fbpx

Emelec quiere terminar con la sequía de victorias frente a Olmedo de Riobamba en lo que será el partido de la segunda fecha del Campeonato Nacional, diferida por la participación de los eléctricos en la Copa Libertadores. Los azules quieren dejar el último lugar de la tabla de posiciones, pero saben que tendrán una dura batalla con los riobambeños.

El equipo millonario parecería a veces como un barco que se hunde, pero eso es sólo una impresión porque para – sacarlo a flote” tienen un capitán que no lo abandona y es clave para levantar el ánimo de sus compañeros a la hora de la derrota y para que no se pierdan en la vanidad cuando el triunfo les sonríe. Ese – capitán” es el portero Marcelo Elizaga.

El portero quien luce su – alto rango” desde esta temporada desde que llegó no necesitó una cinta que lo distinga como el líder y conductor, era una formalidad que él se saltaba, dado a su experiencia y don de liderazgo y que hoy sólo se hace – oficial”.

Los momentos difíciles por los que atraviesan hoy los millonarios tras las derrotas en el torneo local y la Copa Libertadores no son motivo para que el entusiasmo y el trabajo serio decaigan. Elizaga ha visto correr mucha agua bajo el puente y sabe que todo es circunstancial.

Hoy como ayer, muy pocos apostaban por el equipo, sin embargo, al final tuvieron que convertir sus dudas en elogios, por eso es que en EMELEC se prioriza el – paso a paso” y no las carreras apresuradas que pueden resultar peor.

Gran parte del éxito del año anterior se debió a la identificación de grupo y a la unión que no permitió dejarse arrastrar por las adversidades, ahora es una nueva historia y un nuevo camino, pero bajo la conducción de un técnico como Carlos Torres Garcés y de un líder en la cancha, los azules intentaron ser de a poco el mismo del 2006.

Recuerdan muy bien que el inicio no fue asimismo halagador, pero corridos los partidos se metieron entre los primeros y estuvieron a punto de llegar a la liguilla en la primera etapa, por eso lo que ahora sucede no les sorprende ni tampoco los descuida.

Mañana es la posibilidad cierta de salir del último lugar, Olmedo de Riobamba ha sido el único elenco que hasta ahora ha mostrado regularidad y por eso será muy difícil el cotejo, aunque en el recuerdo está la visita más reciente que fue en el torneo del año pasado en que EMELEC con relativa facilidad se paseó por sobre un ciclón que andaba detrás de una clasificación copera.

En las manos de Marcelo Elizaga estará no sólo la suerte de los delanteros visitantes, sino del bombillo, porque bajo su capitanía y liderazgo seguirán recorriendo el sendero hasta encontrarse con la victoria y el funcionamiento ideal.

Escribe tu comentario usando Facebook