Editorial : ¡Qué joda!

0
1685
zeballos pablo
editorial «debút paraguayo, debút con gol»

La comidilla del día, de la semana, del mes y de toda la temporada: Pablo Zeballos. Se trata de un jugador de cartel internacional que llegó al club con la esperanza de convertirse en goleador. Costó mucho dinero traerlo y cuesta bastante mantenerlo, pero hasta ahora no explota y su aporte ha sido escaso. Pensará Usted que este espacio de opinión lo dedicaré a criticarlo, pero se equivoca. Debo comentarle que muchos están pasando por alto el verdadero motivo por el que me refiero a este jugador paraguayo: El acoso de la prensa.

Es evidente que en este caso existe una intención manifiesta y desagradable de la prensa de desestabilizar no solo a un jugador y a un equipo, sino a su hinchada. Su estrategia es sencilla, hacer un comentario por aquí y otro por allá, en momentos precisos, de modo que se fomenten opiniones divididas, discusiones e inclusive insultos y silbatinas al jugador. Pongamos las cosas en claro, Zeballos no ha cumplido como se esperaba, sea porque no estaba listo, sea porque ha jugado pocos minutos o en una posición que no es en la que se desempeña mejor. Sin embargo, no veo en el la intención de hacer daño a nuestro club. Él es parte de un universo conformado por jugadores, trabajadores, dirigentes e hinchas. Todo hincha tiene derecho a mostrar su descontento y a reclamar, pero dentro de los límites que el amor al club exigen. Insultar o pifiar a Zeballos no lo va a hacer mejorar.

Los únicos que ganan con esa actitud son los miembros de un sector de la prensa que se dicen – imparciales», pero cuyas preferencias hediondas y putrefactas se perciben a leguas. Como a su favorito no le está yendo bien, deciden darle una manito buscando crear malestar a la interna del acérrimo rival. Tengamos cuidado porque lo están logrando. Saben tocar la llaga en el punto exacto y parte de la hinchada se ha dejado llevar por las emociones y ha caído en su juego.

Ahora bien refresquemos la memoria y nos daremos cuenta de que se trata de un asunto con dedicatoria. TODOS los equipos ecuatorianos, en su momento, han traído fichajes caros que no han dado resultados o que han demorado en rendir como se desea, pero no recuerdo que se haya masacrado a ninguno de manera tan infame. Recuerden Ustedes si se le dio tanto palo a Zárate o al Chelo Delgado en el equipo preferido de la prensa o al mismo Nahuelpán cuando llegó a Liga. La respuesta es no. ¿Les parece a Ustedes que la prensa hizo tanta bomba cuando un equipo gastó millones de dólares para juntar a media selección ecuatoriana y su fracaso fue tal que hoy en día sigue pagando esa deuda? La respuesta, igualmente, es no.

En otro nivel, ¿han escuchado Ustedes que se le dé la misma atención a unos señores de apellidos Castillejos y Penilla? Tampoco. La evidencia es suficientemente clara como para concluir que este asunto busca afectar a EMELEC con lo que otros equipos no han podido: fútbol. Ah, pero ellos dicen que Zeballos es el jugador más caro que ha venido al país. En términos nominales probablemente sea cierto; recordemos que el fútbol ahora mueve más dinero y que las monedas de antes tenían más poder adquisitivo que las de ahora. Señores, el mejor extranjero del torneo hasta el momento es de apellido Nieto y su club atraviesa una crisis económica. ¿No merece él más atención que Zeballos? Ah, es que su equipo no es el líder, no hay para que joder.

El hecho de que un club tenga una buena situación económica no garantiza que sus jugadores rindan al máximo y viceversa. En todos los deportes, en todos los oficios, existen las malas rachas. Inclusive uno mismo puede tener días, semanas y meses para olvidar, pero el apoyo de la gente que lo aprecia es lo que se necesita para levantarse. Mientras Zeballos permanezca en Emelec, pertenece a un todo, del cual somos parte nosotros también. No dejemos que las opiniones y comentarios sesgados de gente malintencionada siembren discordia en un grupo unido. Cuando los delanteros no pueden, los defensas o los mediocampistas hacen los goles, pero se gana. Seguimos punteros, seguimos cantando.

Por: Diplomático Azul
@xjmunoz

Facebook Comments