Constancia. Una palabra que tiene tanto de valor, tanto de carácter y sobre todo de fortaleza para mantenerte en tus convicciones, en lo que crees aún sin la certeza de saber que pasará a futuro, en lo que ves como un objetivo a corto y a largo plazo. A partir de esta introducción, empiezo a detallar las claves por las cuales EMELEC está nuevamente en la final del torneo nacional.

Una fiesta

El fútbol tiene mucho de contagio, de transmisión, es decir, si una de las bases de un equipo,
entiéndase dirigencia, cuerpo técnico y jugadores no funciona pues eso va a influir en líneas generales. Y al revés, si desde la cabeza hay estabilidad y seriedad en el manejo, aunque existan aciertos y errores, eso se transmite hacia el cuerpo técnico y el plantel y por ende hay tranquilidad.

Del Sr Nassib Neme si hay algo que destacar es su perfil bajo y su capacidad operativa para llevar a cabo los manejos adecuados, sobre todo en lo práctico que fue para fichar lo necesario y sin hacer mucho ruido. Fue, arregló y listo. Sin drama y sin teatros. Ojo, no todo ha sido oro, también ha errado en la llegada de varios jugadores, sobre todo foráneos, pero eso se puede deber a su respeto excesivo, a veces positivo, a veces no, de los pedidos de los DT que llegan al club azul.

Se abre el debate

Tema debatible, a veces es mejor conocer que extranjeros estás contratando y no confiar ciegamente en lo que pida el entrenador, porque en caso de fracaso el que cargará con ellos es el club, no el técnico. Un caso palpable es el de Strahman, lo trajo Asad y hasta ahora queda comprobado que fue un grave error su venida por confiar en la palabra del ingrato Turco.

Pero en el gran balance el manejo de Nassib Neme, desde su vuelta a Emelec, ha sido aprobatoria. Tiene una mitad de cancha que cualquier club nacional desearía, con rapidez en el toque, precisión y buen desdoble de líneas, Gaibor ratificando que es un juvenil con pasta de maduro y un Pedro Quiñonez, amo y señor de la media azul.

Copa América
Lástima su no presencia en la Copa América, injusta su ausencia para mí, ojalá y eso si hay que decirlo, logre regular en algo su vehemencia a veces extrema en el roce con el rival, entiendo que él ha afirmado que su puesto lo lleva a esas acciones pero creo que aún así puede manejarse de otro modo. Eso si, lo que le da a Emelec, ese equilibrio y don de mando es innegable. Méndez, yendo de menos a mas en el conjunto azul, el premio a esto fue su llamado a la Tri. Claro en las habilitaciones, con ese rol de liderazgo, siempre pidiendo la bola para ser quien lleve el peso del partido. A Quiroz ya lo conocemos también, su riqueza técnica no la voy a descubrir yo y esos cambios de frente milimétricos. En la zaga emerge la figura de Achillier como todo un patrón inexpugnable e imponiendo orden y solvencia.

Fuera del tema de su salida, hablando de más y siendo poco cortés y agradecido con el club azul, Asad sále imprimió a EMELEC un respeto por el trato al balón, es raro ver a un jugador millonario reventar el esférico, si bien es cierto Sampaoli les dió verticalidad pues Asad
logró, desde la tenencia, sorprender con cambios de ritmo y llegada en bloque de sus líneas. JR Silva mantuvo lo logrado y alcanzado y fue inteligente en los dos partidos que dirigió, pero guste a quien le guste, Asad estuvo 20 partidos y el mérito mayor es de él

He analizado cada rubro que compete a un equipo pero no he olvidado a la hinchada
millonaria, muchos sumamente fieles y constantes en sus presencias en el Capwell y otros algo más alejados de esta realidad. Sé que el hincha emelecista es muy pasional, pero quisiera, y sé además, que por lo mostrado EMELEC debería jugar siempre con estadio lleno (su capacidad no es tan grande) y eso no se está dando. Ojalá que en la Segunda Etapa mejoren este aspecto

CSE ya es finalista, ya está en la Sudamericana de este año y estará en la Libertadores 2012.
¿Podrán ser campeones este año? Pase lo que pase en esa final, han obrado bien y sobre todo siendo inteligentes y consecuentes. Felicidades al Bombillo y a su inmensa hinchada.

Los dejo con la clásica frase del final del editorial: “En el fútbol la inteligencia reside en convivir con la certeza de la incertidumbre y no en construir certezas que nos hagan creer que no existe la incertidumbre” (Juan Manuel Lillo) .

Por David Aguirre
@davidaguirre1 via : StudioFutbol

Facebook Comments

Emelec emelexista pagina oficial