En la categoría : Noticias
Dentro del tema : Clásico del Astillero | EMELEC | Fútbol
Autor del texto : Páginas Ecuatorianas
Fecha de publicación: 9 Abr, 2010

En el siglo 21 ya no cabe el invento de ningún nuevo clásico en ningún lugar del mundo.
Emelexista Emelec Emelec Emelecista EmelexistaYA NO SE PUEDEN INVENTAR CLASICOS.
Por Ricardo Vasconcellos R.

Una persistente ofensiva mediática, muy parecida a estrategia de mercadeo para posicionar una marca o un producto, trata de convencernos a los ecuatorianos de que el verdadero clásico de nuestro balompié ya no es el de Barcelona-Emelec, sino el de Barcelona y Liga de Quito.

El argumento más usado es el de que los clásicos nacen de una rivalidad territorial o regional, ingrediente al que suponen indispensable para despertar el ambiente fervoroso y apasionado del choque futbolero. La afirmación no resiste el menor análisis. El origen de un clásico está casi siempre en una oposición o rivalidad de raíz socioeconómica, aunque también pueden influir factores políticos y hasta religiosos.

No es indispensable el factor territorial. La mayoría de los más importantes clásicos del fútbol mundial son entre clubes de una misma ciudad o región: Boca Juniors-River Plate (Buenos Aires); Nacional-Peñarol (Montevideo); Colo Colo-Universidad de Chile (Santiago); Cerro Porteño-Olimpia (Asunción); Alianza Lima-Universitario (Lima); Internazionale-AC Milan (Milán), por mencionar algunos. El clásico español entre Real Madrid y Barcelona se afianzó no por pertenecer los clubes a ciudades distintas sino por motivaciones de orden político: los merengues eran vistos como el equipo del régimen falangista de Franco y representaba el centralismo capitalino, mientras el Barça tenía una raigambre republicana, opuesta al franquismo y representaba al autonomismo catalán.

La historia tampoco respalda la intención de hacer nacer un nuevo clásico en el siglo XXI. Ya no hay cabida para inventarlos. El clásico más – nuevo», fuera del Ecuador, es el de los dos equipos chilenos que surgió en 1938. Los demás tienen 100 años, se acercan a ellos, o los sobrepasan. La rivalidad entre Barcelona y EMELEC se inició hace 67 años y la denominación de ‘clásico’ nació hace 62 años. En un fútbol como el ecuatoriano, que tiene 110 años de edad, pueden nacer rivalidades nuevas, pero ninguna con los ingredientes de la emoción desbordante que paraliza al país entero con su único clásico.

Tal vez un clásico Barcelona-Liga (Q) habría podido intentarse en los años sesenta o setenta, en que se consolidaron los campeonatos nacionales y ambas divisas contaban con equipos poderosos. Pero nadie se atrevió a decirlo porque habría sido ridículo tratar de desplazar al consolidado Clásico del Astillero, reconocido nacional e internacionalmente.

Este tipo de batalla emotiva se da siempre entre los dos equipos más populares de un país, no entre el primero y otro que se ubica en lugares subalternos, por más que haya logrado éxitos nacionales o internacionales. River Plate y Boca Juniors se encuentran actualmente en las últimas posiciones del torneo argentino, pero a nadie se le ocurriría inventar un clásico entre Boca y Estudiantes de La Plata, último campeón de la Copa Libertadores, alegando el bajón de River.

Barcelona es el equipo más popular del país, eso no tiene discusión. EMELEC es el segundo en cantidad de seguidores. Aucas (hoy en segunda división) y Deportivo Quito superan a Liga, pese a sus resonantes títulos internacionales que enorgullecen a Ecuador. No cabe entonces un clásico entre Barcelona y Liga.

El fútbol es un fenómeno de hondas implicaciones sociales, políticas y económicas. No está ajeno a las miradas de los expertos en mercadeo. Barcelona es la marca que más vende, al punto que un banco se llevó al equipo a Quito para aprovechar su popularidad. La estrategia publicitaria ahora es adherir a un equipo capitalino a la imagen de Barcelona y ninguno mejor que Liga de Quito, campeón de la Libertadores y de la Sudamericana. Todo esto a falta de un auténtico clásico quiteño.

Los clásicos no los ha inventado el periodismo ni se originaron en las oficinas de marketing. Hay un instante en la historia del fútbol en que nace un ídolo que capta el sentimiento popular. A él se opone un equipo de la élite política o económica al que el pueblo quiere derrotar a través de su escuadra predilecta en una especie de reivindicación. Así nació en los años cuarenta el Clásico del Astillero, que es hoy el partido emblemático del balompié ecuatoriano, dentro de las fronteras o fuera de ellas.

En el siglo XXI ya no cabe el invento de ningún clásico en ningún lugar del mundo.

8 Comentarios

  1. dexter

    Bien dicho,,, maldito telemierdazonas intentando cambiar la historia, que se creen que con desprestigiar un presidente podrán con los corazones Azules de la gente!!!!!
    Ni soñando, ese canal es una reverenda mierda, y solo lo veo por los dibujos de ahi nada vale la pena!
    El clásico del Ecuador es EMELEC y barcelona….. punto se acabó!

  2. luis aguilar

    Muy de acuerdo por eso, pero no me quiero referir a esos comentarios que no valen la pena. Pero si debo ser incapie en esto
    SEÑORES DIRIGENTES, POR FAVOR BOTEN A ESE POCO DE JUGADORES BRUTOS Y MALOS EN VERDAD ENVIELOS A JUGAR FUTBOL BARRIAL QUE NI PARA ESO HAN DE VALER PORQUE EN ESE FUTBOL SE VE BUENA PELOTA, Desde abajo, Zambrano, un jugador que no sabe ni que es patear un balon cuando lo hace no sabe que direccion darle peor marcar, Achilier, algo rescatable pero iguaL BRUTO que cuando marca solo lo hace con fuerza y hay estan las tarjetas rojas, ese Morantes, a parte que no sabe marcar no sabe ni salir jugando peor darle direccion al balon la patea peor que mi hijo sebas que tiene 4.5 años, Jose Luis Quiñonez, ese si que es bruto y eso que se lo peleaban barcerleche y EMELE acaso los dirijentes son mas brutos para pelear por guevadas, marca no discuto eso pero de que vale cuando el equipo esta de salida entrega mel el balon de 10 bolas 11 kas entrega mal cundo el la tiene sique apreto todo. Quiroz, buen jugador pero lastimosamente se le pega lo bruto de los otros al igual que Pedro Quiñonez, Peirone hay Peirone fuiste hasat seleccionado de tu pais toda bola le quiere pegar y lo peor es que no sabe como quiere hacer goles a lo loco, juntos estan Eder Valencia y Jaime Ayovi que gente para bruta no saben centrar no saben hacer goles no saben hacer nada, rescatable Rojas, aunque ha veces se vuelve egoista con el balon lo malo es que no sabe definir, hay si no fuera por Feitas y Eliazaga, esos di que han de tener coraje al jugar con ese porca de brutos, Ha pero el que se lleva el oscar en Sanpaoli, mas que bruto necio, hace linea de tres a la liga en quito a quien se le imaginaria, gana un partido el siguiente hace otro esquema, un partido Rojas le funciona como puntero el otro lo pone de carrilero tiene a Biglieri y pone a ese par de brutus Ayovi y Valencia, pero el premio mayor NEMME, veran traigan a la bruja Veron y al burrito Ortega gasten plata pero bien gastada, con ellos hasat los barcelechistas y los del equipo gay la liga van al Capwell, y solos se pagan porque la gente los va a ver y se llena el estadio y Emelec sera sensacion en cualqier lado. Saquen cuenta y veran lo que les digo, dfejen de ser BRUTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS.

  3. JUAN VALAREZO

    La verdad es que la palabra clasico entre liga y barcelona la escogio el mismo presidente de barcelona con el fin de ridiculizar a EMELEC y de restar importancia a la «fiel» hinchada cachuda perdon torera, y de restar importancia ante posible perdida de barcelona ante su tradicional rival, es mas por ahi escuche a mas de un enfermo decir que entre EMELEC era un partido igual al resto. PERO SABEMOS CON QUE FIN LO HACEN ESTOS NO NACIERON EN EXICO pero son mas JALISCOS que nadie, porque si pierden ante EMELEC es un partido mas, sis estan mal le hechan la culpa a la VIrgen, si siguen mal le hechan la culpa a Makamaki todo es prtexto y como ya se les termino la historia.

  4. Santiago de Quito

    Muy de acuerdo con todos, pero para que los periodiqueros que quieren hacer el clasico de barcecaca y ligay, dejen de planear la forma de hacerlo, se debería presionar para que la dirigencia haga bien las cosas botar a los jugadores que no sirven sobre todo a extranjeros y contratar aunque sea uno pero que la meta y rompa las redes, también o bien le ponen un tiempo límite al pelado de sanpaoli o le ponen fin a su contrato, pero lo que el BOMBILLO debe hacer para callarles la boca a esos periodiqueros es golear a todos los equipos de Quito, o alguien se acuerda si se ha goleado unos 5 o 6 a 0 a algún equipo de Quito en estos últimos 5 años?, por la parte de la hinchada si se ha cumplido, en las buenas y en las m alas ahí a estado, entonces que espera la dirigencia para exigir esos resultados al técnico y a los jugadores?? a y dejar de hacer los papelones como el 7 a 0 o 5 a 0 con los ligays, con ellos sobre todo se debería hacer mejor las cosas para que podamos soñar con el desquite que lindo sería gritar 6 o 7 goles en la caldera del Capwell contra esos palidos ligays, o a su vez amargarles con un 3 o 4 a 0 en su cobacha blanca.
    Ojo dirigencia se que si ustedes se ponen extrictos y duros algún día no lejano podría hacerce realidad esos resultados.
    ¡¡¡¡¡FUERZA BOMBILLO!!!!!!ARRIBA EMELEC¡¡¡¡¡

  5. Pocho azul

    Muy bueno el editorial felicitaciones.. La mejor manera de demostrar que los emelexistas somos mas es apoyando al equipo DESPIERTA HINCHA AZUL acude al estadio y callemos la boca de los periodistas mediocres.. Vamos azules que comience la campana demostremos este sábado la cantidad de azules que somos a nivel nacional.. Despierta deja de ser un simple aficionadado así como pedimos buenos resultado Ahora el bombillo también necesita de su hinchada de eso que nos caracteriza a los azules vivir sufrir y si es necesario morir por nuestro equipo ese es un verdadero emelexistas dejemos de criticar y apoyemos al bombillo ahora mas que nunca hagamos saber que somos los mas grandes.. Fuerza bombillo adelante hincha azul con todo al estadio

  6. Hernàn Ambato

    Mas que acertado su editorial Sr. Vasconcellos la verdad hay que decirla deforma cruda Emelec es mucho màs popular que Liga asi la prensa quiteña intente decir lo contrario solo basta ver cuando liga pisa cualquier estadio de la costa que no pasan de 50 hinchas de liga incluso en lapropia sierra en Loja, Cuenca, Azogues donde supuestamente es el fuerte de Liga mentira Emelec es mucho màs popular que liga en estas ciudades. Mientras tanto Emelec cuando visita Quito o cualquier estadio de la sierra minimo hay 5000 azules aunque la prensa totalmente parcializada minimice este asunto o las camaras no enfoquen la cantidad de hinchada que mueve emelec; y no se diga en Manta, Machala, Portoviejo llenamos los estadios solo con hinchada de Emelec.

  7. Gustavo Uscocovich

    Los clásicos van mas allá que estadísticas de hinchadas o intentos marketeros para ganar mas dinero en taquilla. Los clásicos son partidos que llenan estadios y despiertan rivalidad así estén peleando el ultimo puesto de la tabla de posiciones. Los clásicos son partidos que se los viven por dos semanas (la previa al partido con el juego de nervios de cómo van a jugar los equipos y la siguiente en la cual el ganador hará mofa del perdedor). Los clásicos son partidos que dividen familias en barras, pero las unen en el fútbol. Los clásicos son partidos que se los sienten, no se los escuchan; son partidos que se los viven, no se los ven. Aquellos que somos hinchas de Emelec o los que son de Barcelona sabemos que los clásicos no se los inventan, se los sueñan. Los demás partidos solo son simples coyunturas en un campeonato de fútbol hecho para que viva el único clásico, el del Astillero.

  8. Jairo

    Bien Sr. Vasconcellos… Cómo publicaran este Editorial en FUTBOLECUADOR.COM, donde publican encuestas pagadas… donde quieren como sea generar las espectativas que no existen; Otra muestra de que nunca puede ser clásico y es visible; cuánta gente lleva Liga a los partidos en Guayaquil?, Cuánta gente llevamos los equipos Guayaquileños a Casa Blanca?… Es fácil de notar es dificil de evadir una evidencia que la vé todo el Ecuador y fuera también.