fbpx

Eduardo Ñato García 25 años La Parrilla del Ñato

Views: 5
capwell

Proviene de una familia pobre del departamento de Colonia, en Uruguay. Trabajó desde pequeño como carpintero. Hoy es un empresario próspero.

Hace cinco años su vida se divide entre atender sus negocios y predicar la palabra de Dios. A sus 60 años afirma que estos cinco últimos han sido los más fructíferos de su vida, porque todo lo que tiene lo comparte con los demás.

Es el testimonio que Eduardo García Vergara, ex jugador de EMELEC desde 1968 hasta el 1979, conocido como El Ñato, expresa al referirse a su conversión como cristiano.

Prosperidad

Afirma que las religiones le han metido al mundo de que entre más pobre seas más te ama Dios. – La vida es prosperidad, Dios quiere que sus hijos tengan lo mejor, pero han confundido la pobreza con la humildad que está en el corazón y no en el bolsillo”.

La prosperidad de García se refleja en el circuito de locales de comida conocido como La Parrilla del Ñato, que hoy cumple 25 años de funcionamiento (bodas de plata).

Este uruguayo, que se enamoró de una riobambeña y se quedó a vivir en el país, es presidente del ministerio de Hombres fieles del templo Galilea, en Urdesa.

A través de esta agrupación afirma que no solo predica la palabra de Dios sino que, con la ayuda de 20 médicos, lleva hace un año atención y medicina gratuita a personas de escasos recursos.

Domicilio

Su lujosa casa, ubicada en la urbanización Parques del Río, en Samborondón, fue la noche del jueves pasado el lugar de concentración de cerca de 150 personas que compartieron un estudio bíblico.

Asegura que antes era introvertido, pero – hoy me subo a la tarima y cuento mi vida a todo el mundo porque quiero que conozcan lo que hace Cristo cuando llega a tu vida”.

Este uruguayo, que gusta del cangrejo y el cebiche de concha, señala que Ecuador es más que la tierra prometida.

Expresa no ser simpatizante de ningún partido político, pero reconoce la labor de León Febres-Cordero y el alcalde Jaime Nebot en Guayaquil.

Se considera bonachón y prefiere no tener oficina, ni tarjeta, ni celular. Dice no tener enemigos, pero sámuchos amigos.

A los 15 años descubierto por el Peñarol

Tenía 15 años cuando un técnico húngaro de Peñarol lo vio jugar como titular de la selección de Colonia.

Declaraciones

“Quién es ese chiquito, preguntó, luego me dijo vaya a practicar al primer equipo.
Atajé lo que hasta era imposible de atajar”, recuerda Eduardo García, quien esa noche quedó concentrado para firmar contrato con la primera división del Peñarol.

Expresa que de 300 pesos pasó a ganar 3.400. – Con este primer sueldo compré una cocina, una refrigeradora y un televisor y salácorriendo, subáa una camioneta y se la llevé a mi madre”, comenta con jocosidad tras agregar que fue la primer burrada que cometió porque en su pueblo, Semillero, no había luz eléctrica.

Debió pasar un año para que su madre Enma pudiera usarlos, pero – lo hermoso es que Dios mide las intenciones del corazón”.

Parrillada de Eduardo García cumple 25 años
La fe metió un gol al ‘Ñato’

La calidad de la comida, la higiene y la dedicación son para el Ñato García el éxito de su negocio.

La palabra de Dios se ha convertido en el tema central de sus conversaciones desde hace cinco años cuando un – ángel” llegó a su casa, le leyó la Biblia y su pensamiento de la vida cambió.

Eduardo García Vergara, conocido sencillamente en todo Guayaquil como el Ñato García, comprendió que los acontecimientos vividos, en su juventud, como futbolista, y en su madurez, como exitoso empresario, eran –sin saberlo– una preparación para encontrarse con Dios.

Ese ángel es Andrés Carrera, un joven maestro de la palabra de Dios que conoció a través de sus hijas. – Ahora mis negocios son de él (Cristo), por él y para él”, afirma este uruguayo que llegó hace 37 años al Ecuador para jugar en EMELEC por tres meses una Copa Libertadores (1968), pero se enamoró del plantel y de Sarahmaría Villacrés, con quien se casí a los 22 años y tuvo cuatro hijos.

Local de domicilio

Las 20 horas de trabajo diario que dedicó en sus inicios para montar su primera parrillada en Urdesa lo convirtieron con los años en el propietario de otros seis locales en Urdesa, Alborada, Kennedy, casco comercial y en los dos centros comerciales de Riocentro. Además, de franquicias en Quito y Cuenca.

Expresa que durante su actividad futbolística había visto pasar a muchos jugadores que al terminarse la carrera se les acaba la vida porque no saben hacer otra cosa. – Yo no quería esa vida de incertidumbre para mi familia, el vivir pendiente de un resultado”, manifiesta García, quien militó y se desempeñó como jugador en el equipo eléctrico desde el 68 hasta el 79 (a mediados de este años asumió la dirección técnica en reemplazo de Guillermo Reinoso).

En este último año decidió dejar lo que hasta ese momento era su pasión, el fútbol, y montar La Parrilla del Ñato, negocio que hoy cumple sus bodas de plata (25 años).

Recuerda que empezó con ocho empleados, pero a las dos semanas debido a la aceptación debió contratar a 40 más. Hoy sus negocios cuentan con 300 personas.

El último de cuatro hermanos –el Ñato García, apelativo que se ganó desde los 14 años–, vivía en un pueblo pequeño llamado Semillero, perteneciente a Colonia.

Sobre las declaraciones

“Era pobre pero no me faltó nada, nunca tuve un juguete ni lo necesité”, asegura García, quien recuerda que al terminar la primaria con su hermana gemela escuchó a su padre que le decía a su madre que no podía mandar a estudiar a los cuatro hijos.

“Al siguiente día le dije a mi padre que no quería estudiar sino trabajar. Fue la única vez que le pedádinero para ir a Colonia, y ese mismo día conseguámi primer trabajo como carpintero”. A los 14 años sabía hacer puertas y ventanas.

Añade que las posibilidades de estudio eran mínimas, – pero Dios me dio la mano de una manera tan hermosa. Ahora comprendo, mamá me inculcaba esa semilla de amor a Dios”. Predicar la palabra de Dios es ahora su pasión, – porque quien no abre la Biblia es un ignorante”.

La palabra de Dios dice: Busca que la gente sea feliz y lo demás vendrá por añadidura, por eso es maravilloso, porque tus temores y angustias se van y te llenas de paz y de gozo.
Eduardo García,
el ‘Ñato’ García

Escribe tu comentario usando Facebook
Entrada siguiente
Directores Técnicos de EMELEC a través de la historia
Entrada anterior
Poner la plata de EMELEC en un fideicomiso o en un fondo
Menú