fbpx
Califica este post

Un ‘bombillo’ triunfante ante Independiente y los ‘toreros’ -primeros clasificados a la siguiente ronda de la Copa Sudamericana con goleada-, eran los antecedentes de los rivales de turno.

Sin antes dejar en claro que, ninguno de los dos equipos era el favorito, pues en un clásico TODO puede pasar. La disputa por el primer lugar fue un aditivo especial que se notó antes, durante y después del partido.

Detalles del partido

Banderas, camisetas, posters, suvenires, etc. inundaban a Guayaquil de una verdadera fiesta deportiva.
En la cancha, azules y amarillos no dejaban espacios a sus rivales, concentrados en cada jugada fueron pasando los minutos hasta que llegaron los goles, pero no los realizaron los locales, fue el equipo visitante que hizo suyo el clásico.

Damián Díaz luego de un pase del ex-eléctrico Michael Arroyo anota de manera fortísima el primer gol para los ‘toreros’, serenos y con cierta cautela cocinarían el segundo gol pero para eso se esperaba el despertar del cuadro millonario que no llegó por el momento, su ofensiva imprecisa y su medio campo sin mucha contención le dieron la pauta y el camino abierto a que los amarillos hicieran lo que mejor les pareciera.

Siguientes partidos

El contragolpe fue su mejor arma, por esa fórmula ingresan Bryan De La Torre por el sector derecho y mide la llegada del ‘bello’ Mina para que éste de cabeza deje vencido a Zumba que sin reacción solo hace vista a la pelota dentro de su arco.

El tan esperado despertar de los locales se hace realidad sobre el final del partido, Enner Valencia llega sobre el área de los amarillos y provoca una jugada de peligro; luego en los 5.50 después de dar rebotes, malos rechazos y aprovechando además que el arquero visitante estaba lesionado el juvenil Corozo hace gritar a mas no poder a la parcialidad azul y plomo la cual solo rogaba al cielo poder ‘ahogar la fiesta’ a su eterno rival.

“De tanto apretar los canarios se salieron con la suya” eran las expresiones de muchos hinchas azules que aún no salían de su asombro, y que nuevamente les ganaron el clásico en su propio estadio, en el histórico George Capwell.

Lo que pasó, pasó y habrá que darle vuelta a esa página amarga para algunos hinchas azules, la vida si bien continúa no les debe de quitar el sueño, tendrán otras revanchas y aunque estén por jugarse partidos amistosos entre los clubes del astillero, será el motivo preciso para reivindicarse con su hinchada.

¿Se apagó el bombillo? Sí, así fue pero eso sucedió ayer. Y a ti hincha emelecsista te toca lucir más que nunca orgulloso de estos colores, y de sacar pecho en declararle a todos que no fue por gusto que el Club Sport EMELEC fue el primer campeón del fútbol profesional en el Ecuador (1957).

Espero que sepas reflexionar y no apartarte de tus colores, da ejemplo que aún en las derrotas eres un: ¡Emelecsista de corazón!

Leonel Rodriguez Erazo
Twitter: @leonelfranco_re

Escribe tu comentario usando Facebook

Emelec emelexista pagina oficial