Empecemos por nosotros mismos

0
686
emelec uca
emelec 3×1 u. católica – en camino por la meta

La tragedia ocurrida el domingo 16 de septiembre en el Monumental pone sobre la mesa un nuevo desafí­o para la hinchada emelecista. Año tras año las distintas barras del club han ido demostrando que su nivel de organización, de fidelidad hacia el club e incluso de capacidad de difusión a nivel nacional. En emelexista.com podemos decir con orgullo que tenemos participantes de todas las regiones del Ecuador, reflejo de la fuerte implantación que tienen los colores azul y plomo en todo el territorio nacional.

Todos esos son desafí­os que nuestra hinchada ha ido cumpliendo poco a poco, pero ahora nos llega de manera brusca uno nuevo, desconocido… un reto que no debemos dejar de cumplir: Es el momento de que la hinchada de EMELEC demuestre fehacientemente que nada tiene que ver con expresiones de violencia como la vista en el Monumental.

Recomendaciones para la hinchada

En el foro ya existen varias propuestas sobre el homenaje que merecidamente debe realizarse a Carlos Cedeño: acudir al estadio con la camiseta negra, que nuestro equipo juegue con un brazalete en señal de duelo, incluso que se apaguen las luces durante un minuto como sucedió el dí­a de la reinauguración del estadio en 1991. Pero todos esas señales de dolor será­an inútiles sin un cambio efectivo de nuestra manera de vivir el fútbol.

Es casi imposible no seguir ejemplos del extranjero. En nuestra mentalidad como ecuatorianos está muy arraigado lo de copiar todo aquello que viene de fuera. Entre esas cosas copiamos lo malo, como determinadas costumbres (lanzamiento de objetos, entrar al campo con bengalas, la venta de bebidas alcohólicas, incluso cuando en alguno de nuestros post en el foro o cánticos en el estadio nos pasamos de la raya hacia algún antiguo jugador del club).

Todo eso deberí­a dejarse de lado con efecto inmediato. Durante los próximos dí­as se desencadenará en la prensa un debate sobre la violencia en el fútbol en el que seguramente se querrá involucrar también a nuestra barra. En algunos aspectos con razón. En muchos momentos, lamentablemente, desde la falta de respeto por parte de los muchos enemigos del Emelec. Es imprescindible que nuestra hinchada se pronuncie firmemente en contra de la violencia y marque su distancia ante cualquier conducta que pueda resultar nociva.

Partido polémico de emelec

Debe dejarse de lado el lanzamiento de objetos, los insultos racistas, la quema de banderas y camisetas del rival. Nada ganamos queriendo parecernos a las barras bravas de River, de Boca o del equipo extranjero que sea. Nuestra idiosincrasia como guayaquileños es otra: la de ser, ante todo, respetuosos. No se trata de convertirnos en tiernos angelitos. Se trata de pensar antes que nada si a nosotros nos gustarí­a que nos hicieran eso también.

Si no vemos la viga que tenemos en el ojo propio cómo podemos criticar la paja del ojo ajeno. Si ayer fuimos ví­ctimas, que el destino no quiera que mañana pasemos a ser también los responsables.

( El Pacificador Azul )

Facebook Comments