, hay que sacudirse esta derrota del sistema y pensar en los rivales directos, los rivales a los que tenemos que sacarles puntos de ventaja. Si bien, no nos podemos dar el lujo de seguir perdiendo puntos con rivales pequeños de media tabla hacia abajo, la derrota de ayer solo significó un pequeño tropiezo.

A seguir trabajando, a seguir unidos. Todavía quedan partidos importantes.

No es el fin del mundo.

Escribe tu comentario usando Facebook