fbpx

Dreer, arquero de Emelec, confesó que vivió momentos difíciles en su carrera y que ahora sueña con ser campeón.

Será su cuarta temporada en el fútbol ecuatoriano y su primera en Emelec, en el que quiere convertirse en figura. El argentino Esteban Dreer se considera un arquero maduro que disfruta de un buen asado, de su familia y que le gusta estar a la par de la tecnología.

emelexista emelec Esteban Dreer

Esa madurez profesional se debe a la superación de su pasado como futbolista desempleado. Es más, considera que ese tipo de “aprietos” le ayudó a forjar su personalidad y a impulsar sus deseos de superación.

Cuando regresé de Europa me quedé cinco meses sin trabajar? No teníamos para comer. concert tickets Sufra Mucho pero no me quedé de brazos cruzados y me puse a entrenar en un centro de alto rendimiento de la Argentina. Muchas veces me tocó entrenar enfermo“, recordó el ex arquero de FBK Kaunas, de Lituania.

Posiblemente esa fue la experiencia que marcó al arquero de Emelec, que inició su carrera profesional en el Godoy Cruz, luego fue al Arsenal de Sarandí, desde donde dio el salto al fútbol europeo, llegó a mediados de 2009 a reforzar a Dep. Cuenca, en el que fue hasta el pasado año una de sus figuras.

En cada uno de los equipos que he pasado he vivido experiencias enriquecedoras, tanto en lo personal como en lo futbolístico“, resalta el meta de 31 años.

El mismo “entusiasmo” con el que pudo superarse es el mismo que siente para afrontar los retos que se ha propuesto defendiendo al Ballet Azul. Ahora piensa en la Copa Libertadores y en ganar el Campeonato ecuatoriano. “Es difícil. Tenemos que armar un equipo competitivo e intentar avanzar hasta las instancias más lejanas de la Copa. Por eso, debemos mantener una regularidad hasta el final, para disfrutar en diciembre”, comentó Dreer.

El “Rifle“, fue el apodo que le puso un profesor (no se acuerda el nombre) por las piernas flacas que tenía, “me lo pusieron (el apodo) desde niño, decían que me parecía a un rifle, largo y flaco“, dijo.

Dreer busca perfeccionarse bajo el arco cada día. “Quiero estar en óptimas condiciones. Nunca se me ha pasado por la mente tener otro trabajo. Desde los 13 años comencé en esto (fútbol) y sigo. Le pido a Dios que me cuide en lo que hago“, destacó Dreer, que de pequeño jugó de volante.

Está consciente de que, para ganar la titularidad, tiene que esforzarse y superar a su compatriota Javier Klimowicz y a Wilmer Zumba, pero confesó que deja todo en las manos de Dios.

Le pido a Dios que si estoy para más, que él mismo sea quien me ponga las cosas en el camino. Uno nunca sabe las vueltas de la vida. Estoy en un muy buen club y muy contento“, dijo el rifle.

El meta gaucho, que defenderá a los azules por cinco años, considera que está es una oportunidad para “seguir creciendo“. (DKO)

Sobre la jugada

El golero argentino Esteban Dreer llegó al Ecuador en 2009 para reforzar a Dep. Cuenca.

Dreer nació en Mendoza (Argentina) el 11 de noviembre de 1981 y mide 1,85 metros. Debutó en Godoy Cruz en 2005.

Escribe tu comentario usando Facebook