fbpx

Fernando Gimenez “Aspiro a seguir jugando por mi país”

Views: 0
estadiocapwell

Con la llegada de Pablo Zeballos, EMELEC completó su cupo de 4 extranjeros, póker que también conforman su compatriota, Fernando Giménez, y los argentinos Cristian Nasuti y Marcos Mondaini. Para el ‘Bombillo’ poder incorporar un foráneo más (suenan Damián Escudero, de Boca Juniors, y Jorge Pereyra Díaz, de Ferro Carril Oeste, ambos del país ‘gaucho’), necesitaría que uno de ellos se nacionalizara.

Todas las miradas apuntan hacia el volante ‘guaranÓ, de 28 años, que desde el 2010 defiende la camiseta azul. Sin embargo, la posibilidad de ser ecuatoriano no está en los planes inmediatos del ‘Vikingo’.

“Yo soy paraguayo. Es un poco complicada mi naturalización”, empezó su relato.

¿Por qué es complicada? Al club le convendría para que no ocupes lugar de extranjero.

Sí, al club le convendría. Pero si yo me nacionalizo ecuatoriano pierdo totalmente el derecho de jugar con mi selección, porque Paraguay no acepta la doble nacionalidad. Por ese lado, la veo un poco difícil, pues cualquier jugador aspira a ser convocado para representar a su país.

Y tú ya formaste parte de tu selección en el 2012…

Sí, gracias a Dios me tocó jugar un partido amistoso (frente a Guatemala) y estuve en tres convocatorias más para las eliminatorias, a las cuales no pude acudir por lesiones o motivos de permiso. Pero están latentes la posibilidad y la ilusión. Si uno continúa trabajando de la mejor manera, seguirán llegando las oportunidades.

Aunque se siente agradecido con la institución que le abrió las puertas, con los hinchas que lo apoyan y a la calidez humana que encontró en sus compañeros, Giménez conserva un sentido de pertenencia importante hacia su patria, algo que se desprende del recorrido de sus respuestas.

“Mi ciudad se llama Coronel Oviedo, queda a 132 kilómetros de Asunción, es la tercera urbe más grande de Paraguay. Muy orgulloso también del lugar en que nací”, afirma con una sonrisa que mantendrá durante toda la entrevista.

¿Siempre soñaste con ser futbolista?

Sí, sí, desde chiquito siempre me gustó. Gracias a Dios tuve la posibilidad de que mis padres me bancaran a muerte en los momentos que yo más lo necesitaba. La perseverancia y la constancia también influyeron bastante.

¿Eres de una familia normal en lo económico o que tuvo que hacer muchos sacrificios?

Una familia que viene de abajo, trabajadora y humilde, que a través del fútbol hemos encontrado un nivel un poco superior al que estábamos. Pero siempre la tuvimos que remar, como se dice. También cuento con la bendición de Dios, porque no todos pueden ser futbolistas. Hay muchos jugadores con mejor calidad que yo, que no han podido dedicarse a esto. Estoy muy agradecido con la vida, y a Dios, por esta oportunidad y los talentos que me dio. Y qué decir de mis padres, que han sufrido bastante.

¿Tuviste que trabajar en algún momento de tu adolescencia para llevar algo más de plata a tu casa?

No, para llevar plata no. Más lo ayudaba a mi papá en el campo. Pero eso fue más de criatura que de adolescente. Pasamos muchas cosas que si nos ponemos a hablar de eso necesitaríamos dos o tres días, je. Pero lo importante es que la perseverancia dio frutos. Ahora estoy acá, con una familia ya hecha y hermosa, con hija y esposa… No puedo pedirle más nada a la vida.

¿Y futbolísticamente a qué aspiras?

Aspiro a seguir cosechando éxitos, a seguir escalando, a consolidarme en la selección y también sueño con un equipo en Europa… Son sueños que para máestán latentes. Uno trabaja día a día, pero lo fundamental es tener la idea y la meta bien claras. Ir paso por paso. No tratar de saltar vallas, como se dice, sino trabajar para lograr los sueños y los objetivos.

¿Quiénes son tus espejos futbolísticos?

El que me gustaba mucho como jugaba era Roberto Baggio. Siempre lo admiraba, incluso hasta ahora, porque es un jugador muy calidoso (sic), digno de admirar.

¿Tienes algo de él?

Los rulos, por los menos, los saqué, je.

Después de arrancar en Nacional, hiciste carrera en el fútbol chileno (Deportes Puerto Montt y Universidad de Concepción) y llegaste a Emelec. ¿Qué diferencias hay entre un fútbol y otro? ¿Tuviste que adaptarte mucho al cambio?

Sí, un poco costó. Estuve cuatro años en Chile, donde el fútbol es muy técnico. Se basa en tocar bien la pelota aunque son un poco frágil en la marca, cosa que en Ecuador se potencia más, porque es un fútbol más de roce, más de fuerza. Ese pequeño cambio lo tuve que incorporar, porque es difícil entrar de un día para otro en un fútbol tan competitivo, en un club tan grande que pelea todos los años por el título, que tiene torneos internacionales… Tuvo que ser rápida la adaptación. Lo bueno es que en EMELEC encontré un buen grupo de gente en el que todos los muchachos me recibieron bien.

¿Quién es el más divertido?

El que te hace reír todo el día es (Polo) Wila. Es una máquina de hablar tonteras, de contar chistes, es un tipo muy alegre, que le hace bien al grupo.

¿Y tú lograste imponer el tereré, la cachaca…?

El tereré, sí, je. No me gusta escuchar mucho la cachaca. Yo soy más de la música cristiana, me llega mucho la música secular. Y con el tereré tuve que meter un poco de presión, porque hace mucho calor en Guayaquil y hay que refrescarse un poco.

¿Qué no puede faltar en la valija de Giménez en una pretemporada?

Un equipo de música, la Play que entretiene bastante… Es complicado estar 15 días concentrado y hay que buscar la manera de distraernos. Comparto habitación con Esteban Dreer y nos peleamos por el control remoto, ve bastantes novelas el viejo ese, pero qué vamos a hacer… Es mi compañero y tengo que soportarlo, je. Pero nos llevamos bien y cada uno puso su parte para que la estadía se haga llevadera.

Ya se vuelven a Guayaquil. ¿Cómo fue la preparación?

Esta etapa del trabajo es complicada y dura. Pero es importante a la vez porque el fútbol de hoy en día se basa mucho en lo físico y cada vez es más exigente. Nosotros tenemos compromisos muy difíciles en el torneo local y la Libertadores. Así que debemos prepararnos de la mejor manera. Lo que más cuesta son las pasadas, correr. Por ahí más nos gusta a nosotros la pelota, jugar un poco, pero es muy importante la parte física, ahí nos mentalizamos de hacer el trabajo y llegar de la mejor manera para cuando empiece el torneo.

Va para 11 años sin salir campeón ¿Se siente la presión?

Sí, es una tarea pendiente para nosotros. La verdad que es muy difícil sobrellevar esto de perder tres años seguidos el título. Hace 11 años que el club no puede salir campeón y eso ya es mucho para un equipo tan grande como Emelec. Años anteriores tuvimos una buena actuación en las copas. Y este año, si Dios permite, aspiramos al título en el torneo local y, por qué no, la Libertadores, ya que poseemos un grupo bastante bueno. Creo que estamos capacitados para pelear los dos torneos.

Les tocó una zona difícil, con Peñarol y Vélez.

Así es. Pero en la Copa Libertadores ya no hay grupos fáciles. Todos los equipos que tienen la posibilidad de jugarla son los mejores de su país, así que uno no puede pedir un equipo sencillo. Va a ser muy disputado, como el año pasado, pero confiamos en este grupo, en este equipo que ha sabido reponerse en los ratos difíciles, y hemos demostrado en los momentos clave que ya estamos teniendo una estirpe de coperos. Poseemos experiencia en la copa y eso ayuda bastante también.

¿Qué les pide Quinteros?

Que mantengamos el orden, que podamos respetar el esquema, tener la pelota, y que generemos mucho volumen de juego y llegada. Por ahí en los últimos tiempos hemos fallado en la definición, pero pienso que si generas ocasiones de gol, en algún momento va a tocar embocar, y eso da bastante confianza al equipo.

¿Qué les dices a los hinchas?

Que nos sigan apoyando que de nuestra parte vamos a hacer hasta lo imposible para lograr el objetivo que hemos postergado por tres años. Creo que ellos también son conscientes del esfuerzo que nosotros hemos hecho. E invitarlos a que nos continúen apoyando como siempre lo han hecho y que sigan demostrando que son la mejor hinchada de Ecuador.

Antonio Serpa ? Especial desde Argentina ppelverdadero

EXTRANJEROS NACIONALIZADOS

Emelec cuenta en su plantilla con dos futbolistas nacionalizados, ambos nacidos en Argentina y que casualmente son arqueros: Esteban Dreer, de Godoy Cruz (Mendoza) del 11 de noviembre de 1981 (31 años), quien tramitó sus papeles el año pasado, y Javier Klimowicz, nacido en Quilmes (Buenos Aires) el 10 de marzo de 1977 (35 años), quien obtuvo su carta de nacionalidad ecuatoriana en 2007, cuando jugaba para el Deportivo Cuenca. De hecho, representó la ‘Tri’ en dos oportunidades.

Escribe tu comentario usando Facebook
Category: Noticias
Tags: ,
Entrada siguiente
Boletín Oficial : Explosión Azul 2013 (precios y programación)
Entrada anterior
Partido amistoso : Huracán 2×0 EMELEC (17 de Enero 2013)
Menú