fbpx

Por: Diplomático Azul

De cara a la segunda etapa el único nombre que suena para reforzar al equipo es Espí­nola, jugador de 34 años, separado recientemente de su club por bajo rendimiento. Creo entender la desesperación que causa el fracaso de los refuerzos de la primera etapa.

La apertura del libro de pases de la segunda etapa no deja a la institución con muchas opciones de contratar jugadores nacionales de categorí­a, pues sólo se permiten aquellos de la Serie B.

La contratación de jugadores como Espí­nola sin embargo, es nada más un parche para problemas de fondo que tiene la plantilla. A esa edad el jugador podrá tener un nivel medio, pues su estado fí­sico no es el de un jovencito y las condiciones se van mermando con la edad. Además, en el supuesto de que el se lesione, a lo cual es más propenso por su edad, no habrí­a reemplazo. Ese tipo de jugadores probablemente tenga un máximo de una o dos temporadas con el club, por lo que es más recomendable buscar un defensa de menos edad y que pueda jugar en el equipo por más tiempo, ayudando a si a consolidar un proceso.

Declaraciones

Nuestro equipo ha terminado en puestos altos en los campeonatos de las categorí­as menores, lo que indica que tenemos buenos elementos, mejores que aquellos juveniles de otros equipos. Lo que sorprende es ver que muy pocos de ellos pasan al equipo de primera para continuar con su carrera. Es lógico que los juveniles de un equipo que ha ganado campeonatos en su categorí­a tengan espacio en el equipo estelar, pero ese no es el caso de nuestro club.

Veo con preocupación las frecuentes lesiones del mellizo, el bajón futbolí­stico de Aguirre y Triviño, la falta de delanteros y la falta de volantes. ¿No será­a justo entonces dar paso a valores jóvenes para que tomen la posta de aquellos que ya no rinden como deben en nuestro club? Sin embargo se los enví­a a equipos de la B.

Enviar juveniles a los equipos de la B es un buen negocio para que se fogueen y vuelvan al equipo de primera con mayor experiencia. Eso sin embargo, es aceptable solamente cuando la plantilla es lo suficientemente nutrida y los juveniles no tienen espacio, el cual tampoco es el caso de nuestro club. Mena, Endara y quien sabe cuántos más son enviados a otros equipos cuando hacen falta jugadores en la plantilla estelar. Seguro que ellos pueden dar más, pero necesitan tiempo para subir su nivel.

¿Acaso Kaviedes, Moreira, Ramos, Hidalgo y compañí­a se fueron a los equipos de la B cuando nuestro club más los necesitaba? La respuesta es No. A ellos se les dio el reto de levantar al equipo y lo lograron. A lo mejor los nuevos juveniles no están a la altura de los que he nombrado, pero es hora de trabajar para que lo estén, en lugar de desecharlos cuando los jugadores escasean. ¡Necesitamos nuevos extraterrestres ya!

https://www.emelexista.com/category/juveniles: 

Escribe tu comentario usando Facebook