fbpx

Si en Ecuador se menciona el apellido Dreer, lo primero que se les viene a los hinchas del fútbol, en general, y de Emelec, en particular, es el arquero argentino-ecuatoriano que ostenta un tricampeonato con los azules. Sin embargo, ese apellido ahora también se vincula con el tenis y además con títulos.

Tiene 11 años y se llama Felipe, es hijo del guardameta Esteban. El Dreer pequeño practicó balompié por corto tiempo, porque hace casi once meses se inclinó por el deporte blanco. La decisión alegró a su progenitor, pero lo sorprendió.

“Cuando se tiene un hijo al que le gusta el deporte es algo muy lindo porque esta actividad cumple una gran función formadora y te hace vivir momentos difíciles y felices. A nosotros (la familia) nos puso muy contentos que se haya inclinado por esa práctica”, contó orgulloso el portero eléctrico.

“Felipe estuvo practicando fútbol, pero luego nos sorprendió con lo del tenis. Nos llamaba la atención que empezara a hacer rebotar la pelota contra la pared. Desde entonces lo apoyamos en los entrenamientos y en torneos a los que vaya”, agregó el millonario, que suele servir de sparring de su hijo.

El golero del finalista del torneo 2017 explica que Felipe combina el tenis con los estudios de forma exitosa, porque entrenado por Alberto Insuaste, pese al tiempo que tiene como tenista, ya ganó títulos en singles y dobles en sub-12.

“Felipe tiene nuestro apoyo. Le aconsejo que se divierta y que siga mejorando para que logre las metas que se ha fijado. Es una motivación muy linda que juegue tenis. Por concentraciones y viajes a veces no lo veo jugar, pero lo más importante es que sea feliz y que disfrute de lo que hace”, mencionó el Rifle.

Admira a australiano
Felipe, nacido en Buenos Aires el 28 de junio de 2006, cuenta que desde hace dos años sintió interés por jugar tenis. Es zurdo y en pocos meses de entrenar ya se coronó en el circuito Ecuajunior. Dice que cuando no tiene obligaciones académicas o deportivas lo que más disfruta es ir al estadio Capwell a ver a su padre en Emelec.

“Cuando le conté a mi papá que quería jugar tenis me respondió que practique el deporte que me guste, porque esa es mi decisión”, indicó Felipe.

“Al principio tuve complicaciones porque sabía responder (los envíos), pero no tenía la técnica. Ahora sí la manejo”, dijo Felipe tras una práctica en las canchas de la urbanización en la que habita.

El tenista revela que es admirador del vencedor del Abierto de Australia 2013 en singles junior Nick Kyrgios, de 22 años. “Admiro a Kyrgios porque tiene una buena técnica, juega muy bien y le pega fuerte a la pelota”, señaló del australiano.

Cuando juega tenis con su papá, ¿quién gana ese partido?, se le preguntó a Felipe, y antes de contestar mira al Rifle, sonríen, y responde: “Yo le gano. Mi papá tiene complicaciones en el revés”. El niño Dreer aclara que es una ventaja ser zurdo. “Mis rivales a veces no entienden lo que hago porque casi todos son diestros. Los confundo”, concluyó.

https://www.youtube.com/watch?v=C3-J_Bar3ms

TOMADO DE: Diario El Universo

Escribe tu comentario usando Facebook